¿Cómo está el clima organizacional en las empresas chilenas?

Si bien es un concepto acuñado en los años 50, ahora comienzan a darle mayor relevancia las organizaciones. Situación que explica el experto en Recursos Humanos, Juan Carlos Hayes.


Artículo publicado el 21 FEB 2011 05:50 AM

Si alguna vez siente que en su empresa no hay buena comunicación, que la relación entre sus compañeros de labores no es la mejor, y finalmente llega con poca motivación a su trabajo, ponga atención, porque todo lo antes mencionado pueden ser las características de un ambiente organizacional negativo. Y no es un caso menor pensando en todas las áreas que se afectan en la empresa cuando el clima interno no es óptimo. Viéndolo del otro lado, los resultados de un clima positivo se ven comenzando con el mismo público interno, la producción de la empresa, en el hogar e inclusive en la reputación de la marca.

Un aspecto que resalta el académico del Programa de Educación Multimedial en Administración de Empresas eClass, Máster en Psicología y experto en Recursos Humanos, Juan Carlos Hayes. “De partida, visto desde afuera, se beneficia en que la empresa sea reconocida como un buen lugar para trabajar, y se transforma en una suerte de atractivo en el mercado laboral. En el aspecto interno significa retención. Uno puede tener un buen sistema de reclutamiento, beneficios, compensaciones, pero si no tiene un buen clima laboral, los va a perder, y los primeros en emigrar serán los más talentosos.

Además dsiminuyes costos, como se dice, cuesta hasta 7 veces más barato retener que buscar un nuevo trabajador, en general, es un buen negocio trabajar el clima interno”, apunta Hayes. Pero la experiencia internacional va de la mano con las transnacionales, grandes compañías que vieron el tema como algo fundamental para mejorar su productividad, implementando metodologías que se fueron expandiendo hasta transformarse en prácticas habituales de otras empresas. Así lo describe Hayes. “En esta instancia es donde nacieron algunos métodos como el teletrabajo, la flexibilidad laboral y otros que en algunos casos son respaldados por ley. En los últimos tiempos, y como tendencia, han nacido experiencias como portales familiares donde se muestra preocupación por este aspecto, sumando también salud, vestimenta casual y otras herramientas que hacen mejorar el bienestar de los trabajadores”.

Pero, ¿cómo podemos diagnosticar el clima dentro de una organización? Hayes explica que hay indicadores, tanto internos como externos, que dan las primeras luces del ambiente laboral. “Lo primero es tener un buen sistema de medición, que sean objetivos y permitan generar planes de acción en los aspectos que no están bien evaluados. Ojalá indicadores internos en donde contamos, por ejemplo, con el nivel de rotación, cantidad de ausentismo, índice de enfermedades e incluso el tipo de enfermedades, donde el nivel de estrés puede ser uno de los más decidores. Incluso en el indicador de rotación puedes abrir viendo cuánta gente se te va al año, lo que puede estar indicando un problema en alguna área”. El académico toma como ejemplo el rubro del retail, ya que tiene indicadores específicos para diagnosticar el ambiente laboral. “En retail (como el caso de supermercados y grandes tiendas), por ejemplo, miden el nivel de robo interno como indicador de clima. A peor clima en un local mayor robo interno”, explica Hayes, agregando que si en una empresa no se ven planes de acción luego del diagnostico, “el público interno cree que las mediciones no sirven”.

REALIDAD CHILENA

Si bien no es una práctica común en el país, las empresas comienzan a tomar el verdadero valor de invertir en el clima organizacional, sumándose incluso a un indicador nacional para compararse con la competencia. “Cada vez más empresas incorporan en sus estrategias la metodología para evaluar el clima laboral. En Chile tenemos la de Mide UC. Yo creo que cada vez será más y dado el cambio en la ley laboral, que incorporó la protección de los derechos fundamentales del trabajo -del 2008-, tomará mayor fuerza la idea de que se debe tener un buen clima laboral. Los conflictos laborales terminan en tribunales y antes no pasaba esto, y lo que se puede hacer al respecto es invertir en este ámbito”, concluye Hayes.

Artículo publicado el 21 FEB 2011 05:50 AM

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.