El día en que RN midió sus fuerzas

DesbordesWEB

Timonel Mario Desbordes logró que consejo general del partido estableciera la libertad de acción frente al plebiscito de abril, pero reconociendo que el rechazo a una nueva Constitución es mayoría al interior de la colectividad.




La cita era en el Hotel W. Hasta el corazón del barrio El Golf comenzaron a llegar cerca de las 9 horas de ayer los consejeros de Renovación Nacional a sabiendas de que en el cónclave partidario se enfrentarían con vehemencia las dos almas que se instalaron en la tienda frente a las opciones de "aprobar" o "rechazar" una nueva Constitución en el plebiscito del 26 de abril, una división que hace años no había puesto en riesgo la convivencia interna de la colectividad.

Veinticuatro horas antes, el timonel Mario Desbordes -quien tras el estallido social ha liderado al sector que propicia una nueva Carta Fundamental- había agregado un elemento que amenazaba con tensionar aún más el encuentro, al advertir que pediría a los miembros del consejo general pronunciarse por su continuidad a la cabeza de la mesa directiva.

Y así lo hizo. "Yo no pretendo renunciar a la presidencia del partido. Pero sí pongo mi cargo a disposición de este consejo. Si el consejo general quiere que deje de ser el presidente del partido, no tengo problemas", afirmó.

La ovación que generó su intervención fue la primera demostración de fuerzas de la jornada, aunque quienes impulsaban que el partido fijara una postura institucional de rechazo a la nueva Constitución -liderada por el senador Andrés Allamand, el extimonel Carlos Larraín y el diputado Diego Schalper, entre otros- planteaban que la conducción de Desbordes nunca ha estado en entredicho y que hacer una discusión de aquello solo buscaba desviar el debate de fondo.

En efecto, Desbordes aún debía concretar su apuesta de que el consejo resolviera dar libertad de acción "a secas" a sus militantes frente al referéndum de abril, sin que el partido se cuadrara oficialmente ni con el "sí" ni con el "no".

Por el contrario, y conscientes de ser mayoría, quienes se oponen a una nueva Constitución buscaban que su postura fuese reconocida como la institucional del partido, explicitando, sí, que quienes disentían de ella tendrían libertad de acción. Una fórmula que ya había utilizado la UDI en su consejo del 10 de enero.

Cerca de las 14 horas se aprobó el voto político del consejo. Y si bien se impuso la postura de "decretar la completa libertad de acción" de dirigentes, parlamentarios y militantes -descartando, así, una postura institucional cerrada-, también se reconoció expresamente que al interior de la tienda "existía una mayoría favorable a la opción 'rechazo'".

Una salida salomónica

La noche del viernes, en el restaurante Bavaria de calle Manuel Montt, y junto a los presidentes regionales de RN -dicen en el partido-, se habían retomado las conversaciones para acercar posiciones y evitar que la pugna interna pudiera dejar heridos en el camino. En la comida se habría dejado claro que no había un cuestionamiento a la gestión de Desbordes -un tema que molestaba al timonel, sobre todo luego de que a comienzos de semana Carlos Larraín criticara su postura frente al proceso constituyente y señalara que no estaba "representando la mentalidad de derecha"- y también se habría desactivado la opción -propiciada entre quienes están por el "rechazo"- de que en el consejo se sometiera a votación quiénes estaban por el "no" y el "sí" en el plebiscito, una alternativa resistida por la directiva.

Aunque se acordó evitar hablar de ganadores y derrotados, en privado ayer ambos sectores en disputa sacaron cuentas alegres de la jornada. En el entorno de Desbordes y la directiva destacaron que lograron imponer la tesis de que cerrarse a una postura representaba un "error garrafal" que traería costos electorales a la imagen del partido, y que nunca han desconocido que la mayoría estaba por el "rechazo" ni tenían problema en constatarlo. En el grupo liderado por Allamand, en tanto, aseguraron que hace días habían desechado la idea de que el partido asumiera una postura institucional ante alguna de las opciones del referéndum y que para ellos lo importante era que se reconociera la mayoría que estaba por el "no".

"Renovación Nacional reconoce que hay dos posiciones, por lo tanto, vamos a trabajar de manera leal y positiva en la defensa de los dos planteamientos", dijo Desbordes tras el consejo, mientras que Allamand sentenció: "Nos vamos muy contentos. Ha quedado claro que al interior de RN hay una tendencia clara en favor del 'rechazo'".

Mario Desbordes: "Se ratificó la libertad de acción, lo más importante"

¿Qué conclusiones se pueden sacar de la jornada?

Fue un consejo positivo para Renovacion Nacional y para la coalición. Se ratificó la libertad de acción, que era lo más importante y es lo que planteó la mayoría de los que intervinieron. Eso va a permitir que el partido pueda enfrentar este plebiscito en la unidad que corresponde.

¿Cómo se puede superar la tensión que vivió el partido?

Es normal que se dé en las horas previas. Se hace mucha especulación. Sabemos cuál es la posición de nuestros consejeros y militantes y sabíamos que era un poco exagerada la tensión, pero es natural.

En las semanas previas, hubo militantes que cuestionaron su gestión.

Ha habido voces que señalaron que no representaba o no tenía apoyo. Yo sabía el respaldo que tenía, pero para despejarlo, estaba dispuesto a que votara el consejo, pero no fue posible, porque la reacción fue abrumadoramente a favor de mi gestión.

¿Quién ganó, quién perdió?

Ganó Renovación Nacional.

Andrés Allamand: "La mayoría de RN está por el 'rechazo'"

¿Cuál es el balance que hace del consejo?

Quedó claro que la mayoría de RN está por el "rechazo" y ello se seguirá expresando con fuerza. A la vez, cuidamos la unidad del partido. Un paso adelante decisivo para nuestra campaña: #rechazarparareformar.

¿Valió la pena tensionar al partido?

La tensión existió y se despejó rápido. Nadie cuestionó a Mario Desbordes ni la libertad de acción. RN tiene hoy una definición mayoritaria. Ya no está en el limbo.

¿Quiénes fueron los ganadores de la jornada?

Ganó el 'rechazo', pero no perdió el 'apruebo'. El consejo general actuó con equilibrio e inteligencia política.

¿Cómo podrán convivir estas dos visiones en adelante?

Cada cual se desplegará y la directiva será neutral. Los 'rechazo' tenemos una campaña lista, muy distinta a las otras existentes: será positiva, enfatizará el cambio constitucional ahora y se dirigirá al mundo independiente. Y la "primera línea" serán nuestros dirigentes de todo Chile, que después de este consejo estarán empoderados en terreno.

Comenta