Tenista argelina emplaza a Thiem: “No te pedimos nada, excepto un poco de respeto por nuestros sacrificios”

A través de un video, Ines Ibbou, 620 del ranking mundial femenino cuenta sus penurias en el circuito y las compara con los privilegios que ha tenido el pupilo de Nicolás Massú para desarrollar su carrera.




La tenista argelina Ines Ibbou, 620 del ranking mundial femenino, salió al frente a las declaraciones de Dominic Thiem, quien se mostró en contrario a participar en un fondo de ayuda para jugadores de menores posiciones e ingresos, argumentando que “ninguno estaba luchando por sobrevivir” y que “no todos eran lo suficientemente profesionales”, lo que desató la molestia de buena parte del circuito.

La deportista africana, de 21 años y ex número 23 del mundo en juniors, se lanzó contra el austriaco en un emotivo video, en el que cuenta todas sus peripecias para mantenerse en esta actividad. “Querido Dominic, después de leer tu última declaración, me preguntaba cuál habría sido mi carrera y, por lo tanto, mi vida, si hubiera estado en tu lugar. Me imaginé cómo habría sido tener padres que fueran profesores de tenis cuando toqué una raqueta por primera vez, a la edad de 6 años, y de inmediato me enamoré de ella. Como crecí en las afueras de Argel, en una familia muy modesta, con padres que no tenían absolutamente nada que ver con el mundo del tenis, no puedo evitar pensar que podría haber tenido ayudar. Pero no te culpo”, parte señalando.

“Y dejé de pensar en eso, porque después de todo, no elegimos dónde nacemos. Ahora me doy cuenta de lo afortunada que soy de tener padres como los míos, que amo más que nada y que no cambiaría por nada en el mundo. Ya sabes, en un país como el mío, no es fácil para una mujer ser una atleta superior. No puedo agradecer lo suficiente a mis padres por su apoyo y todos los sacrificios que han hecho para poder perseguir mi sueño. Si tan solo supieras, Dominic...”, continúa.

“Al menos puedes contar con las instalaciones locales. ¡Uy! ¿Sabías que en Argelia, los torneos juveniles de la ITF son muy, muy raros y que no existe el más mínimo torneo de la ITF, ATP o WTA? ¿Que no hay un solo entrenador en el circuito internacional? ¿Que no hay la más mínima cancha cubierta? No sé cómo fue para ti, pero para nosotros, allá, si llueve durante una semana, trabajamos de revés... en el gimnasio. Y ni siquiera estoy hablando de la calidad de las instalaciones o las canchas... Ni siquiera sabíamos en qué superficie estábamos jugando. ¿Es hierba? ¿Es arcilla? ‘África’, como dicen”, detalla.

“Pero no me malinterpretes. No me impidió construir mi propio camino y ser una de las mejores jugadoras del mundo con 14 años. Gané mis primeros puntos WTA al ganar un US$ 10,000 a la misma edad. Bastante impresionante, ¿verdad? Al igual que tú, llegué a la cima del ranking junior. No entre los 10 primeros, sino al 23 del mundo. No está mal para una mujer africana, ¿verdad? Era tan improbable, que muchos periodistas me llamaron ‘el milagro del tenis’. ¡Esto no es una broma! Muy pocos jóvenes africanos lo han hecho antes que yo, dijeron. Y ninguno en mi país”, sentencia.

Por otra parte, Ibbou relata la dificultad para acceder a auspicios: “Si hubiera estado en su mundo mágico en ese momento, probablemente habría atraído la atención de muchos patrocinadores y la federación me habría cuidado. Pero no sucedió así. ¿Patrocinadores, dices? ¿Adidas? ¿Nike? ¿Wilson? ¿Prince? ¿Head? ¡Ni siquiera existen en Argelia! Además de algunos equipos y el apoyo de pequeñas empresas locales, solo recibí el mínimo para cubrir mi participación en los Grand Slams juveniles. Y sabes, en África, el presupuesto para un atleta rara vez termina en su cuenta bancaria, si sabes a lo que me refiero...”.

“Me preguntaba qué podría haber cambiado para mí en ese momento si hubiera estado en tu círculo inmediato. Si hubiera compartido el mismo entorno, las mismas reglas. Como poder decidir cuándo es el mejor momento para ingresar al circuito profesional. Nadie sabe nada al respecto en Argelia. Si hubiera tenido un presupuesto razonable, ¿qué impacto habría tenido en mi carrera? ¡Hubiera cambiado toda mi vida! Atesoro el día en que puedo darles un regalo a mis padres. Sueño con este día...”, relata, para luego añadir: “La mejor jugadora del país, en la cima del ranking junior, pero con ni un centavo en el bolsillo. Es irónico, ¿no te parece? No estoy segura de que hubiera sucedido algo así en tu país o en cualquier país europeo. Pero eso no me detuvo. Cuando todo se estaba desmoronando y empujándome hacia el final de mi carrera, tuve la suerte de recibir una mano amiga. Personas que me cuidaron, que me proporcionaron las necesidades básicas: comida y un lugar para dormir. Algunos me ayudaron proporcionando equipos gratuitos, otros con trabajo físico”.

La tenista argelina narra las dificultades de tener que moverse sin cuerpo técnico por falta de recursos y vuelve a hacer la comparación con el pupilo de Nicolás Massú. “Me pregunto, Dominic, ¿qué se siente tener un entrenador que te ayuda en el circuito? ¿Un entrenador físico? ¿Un fisioterapeuta? ¿Un entrenador mental? ¿Un personal solo para ti? Vivo solo la mayor parte del tiempo. Soy una mujer solitaria que viaja por el mundo, generalmente con dos paradas, siempre buscando el boleto más barato. Quien sacrifica su tiempo, su entrenamiento y su descanso simplemente para solicitar una visa simple, sin garantía de tenerla. Porque, supongo: sin alfombra roja, sin pase, sin Schengen. Y, lo olvidé, necesito una visa en casi todos lados. Es un presupuesto extra...”, señala.

Y apunta: “Estudio todas las posibilidades en el calendario, tanto para optimizar costos como para tratar de ganar el máximo de puntos. Me mantengo alejada de los torneos para reducir costos. ¿Alternas entre arcilla dura y cancha dura de una semana a otra como yo? ¿Terminas los torneos con agujeros en tus zapatos como yo? Siempre hago mi mejor esfuerzo para cumplir con las esperanzas que la gente tenía cuando era un joven, a pesar de la falta de fondos”.

En sus palabras finales, Ibbou le pide un poco de empatía al austriaco. “Querido Dominic, a diferencia de ti, muchos comparten mi realidad. Solo un recordatorio: no es gracias a su dinero que hayamos sobrevivido hasta ahora, y nadie te pidió nada. La iniciativa vino de jugadores generosos que inmediatamente mostraron compasión, con clase. Jugadores que quieren difundir la solidaridad y encontrar soluciones para cambiar las cosas. Campeones en todas las circunstancias. Dominic, esta crisis inesperada nos sumerge en un período delicado y revela la verdadera naturaleza de las personas. Ayudar a los jugadores es ayudar al tenis a sobrevivir. Este juego es noble”, sentencia.

Finalmente, se despide con una última petición al número tres del mundo: “El significado del deporte es distinguir a los más talentosos, los más tenaces, los más trabajadores, los más valientes. ¿A menos que quieras jugar solo en la cancha? Dominic, te lo dije, no te pedimos nada. Excepto por un poco de respeto por nuestros sacrificios. Jugadores como tú me hacen aferrarme a mi sueño. Por favor no lo estropees”.

Comenta