Gobierno en mantención: cinco claves para entender la nueva Moneda

Durante la semana hubo cambios en La Moneda.

Tras el cambio de gabinete, el Presidente Gabriel Boric ha tenido que ceder ante las presiones de los partidos y ha buscado realizar ajustes en todos los niveles para enmendar el rumbo. La salida de la jefa de asesores, Lucía Dammert, marcó una semana donde La Moneda nuevamente no pudo alejarse de la polémica.


1. Miguel Crispi: la llegada de la política al Segundo Piso tras la caída de Dammert

El nuevo jefe de asesores, Miguel Crispi. Foto: Mario Téllez.

El análisis de los partidos del gobierno sobre el funcionamiento del Segundo Piso en los primeros seis meses de gobierno es tajante. “No tenía manejo político”, dice un dirigente de Revolución Democrática, quien celebró la noticia que empañó los festejos de Fiestas Patrias en La Moneda: el jueves, la jefa de asesores, Lucía Dammert, renunció a su cargo y en su reemplazo el Presidente nombró al exsubsecretario Miguel Crispi (RD).

Boric le pidió poner el cargo a disposición a la académica tras el cambio de gabinete y el jueves se materializó la renuncia. Dammert había realizado todas las gestiones y definido la agenda para la gira del Presidente Gabriel Boric a Nueva York, a la Asamblea de las Naciones Unidas, que iniciará este lunes, pero tuvo que bajarse a último minuto del avión.

En La Moneda aseguran que Dammert nunca logró generar un vínculo fluido con los partidos de las coaliciones de gobierno y que tuvo diferencias claras con algunos sectores del Frente Amplio y también del Partido Socialista, donde tuvo discrepancias con la canciller Antonia Urrejola (PS) al chocar en la gestión de la política exterior, y también con parte del equipo del subsecretario del Interior, Manuel Monsalve (PS), con quienes se distanció cuando trabajaron en el segundo gobierno de Michelle Bachelet.

Esos conflictos con los partidos se sumaron a las presiones de RD luego de que Crispi perdiera su cargo como subsecretario de Desarrollo Regional para que entrara Nicolás Cataldo (PC), quien en el diseño original iba a llegar en lugar de Monsalve en Interior hasta que fueron revividos graves comentarios en contra de Carabineros en Twitter.

En medio de esas tratativas, y alegatos de los partidos, fue que surgió la idea de que Crispi entrara a fortalecer al equipo de asesores.

Ahora, con su llegada, buscarán enmendar las diferencias políticas que se estaban cultivando por el manejo del Segundo Piso, que se alejó demasiado del trabajo de los partidos, según cuentan en las coaliciones de gobierno. De hecho, el nombramiento de Crispi generó buenas reacciones en el Ministerio de Relaciones Exteriores, porque, dice una fuente de la cartera, el exdiputado estará más concentrado en la política nacional que en temas internacionales.

Por lo mismo, en el equipo de asesores manifiestan que se viene un cambio profundo en cuanto al enfoque del Segundo Piso y también con respecto a sus integrantes, ya que en el cambio de gabinete Diego Pardow (Convergencia Social) -una de las figuras más importantes del equipo de asesores en el diseño inicial- asumió en el Ministerio de Energía. No solo eso, porque también el abogado se llevó a su equipo con él: Luis Díaz es su nuevo jefe de gabinete y Victoria Galleguillos, su nueva jefa de asesores. También llegó a Energía como asesor Emiliano Salvo, uno de los mejores amigos de Boric, quien trabajaba en la avanzada presidencial.

“La idea es que el Segundo Piso deje de funcionar como el gabinete de Boric extendido y que puedan aportar con más que minutas, sino que en la toma de decisiones políticas”, dicen en el gobierno.

Boric ha manifestado que confía plenamente en el trabajo de Crispi. En el último tiempo ambos han fortalecido su relación y el Presidente tomaba mucho en consideración las recomendaciones del exdiputado. Crispi estuvo en la oficina del Presidente el día del plebiscito y acompañó de cerca la definición del cambio de gabinete.

De esta forma, el diseño original del Presidente cambia completamente y el enfoque ahora estará en los partidos. En un principio Boric optó por Izkia Siches en Interior y Dammert a cargo del Segundo Piso, dos mujeres que fueron fundamentales en la campaña y que no militan en partidos políticos. Hoy el contexto es diferente y así lo ha hecho ver el gobierno en sus decisiones.

“Ahora la lógica del cuoteo político ya se impuso. El PC está molesto, se soluciona con un cargo. RD está molesto, se soluciona con otro, y los ministerios del comité político tienen un partido detrás que los respalde”, asegura un integrante de una de las directivas del Socialismo Democrático.

2. Antonia Orellana: el gallito del Frente Amplio para no ceder terreno

La ministra de la Mujer, Antonia Orellana. Foto: Andrés Pérez.

El lunes, la ministra de la Mujer e integrante del comité político, Antonia Orellana (Convergencia Social), convocó a todas las directivas de los partidos del Frente Amplio a una reunión en La Moneda. El motivo del encuentro fue analizar la contingencia y ver en qué pie quedaba su coalición ante los cambios en el gabinete del gobierno.

“Hablamos de que tenemos que actuar en bloque para defender el programa . Somos la coalición del Presidente y no podemos ceder terreno ante el Socialismo Democrático, y el PC, así de fácil”, dice uno de los presentes en la reunión.

Es un consenso en el Frente Amplio que tienen que articularse mejor para los meses que se vienen. No solo pensando en el proceso constituyente que buscan resucitar, sino que también en el gobierno y en las orgánicas de sus partidos.

Un ejemplo de ello es que el partido del Presidente y de la ministra Orellana, Convergencia Social, no tiene directiva y desde enero que ha funcionado con voceros, como el diputado Diego Ibáñez y la dirigenta Ximena Peralta.

Por eso, en la cita se definió que habrá reuniones periódicas, idealmente semanales, con la ministra Orellana, quien hoy es la única ministra militante del Frente Amplio dentro del comité político, para mantener un diálogo fluido con los partidos.

Pero no solo en la coalición les pidieron a los ministros del comité político mayor protagonismo, ahora también se les pidió a los sectoriales. En esa línea, el ministro de Educación, Marco Antonio Ávila (Revolución Democrática), se reunió el miércoles con los presidentes de los partidos del Frente Amplio.

Además, en la coalición de Boric han buscado mantenerse vigentes en los espacios de toma de decisiones en La Moneda en los últimos días, como el Segundo Piso y la Segpres.

3. Carolina Tohá: ajustes profundos en Interior

La nueva ministra del Interior, Carolina Tohá.

A inicios de semana, la directora ejecutiva de Espacio Público, Pía Mundaca, se despidió de su equipo. La cientista política será la nueva jefa de asesores en el Ministerio del Interior y fue la segunda llegada confirmada desde que asumió Carolina Tohá (PPD). Mundaca trabajará en La Moneda desde este martes. Antes se había incorporado el exconvencional Ricardo Montero (PS) como jefe de gabinete.

No son pocos los ajustes que trabaja la nueva jefa de gabinete del gobierno.

En sus primeros días como ministra, Tohá ha estado realizando una profunda evaluación de sus cargos para tomar decisiones en los próximos días. De hecho, les ha pedido a los partidos de las coaliciones del gobierno que le envíen listados con nombres que podrían aportar. Una de las llegadas que está confirmada es la de Óscar Santelices , exsecretario general del PPD, a su equipo de asesores en temas legislativos.

También la ministra ha recibido consejos de sus pares que llevan más tiempo en el gobierno. El martes en la tarde recibió en La Moneda al ministro de Vivienda y Urbanismo, Carlos Montes, para compartir ciertos diagnósticos sobre el gobierno y la situación política en el país.

Pero no sólo deberá tomar decisiones que competen al ministerio, sino que también en cargos de confianza del Presidente, quien trabaja junto a Tohá en una revisión de los delegados presidenciales -con quienes la ministra ya se puso en contacto a través de su jefe de gabinete-. Son varios, dicen en La Moneda, los que no tienen una buena evaluación, por los conflictos políticos que han tenido con los gobernadores regionales y también por las críticas que han recibido de autoridades privadas y públicas de la zona. Uno de ellos es Raúl Allard, delegado presidencial en la Región de La Araucanía, a quien discutían si destituir en La Moneda previo al plebiscito y ahora es muy probable que deba dejar su cargo.

Los cambios no se quedan solo en Interior. La ministra de la Segpres, Ana Lya Uriarte (PS), también ha realizado gestiones para reforzar su equipo.

En esa línea, la ministra busca incorporar al expresidente de Revolución Democrática Rodrigo Echecopar como jefe de gabinete.

En RD y el Frente Amplio están buscando alternativas para mantener presencia en el ministerio, tras el traspaso del ministro Giorgio Jackson a Desarrollo Social.

4. Pablo Paredes: la Secom acusó el golpe

Pablo Paredes, director de la Secom.

En la Secretaría de Comunicaciones (Secom) también se hicieron evaluaciones después del triunfo del Rechazo y el cambio de gabinete. En el gobierno hay quienes cuestionan algunos aspectos de la gestión de su director, el realizador audiovisual Pablo Paredes (RD) -cercano al Presidente Boric y a la ministra Camila Vallejo-, quien se mantendrá en el cargo -amparado por su partido-, pero que introducirá varias modificaciones a los enfoques del trabajo de su equipo.

El análisis en La Moneda es que a la Secom le ha faltado manejo en la toma de decisiones políticas y bajadas concretas en las crisis y en los momentos en los que se le ha necesitado. Por lo mismo, algunas autoridades y funcionarios han realizado críticas internas a la gestión de Paredes. En esa línea, la intención es que los ministros tengan un mejor flujo de información para las bajadas comunicacionales del gobierno y también más autonomía en su despliegue diario, algo que, aseguran desde un ministerio, se hizo complejo en los primeros meses de gobierno.

“No hay trabas sino trabajo coordinado. Con los ministerios la relación ha sido y seguirá siendo de coordinación. Proyectando sus agendas con planes de conocimiento, coaching y asesorías multidisciplinarias que incluyen apoyo audiovisual, digital, en campañas de políticas públicas, entre otras”, aclaran en La Moneda.

Una de las mayores críticas es la poca relación que el Ejecutivo ha logrado establecer con los medios de comunicación, lo que ya se ha planteado en distintas conversaciones. De hecho, en Palacio se fijó como un punto a mejorar en esta nueva etapa.

Se va a trabajar con los medios con reuniones mucho más periódicas. Y desde hace algunas semanas se reactivaron encuentros con editores para recoger inquietudes”, dice una fuente de gobierno que conoce el trabajo de la Secom.

Además, se realizarán ajustes en los equipos, algunos obligados por las salidas de Sebastián Minay, quien se desempeñaba como jefe del departamento de comunicaciones, y del periodista Andrés Muñoz, quien se incorporó al equipo del nuevo ministro de Energía, Diego Pardow.

5. Jeannette Jara: los nuevos equilibrios del comité político

El comité político ampliado del jueves. Foto: Agenciauno

El jueves, a las 15.30, el renovado comité político tuvo su estreno en La Moneda con los presidentes de los partidos políticos de las dos coaliciones en medio de las diversas contingencias que debió enfrentar el Ejecutivo tras la salida de Lucía Dammert.

En la reunión se encargaron de aclarar un par de temas con respecto a la partida de la socióloga y también se dio la bienvenida a las nuevas integrantes del comité: se incorporaron Carolina Tohá (PPD), Ana Lya Uriarte (PS) -quienes llegaron luego de que su coalición, el Socialismo Democrático, pidiera un lugar en la toma de decisiones del gobierno-, y además se sumó la ministra del Trabajo, Jeannette Jara (PC), quien se integró para equilibrar y acompañar el trabajo del ministro de Hacienda, Mario Marcel (PS), ante las preocupaciones comunistas sobre la ejecución del programa de gobierno.

El llamado de las ministras presentes fue a darle un giro y aprovechar la reunión que habitualmente se produce los lunes. Según testigos, en el encuentro se habló de que “hay que darle relevancia a la ocasión, hablar de temas políticos y no quedarnos tanto en las cosas chicas que van dejando las semanas, porque son varias las definiciones políticas que se vienen en el mediano plazo”.

También se pidió que para darle mayor eficiencia y poder al comité político hay que dejar de lado las filtraciones, algo que los ministros han reclamado desde marzo.

En La Moneda aseguran que la llegada de Tohá y Uriarte se hizo notar de inmediato por su liderazgo y experiencia, algo muy diferente a lo que sucedía con Izkia Siches, quien se había replegado en las últimas semanas.

Otro cambio dentro del comité político fue la salida del ministro Giorgio Jackson (RD) por su traspaso a Desarrollo Social. De todas formas, en La Moneda aseguran que “están probando fórmulas” y que “podría volver eventualmente”.

RD, en todo caso, sí tendrá un representante en la mesa donde solamente comparten los ministros del comité con el Presidente y su equipo: al ser el nuevo jefe de asesores del Segundo Piso, Miguel Crispi tiene una silla en el comité político.

De esta forma, los equilibrios en el comité quedan equiparados: dos comunistas (Camila Vallejo y Jara), tres frenteamplistas (el Presidente, Crispi y Orellana) y tres militantes del Socialismo Democrático (Marcel, Uriarte y Tohá).

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El timonel del gremialismo fue increpado justo en el momento en que ingresaba a Canal 13 para participar del programa Mesa Central. Francisco Muñoz, más conocido como Pancho Malo, junto a un grupo de personas que se hacen llamar "Patriotas", acusaron al senador de "traidor" mientras se impedía su paso.