Patricio Yáñez y Diego Rivarola: "Apareció gente que le lavaba el auto a Bielsa y ya eran genios"

DIEGO RIVAROLA Y PATRICIO YAÑEZ

Foto: Luis Sevilla

El extremo de Colo Colo y el goleador de la U; la Copa Libertadores 1991 y la Sudamericana 2011. Una reunión imperdible y un desafío, además. Las dos leyendas de los únicos equipos ganadores de las grandes copas, debaten y comparan épocas gloriosas con el oscurantismo actual de los clubes chilenos en el nivel internacional.




Primero Diego Rivarola (41 años), después Patricio Yáñez (57). Con minutos de diferencia, llegan los protagonistas de este diálogo al Hotel Regal Pacific, lugar escogido para que dos glorias de Colo Colo y la U se reúnan, debatan, rememoren y, aunque sea en el imaginario de su expertiz futbolística, arreglen lo que hoy parece incorregible.

Intencional o no, ambos aparecen vestidos con los colores que tanto quieren. El argentino con una polera azulina entallada y el chileno con una camisa de blanco perfecto. La ropa de verdad, sin embargo, la que los llenó de gloria, los espera sobre una mesa del segundo piso. Las camisetas originales, las que se empaparon de sudor en esas campañas inolvidables, están cuidadosamente tendidas junto a dos sorpresas que a los invitados les genera una sensación única. Se les nota en la cara, en esa sonrisa evocadora, en la ternura con que miran los trofeos de la Copa Libertadores 1991 y la Copa Sudamericana 2011.

Son hitos del fútbol chileno a nivel de clubes, que por estos días se sitúan a tanta distancia de una cruda realidad. "Ya no pesan lo mismo", bromea Yáñez. "Pesan más", le responde Rivarola. Y tiene razón Gokú. El oscurantismo internacional de los equipos grandes y los equipos chicos multiplica los kilos de las copas. Hay un lastre de fracasos y tensión. Y es para hablar de eso justamente, que los ex delanteros aceptan participar de esta charla.

Patricio Yáñez (PY): Es difícil dar con la fórmula precisa de los fracasos. El que lo haga, se hará millonario. Son muchos los factores... los técnicos, los dirigentes. Este tema va desde la capacidad, de la calidad de los actuales jugadores, hasta que la competencia es menos intensa. Aunque creo que el futbolista hoy tiene muchas más herramientas para enfrentar rivales internacionales. ¿Cuál es la propuesta de los técnicos hoy? Los que ganaron son técnicos extranjeros, rupturistas. Mirko Jozic marcó una clara diferencia. Igual que Sampaoli. Los técnicos tienen mucho que decir de esto.

Diego Rivarola (DR): No tiene sentido buscar un culpable. Si nos vamos a la historia, el fútbol chileno siempre ha pasado por esto. No sé por qué hoy nos sorprende. O por qué hoy la prensa está tan sorprendida. En el fútbol chileno, sus máximas glorias internacionales han sido una Copa Libertadores y una Sudamericana. ¿En cuánto tiempo? ¿60 años? Me sorprende cuando esperan mucho más de algo que ha pasado por temas puntuales. El Ballet Azul, el Colo Colo del 73...

PY: La Unión del 75...

DR: ¡Exactamente! De ahí vamos a la Copa Libertadores de 1991 y después a la Copa Sudamericana en 2011. No hay mucho más. El fútbol chileno ha sido una constante y la diferencia depende de generaciones buenas. Hoy todos tenemos culpa de este momento, todos. Clubes, técnicos, dirigentes, jugadores. Dependemos de que aparezca un grupo de jugadores capaz de enfrentar esta situación e ir a pelear una Libertadores.

PY: Nosotros teníamos un equipo muy armado. Hubo dos o tres contrataciones para consolidar una idea que se venía trabajando hace mucho tiempo. Primero con Salah y después con Jozic. Me acuerdo que llegué el primer día a la Leonera, llegúe al segundo ciclo. Me agarraron y me metieron a la habitación. Y me dijeron: "Acá vamos a ganar la Copa, este año vamos a ganar la Copa". Uno puede pensar que eran arengas, palabras, que se pueden tomar como un deseo. Pero yo sentí de inmediato que era de verdad.

DR: Es parte del grupo, de cómo la toma y cómo la lleva por el bien del equipo. Lo de nosotros es diferente a lo del Pato. La Sudamericana la enfrentamos el segundo semestre, cuando Sampaoli ya había estado uno y había realizado cambios. Cambios de jugadores, pese a que la U había llegado a semifinales de Copa Libertadores del año anterior. Se cambió el estilo de juego. Sampaoli fue el primero que implementó algo distinto. En el papel y en el discurso era algo bien ganador: teníamos que ir a ganar a todos las canchas.

PY: A mí me gustaría que los protagonistas dijeran qué pasa. El diagnóstico del jugador, del técnico. Ellos son los responsables de todo lo que está pasando. Por ejemplo, las canchas nuestras eran horribles, no como ahora. Ahora está todo dado. Siento que hoy hay menos capacidad, menos respuesta futbolística. Eso es. Que la presión, además, no me preguntes por qué, los bloquea. Mira lo de Unión Española del jueves. Está bien, son 3.200 metros, pero no puede ser excusa.

DR: Pato, sobre lo que decís vos, hoy en día la parte física está igualada. Antiguamente, los brasileños eran físicamente muy superiores. Hoy vas a enfrentar a Brasil y puedes ganar. Lo que pasa es que los equipos de otros países también son más potentes físicamente. Me acuerdo haber ido a jugar a Brasil en 2001, ante Palmeiras, y ellos tenían tres o cuatro seleccionados. Hoy ves jugar a un equipo brasileño y no tienen seleccionados. Incluso dudas de que sean brasileños, por la forma en que juegan.

PY: El aporte de los extranjeros en Chile también es menor.

DR: Ese puede ser un tema económico...

PY: Claro, está bien, pero con tanto jugador que llega y no juega. Se supone que vienen a marcar la diferencia y no la marcan.

DR: Otro tema es el discurso ofensivo. Eso es bueno en la práctica, pero no para todos los equipos. Creo que siempre ha habido una diferencia entre equipos grandes y chicos. Colo Colo y la U pueden decir que van a salir a ganar en Argentina. No sé si Huachipato puede usar ese discurso. Una cosa es decirlo y otro es plasmarlo.

PY: Hoy los técnicos ofensivos son pocos. Si ves la tendencia es meter un gol y meterse atrás. De pronto acá, cuando llega Bielsa con ese discurso, apareció gente que decía que estuvo con Bielsa. Le lavaban el auto a Bielsa y ya eran genios. Y así llegaron técnicos y se instaló una idea de intensidad equivocada. Mira la Juventus en la Champions, el Tottenham le estaba dando un baile, pero parecía que ellos lo disfrutaban. "Ojalá nos hagan defender 90 minutos", parecía que decían... Y la Juve clavó dos veces y se acabó. No todos los equipos están listos para eso.

DR: Se corre un riesgo por ser ofensivo. A nosotros nos hicieron muchos goles igual en el proceso, lo que pasa es que nosotros hacíamos muchos más. Es parte del juego. Si quieres ser ofensivo, tienes que estar dispuesto a arriesgar, aunque también depende de los jugadores que tiene cada técnico. Es un tema de calidad... a la parte física se le ha dado mucha importancia y se ha dejado un poco de lado la calidad. Se trabaja mucho en lo físico y se ha perjudicado la técnica.

PY: También hay un tema de hambre. Hay una encuesta, que no quiero decir en qué equipo es, que le hacían a los chicos que llegaban. Y las cinco prioridades para ellos eran la camioneta, la mina, la ropa, los viajes y recién después aparecía el triunfo, el ser campeones. ¿Por qué quieres ser futbolista? "No, es que quiero una 4x4", "No, es que quiero una mina, quiero viajar". Esa es la generación actual.

DR: Es un tema de juventud. Hoy, que me toca estar en la U, muchas veces voy a ver a chicos que se van a probar con la camiseta del Barcelona, del Real Madrid. ¡Y se van a probar a la U! Uno dice: ese chico el día de mañana quiere ser Messi o le gustaría estar en Barcelona. No quiere jugar en la U. ¿Para qué viene a la U si no es su sueño jugar acá? Es un problema de identidad y a la larga influye en los resultados internacionales.

PY: ¿Sabes Diego? Yo creo que no te ganan tanto por lo físico, te ganan más por lo futbolístico. Es como si yo tuviera que decir que este equipo ganó porque corrió más que nosotros. No es así. Jugó mejor. Siento que hay partidos donde los rivales te quitan la pelota, tienen un mejor funcionamiento. El equipo rival tampoco tiene miedo de arratonarse y buscar el empate.

DR: También se apunta a las SA. Para mí son excusas. No creo que por ser SA se gane más o menos. Nosotros ganamos la única copa internacional siendo una SA.

PY: Colo Colo había invertido en no sé cuántos jugadores y no funcionó. Hubo un periodo de ByN en que llegaban y se iban jugadores. Se dice que Colo Colo no invertía, pero era que invertía mal.

DR: Esperemos que el torneo largo ayude. El lado positivo que le veo es que tal vez los equipos van a poder lograr un rendimiento que lo pueden mantener. En 2010, cuando llegamos a la semifinal de Libertadores, se cortó el año y nos vendieron tres jugadores fundamentales. Eso es perjudicar el fútbol chileno. El torneo largo puede ayudar a que eso no pase.

PY: Recuerdo que antes, cuando se cambiaban los campeonatos de largos a cortos, se decía que era porque queríamos que el jugador tuviera más intensidad, fuera más competitivo, para que estén peleando partido a partido y no ocurran estas lagunas de cinco o seis partidos donde no te juegas nada.

DR: Por eso digo, esperemos que sí ayude el torneo largo, pero es difícil hacer un análisis claro. Igual que echarles toda la culpa a los jugadores, porque no corresponde. Esperemos que esta vez le alcance a la U. Lamentablemente para nosotros, esta es una de las copas más difíciles de los últimos años por los equipos que hay.

PY: Colo Colo debería llegar, al menos, a cuartos de final. Es que si no le ganas al Delfín los dos partidos y no le ganas al Bolívar los dos partidos...

DR: Les tocó un grupo en que puede aspirar a tener chances. La U es un equipo grande, pero su margen de error es relativo.

PY: El grupo de la U es durísimo. Si no pasa a octavos no es un fracaso, creo yo. ¿Colo Colo? Ahí sí po. Es que mira el partido que jugaron el Delfín y el Bolívar…

DR: Son dos contextos distintos. Los que estamos en el fútbol sabemos que Colo Colo tiene una llave mucho más accesible que la U. No se puede comparar.

PY: Igual uno tiene que matizar, ver las formas, cómo fue, cómo lo hiciste. El cómo igual importa.

DR: Absolutamente... Convicción. Esa fue la clave para que la U ganara la Sudamericana. Un equipo que tenía claro lo que quería.

PY: Para nosotros la clave fue la calidad. La calidad de 15 ó 16 jugadores, que era extraordinaria.

DR: Podemos poner varios conceptos, pero la única forma en que puedes conseguir cosas importantes es con un grupo sólido y que adentro de la cancha asuma la responsabilidad de enfrentar lo que venga. El Pato no ganó solo la copa; Eduardo Vargas, solo no la ganó, fue importantísimo, pero no la ganó. Chile necesita de estos grupos y cuando aparecen, hacen cosas importantes. Creo que si manteníamos exactamente el mismo grupo, al año siguiente nosotros ganábamos la Libertadores.

PY: Yo diría que en Colo Colo 1991 se dio esto de la experiencia y juventud. Cabros chicos que estaban llamados a marcar una diferencia, como Margas y Ramírez, que se comían una roca; y en los demás puestos había una experiencia y competencia muy fuerte, de jugadores hechos como Morón, el Chano Garrido...

DR: Te escucho y es como si estuvieses hablando de la U de la Sudamericana. Es lo mismo. Ahí te das cuenta, más allá de la camiseta, que lo importante es que el grupo tenga esas características. Estaban Herrera, Pepe Rojas, Marcelo Díaz. Canales aguantaba arriba, para que Vargas hiciera lo que le diera la gana. Y detrás estaba yo, que no era menor. Gustavo sabía que si él no cumplía, iba yo.

PY: Sí pondría el acento en que fueron dos técnicos extranjeros los que ganaron. Un asunto de convicción, de no entender el amiguismo. Al jugador chileno hay que exigirle, que si no te gusta esto, entonces chao. Sigamos, avancemos sin ser tan condescendientes.

DR: No soy técnico, pero para mí, más allá de los trabajos que tienen los entrenadores, si tú no sabes cómo llegarle al grupo, no te va a salir nada. Hoyos, en cierta forma, ha llegado. En cierta forma. A nivel nacional. Ahora hay que verlo a nivel internacional.

PY: Bueno, si tú escuchas a Guede... que el Tanque, que el Pájaro, que el Mago, al final tú te imaginas que llega al grupo, pero una cosa es llegar y otra cosa es que el jugador crea en tu propuesta. Uno puede ser muy cercano al jugador, tener muy buena onda, pero lo fundamental es que te crean.

DR: El jugador se da cuenta. Puede llegar un técnico y decirte que es ofensivo y que le va a salir a ganar al Flamengo, a apretarlo, y tú dices por dentro "este tipo está loco". Y cuando entras a la cancha y te das cuenta de que lo puedes hacer, dices "este tipo tiene razón". Pero cuando llega otro, dice lo mismo, pero al final termina jugando sin delanteros, piensas "este tipo me está vendiendo la pomada". Y eso los jugadores lo palpitan, se dan cuenta.

PY: Si Colo Colo no ha pasado una ronda desde 2007, se debe a la calidad de los jugadores. Malos jugadores, regulares. Cuando ves los partidos, Colo Colo pudo ganar por 3-0, pero no lo hizo. Por la calidad, más allá del funcionamiento. Para mí tiene que ver exclusivamente con eso.

Comenta