Cristián Sánchez, conductor: “Hubo un tiempo en que me sobrevendí y reventé”

CristianSanchezWEB

El animador vuelve a la TV con el espacio Nexo, de ESPN, cuyo nuevo ciclo parte este lunes. Además, aquí habla de su renuncia a TVN y de por qué decidió dejar la señal estatal en pleno estallido.




El día a día de Cristián Sánchez hoy es muy distinto a cómo era hace tres meses. Ya no debe madrugar para llegar a TVN y conducir el matinal Buenos días a todos, como sucedió entre 2016 y 2019, lo que le permite disfrutar de las mañanas con sus hijos.

Así es la nueva vida del animador que se despidió de su programa y del canal estatal para concentrarse en Nexo, el espacio de ESPN que lo reencontró con el deporte. "Yo soy fanático del deporte. Trabajé ocho años en el periodismo deportivo, así que obviamente llegar a ESPN es llegar a las grandes ligas. A pesar de que no lo había buscado, ya que me había ido para el lado de la entretención, me acomodó mucho el hecho que Nexo es un programa que es un magazine deportivo que reúne el deporte y la entretención", explica Sánchez.

[caption id="attachment_992870" align="alignnone" width="640"]

Nexo, de ESPN.[/caption]

El próximo lunes 3, y con horario y panel renovados, Nexo regresa con una cuarta temporada. Esta vez, el espacio se emitirá a las 21 horas y, junto a Sánchez, estarán el periodista Jorge Gómez y la modelo Juli Zeitune. "Somos Nexo Prime y la verdad es un lujo formar parte de la cadena más importante del mundo. Es un lujo y una responsabilidad. Porque ESPN es ESPN. Por más lúdico, juguetón y fresco que sea el programa, siempre hay que tener cuidado con la información que uno entrega".

¿Qué es lo mejor de trabajar en un canal de cable versus uno de TV abierta?

Es raro, porque uno, ya sea en un programa de televisión abierta o por cable, igual da el 110%. Uno igual trabaja una cantidad de horas increíble y hay un equipo que se desloma por entregar lo mejor. Pero, curiosa y efectivamente, los programas que se hacen en el cable tienen esa soltura y liviandad, y ese desparpajo del amateurismo, que me encanta. O sea, esa cuestión donde hay pocos recursos en cada nota y en cada cosa que se hace, que depende de la creatividad. Además, el equipo nuestro es muy joven, entonces como que aún están en formación. No están maqueteados.

¿Tiene ganas de hacer algo más en ESPN?

No, porque yo durante un par de años me sobrevendí y me reventé, y la verdad es que ha sido tan rico este período. El hecho de que con la Diana (Bolocco) nos tomamos tres semanas de vacaciones con los niños, donde siempre tuvimos vacaciones medias raras, porque en algunas semanas tuve que ir a hacer el Festival de Olmué o un evento importante. Era una semana con el nervio de que viene este festival o el de Talca. Entonces era una semana de vacaciones, pero preocupado. Creo que eso obedece a ese alcachofazo de preocuparte de lo importante. Hubo un tiempo en que me sobrevendí y reventé, estaba haciendo tres programas diarios. Como que todo eso fue muy loco y ahora me estoy preocupando de lo importante, de hacer lo que me gusta, de hacer algo en lo que lo paso bien, donde me siento querido y respetado.

¿Ahí está la razón de por qué decidió irse de TVN?

Sí, sí. Necesitaba parar y ahora estoy con una sensación permanente de felicidad, de estar con mis niños.

¿Su salida tuvo algo que ver con la metamorfosis que sufrieron los matinales por el estallido social?

No, son dos cosas distintas. Fue parte de un proceso mucho más largo. Decirle que no, justamente en este escenario, a un muy buen trabajo, no es fácil, es bien duro. Forma parte de una conversación con la familia, con mi mujer. No es cosa de llegar y decir "oye, voy a prescindir de esta pega", que también me gusta mucho. Pero creo que me enfoqué, me preocupé de estar bien yo, creo que me había abandonado un poco, me faltaba un frenazo violento.

¿Lo meditó mucho?

Son decisiones en las que tiene que participar no solo uno, ya que uno involucra a todo tu grupo cercano. Fue rico y lindo cuando la Diana me dice "dale, obvio que sí, tienes que parar". Seguramente, ella tampoco me veía bien ni feliz, entonces obvio uno tiene que parar. Uno tiene que, entre comillas, reconocer que tienes que retroceder dos para avanzar tres. Y no lo veo como retroceso, al contrario, es pura ganancia.

¿Cree que los matinales han sabido tratar el tema del estallido social?

Prefiero no opinar, porque vengo saliendo de un matinal. Sería muy soberbio de mi parte comentar o predicar, yo estoy fuera así que no diré nada.

¿Pero cree que tienen que cambiar su foco, su pauta?

Me salí de ahí, sorry.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.