Un gol mal anulado, una agresión ignorada: los graves errores que Hermosilla cometió en solo un minuto

El momento del partido entre Universidad de Chile y Deportes La Serena en el que Ángelo Hermosilla toca el silbato para iniciar el tiro libre de Sandoval. Segundos después invalidó el gol. Foto: Captura de pantalla.

El momento del partido entre Universidad de Chile y Deportes La Serena en el que Ángelo Hermosilla toca el silbato para iniciar el tiro libre de Sandoval. Segundos después invalidó el gol. Foto: Captura de pantalla.

A los 86' el árbitro invalidó un tiro libre ejecutado por Sandoval luego de que los papayeros le reclamasen que no hubo silbato previo. Sin embargo, el pitazo existió. Segundos después no vio una artera y clara agresión de Aránguiz a Rizzoli.


El que parecía un buen arbitraje se fue a la basura justo cuando terminaba el partido. A los 86′ Ángelo Hermosilla perdió el control del partido por pecados propios, por indecisiones y por sucumbir a la presión de los jugadores. Le anuló un gol a la U de forma errónea, y apenas unos segundos después le perdonó la roja a Pablo Aránguiz tras una agresión a Alessandro Rizzoli, sin motivo ni causa aparente.

Todo comenzó a los 86′ cuando el empate entre Deportes La Serena y Universidad de Chile parecía firmado. Un tiro libre a favor de la U fue sancionado justo en el borde del área del área rival. Sandoval lo cobró de forma excelsa y su remate se fue directo dentro del arco. Toda el cuadro azul celebró por lo que parecía ser una victoria conseguida en los últimos minutos. No obstante, los jugadores de La Serena se abalanzaron en contra de Ángelo Hermosilla puesto que, según ellos, no hubo pitazo previo y ellos aún se encontraban ordenando la barrera. Tras unos instantes, el árbitro decidió anular la conquista y repetir la falta.

Es incomprensible cómo Hermosilla pudo olvidarse de una acción realizada por él mismo apenas unos segundos antes. De cualquier forma, terminó dándole la razón a los serenenses que aseguraban que nunca hubo pitazo. Sin embargo, el video de la transmisión en directa muestra claramente que el réferi sí dio la orden a través del silbato. Un error garrafal que le costó la victoria a Universidad de Chile.

Pero eso no fue todo. Durante el caos que significó la danza de reclamos de un equipo y otro hacia el árbitro, Pablo Aránguiz, de forma artera y cobarde, se abalanzó en contra de Alessandro Rizzoli para propinarle un combo en el rostro, a solo centímetros de distancia de Hermosilla. Otra vez, de forma inexplicable, ni el árbitro, ni los asistentes, ni el VAR se dieron cuenta del ataque del joven jugador azul al extremo granate.

Ya en el minuto 60 el árbitro se vio envuelto en una polémica tras amonestar a Gonzalo Espinoza por reclamar un claro codazo en el rostro de Sebastián Leyton, que incluso le dejó la boca con sangre. Ni los asistentes, ni el VAR se hicieron presentes para revisar la jugada.

Sigue en El Deportivo:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.