George Harris, el primer humorista venezolano que llenará el Movistar Arena: "Chile es uno de los mejores lugares en el que los venezolanos pueden estar"

George Harris (1)

George Harris.

El cómico se presentará mañana en uno de los principales recintos de la capital, con un humor dirigido a la comunidad venezolana presente en el país. Aborda tópicos políticos, aunque más bien gira en torno a la nostalgia de los que debieron dejar su tierra.




"Estoy esperando lo mejor del mundo. Llenar el Movistar Arena significa muchísimo ¿cuándo en la vida uno iba a pensarlo?", se emociona el comediante venezolano George Harris, semanas antes de iniciar su tour sudamericano con el stand up Típico, "una celebración de quiénes somos, de dónde venimos y por qué nos portamos así" que pasará por las ciudades de Lima, Buenos Aires, Montevideo y acá en Santiago hará lo suyo mañana con el distintivo de "sold out" en la cartelera desde hace un mes (con el recinto configurado a mitad de su capacidad). Un verdadero hito para la comedia venezolana en Chile.

Residenciado desde hace ocho años en la ciudad de Miami, el también comunicador social convoca a unas 450 personas cada jueves en el Flamingo Theater Bar para presentar su stand up El Show de George Harris a todos los hispanos que hacen vida en Florida y a los que hacen turismo. Así también conduce George Harris a la Carta, un webshow en el que invita a dos personalidades a comer y conversar. Todo este contenido lo comparte semanalmente a los más de 360.000 suscriptores de su canal de Youtube. Además inauguró El George Harris Gift Shop, donde se pueden adquirir productos con sus frases más famosas.

Típico, el show que lo trae a Santiago nuevamente, se enmarca en una trilogía humorística y conceptual diseñada por Harris. Si antes habló del emigrante venezolano en otras tierras con ¿Quién se quiere ir?, el monólogo con el que durante tres noches seguidas agotó el Teatro La Cúpula el año pasado, ahora se explaya en la manera en que hemos sido educados y las diferencias entre nacionalidades. La culminación de esta serie de anécdotas lleva por nombre De Toda La Vida y hace referencia a la niñez. Al final todos están conectados como un reflejo de la formación y personalidad hispana. "Todas nuestras historias se convergen, tenemos una cosa en común que es la latinidad, ese ser amado que es nuestra mamá, nuestros padres", reflexiona.

Está celebrando 10 años de trayectoria y durante ese periodo se ha dedicado a describir los relatos de todos los hispanoparlantes con la premisa de que se puedan reír de sus "miserias". Lo de George son las experiencias humanas del día a día, esa es la materia y musa de sus chistes y anécdotas.

"Tiene que ver con nuestra cotidianidad, nuestra infancia, sobre nuestras madres, la gente que nos crió, nuestra familia. Esa cosa cotidiana que nos ocurre todos los días, esa cosa que extrañamos los venezolanos por ya no estar en nuestra tierra... no significa que sea un show para los venezolanos, solamente. ¡Es un show para los hispanos! Porque de alguna manera todas nuestras historias se convergen, tenemos una cosa en común que es la latinidad. Mi humor tiene que ver mucho con la nostalgia, con ese pasado, lo que vivimos, lo que fuimos y lo que devino después".

Así ha llevado Típico a Canadá, Sudamérica, España, Inglaterra y durante los venideros meses se le verá por Los Angeles, New York y México. Deja su cuota artística y pícara de lo que está significando la diáspora venezolana en todo el mundo.

"Lo mío es rescatar la esencia de lo que somos. Es el momento de imaginar eso que somos y que nos fortalece el alma, el espíritu y nos permite continuar caminando. No es fácil ser emigrante, lo hemos vivido en estos últimos años, no es fácil comenzar de cero, encontrarse en un país que uno no conoce, donde no tienes amigos y arrancar una vida cero. La gente viene a reconectar ese pedazo de Venezuela que tienen en su corazón y a recordar además que somos gente increíble".

"La mejor resistencia que podemos tener en este momento, además de la fortaleza interna y de corazón, es poder reírnos de nosotros mismo para avanzar a otro nivel. El venezolano está aprendiendo tantas cosas que cuando todo esto pase, el que regrese, lo hará reforzado y lleno de unas habilidades maravillosas para reconstruir al país que ama", comenta esperanzado.

Aunque sus chistes no son políticos ni hacen referencia directa al presidente Nicolás Maduro, salvo guiños de complicidad con la audiencia, George fija su posición como venezolano exiliado. "No suelo burlarme de Maduro ni de esa gente macabra que en este momento usurpa el poder. Me río y recuerdo cómo éramos nosotros", agrega. "Cuando te ríes de aquellas personas que te hacen daño y tratan de vejarte, minimizarte, superas esa situación. Puedes caminar encima de esa situación porque no te quedas con miedo, apagado, triste, vulnerado, sientes que nada de eso puede contigo. Cuando uno logra reírse de estos políticos que lo único que han hecho en nuestro país es burlarse de la gente, uno logra apagar eso, sobrevivir".

¿Es Juan Guaidó un personaje del que se puedan sacar chistes?

Cuando he hablado de nuestro presidente encargado Guaidó, ha sido desde el punto de vista de que le ha tocado ejercer un papel de alguna manera azaroso. No es algo como que estuvo en campaña. Siempre he dicho que es muy fácil juzgar a una persona desde afuera porque uno no sabe estar en esos zapatos.

Durante la convocatoria al Venezuela Aid Live el pasado 22 de Febrero, George estuvo sobre la tarima animando la velada junto con Lele Pons, Luis Chataing, Patricia Velásquez, Patricia Zavala, Nelson Bustamante, Caterina Valentino, Camila Canabal, Erika de La Vega, entre otros. Se percibía su conexión con la gente y cómo era recibido con afecto y simpatía. "Ver a 375.000 personas fue extraño porque salí a las 2:00 am hasta Cúcuta y de repente estaba en un escenario sin haber dormido", recuerda.

Y es precisamente su labor filantrópica lo que reconoce sus paisanos y seguidores. Su imagen es parte de Fundaciones como Ser Fuerte es Mi Destino, donde ayuda a niños venezolanos con tratamientos y operaciones que padecen de cáncer, así como Un Par por Un Sueño dónde jóvenes del barrio de Petare (Población con más de un millón de habitantes) han creado comedores para darle de comer a poco más de 80 niños de lunes a viernes.

"Me gusta apoyar a pocas fundaciones porque lo que siento en este momento es tantísima necesidad que todo el mundo te llama y te pide. Mi talento se lo he dado ad honorem a todas las fundaciones que me han llamado, por ejemplo Las Damas Salesianas en Miami, a montones de fundaciones para ayudar a los niños y abuelos".

Consciente del escenario migratorio actual venezolano y el contacto diario que tiene con amigos y fanaticada, Harris no duda en aplaudir la ayuda recibida en este país. "Quiero agradecer a los chilenos por abrirle las puertas a mi comunidad. Chile es uno de los mejores lugares en el que los venezolanos pueden estar".

Comenta