Auge y caída de Nicolás Cataldo: los turbulentos 29 minutos del fugaz paso de un subsecretario del PC por Interior

El profesor de historia, cercano a la vocera de gobierno, Camila Vallejo, y quien se desempeñaba como subsecretario de Educación, empañó el primer cambio de gabinete de la era Boric. A pocos minutos de oficializarse su arribo a la Subsecretaría de Interior se viralizaron tuits del pasado en que acusaba a Carabineros de "infiltrarse" en manifestaciones y ser "torturadores". Pese al envío de un comunicado oficial, el gobierno tuvo que retroceder en su nominación ante la presión de las críticas de la oposición.


A las 9.20 horas, en la Subsecretaría del Interior ya se escuchaba el nombre de Nicolás Cataldo (PC) -profesor de Historia y Ciencias Sociales- para asumir en reemplazo de Manuel Monsalve (PS), quien -en el diseño original del cambio de gabinete- asumiría como ministro secretario general de la Presidencia (Segpres). Entonces la cartera encargada de coordinarse con Carabineros y la PDI se suponía que quedaría en manos del que a esa hora aún era el subsecretario de Educación.

La nominación de Cataldo suponía una señal política mayor, ya que por primera vez un militante comunista asumiría un cargo que, en estricto rigor, tiene como principal función articular el trabajo del Ejecutivo con las policías a cargo del Orden y la Seguridad en el país. En ese sentido, no pocos resaltaban la crítica pública que el PC ha levantado en contra de Carabineros, organismo que -tras el estallido social- pidieron refundar. Con todo, su cercanía a la ministra vocera de Gobierno, Camila Vallejo, y la relación que el mismo Cataldo tiene con el Presidente Gabriel Boirc hicieron que el Mandatario propusiera su nombre al PC para el nuevo desafío.

De hecho, el PC debió resignar el liderazgo del Ministerio de Ciencia -a cargo de uno de sus militantes, Flavio Quezada- para abrir las puertas a Cataldo. Sin embargo, cuando su nominación ya era un hecho -debido a que fue informada oficialmente por La Moneda a través de un comunicado- comenzaron a viralizarse antiguas opiniones en Twitter, del 2011, en las que no sólo criticaba duramente a la policía, sino que incluso le atribuía delitos. El golpe de gracia fueron los telefonazos de la derecha al despacho presidencial, señalando que no asistirían a la reunión convocada para esa tarde para abordar el acuerdo constitucional.

En total, Cataldo estuvo como subsecretario del Interior 29 minutos. A las 11.25, el Ejecutivo envió un comunicado en el que informaban la renuncia de Monsalve y detallaban el nombramiento del militante PC. Quienes estaban presentes en el salón en que estaban los nuevos ministros, los salientes y los que se quedaron en el gabinete, describen una escena: el profesor Cataldo le dio un fuerte abrazo al ministro de Educación, Marco Antonio Ávila. Hasta alcanzaron a tomarse una foto juntos, en señal de despedida. Sin embargo, a las 13.18 el gobierno daba pie atrás en la nominación, dejaba al subsecretario del Interior Manuel Monsalve -revirtiendo su partida a Segpres- y la abogada Ana Lya Uriarte, asesora en Interior, era nominada a última hora como sucesora de Giorgio Jackson. Todos estos turbulentos movimientos se llevaron a cabo en pocos minutos, motivados por la caída de Cataldo, la que incluso retrasó en casi una hora y media la ceremonia de cambio de gabinete.

El subsecretario que no fue

Nicolás Cataldo fue asesor de la bancada de diputados del PC, asumiendo el año 2014 como jefe de gabinete y asesor legislativo en educación de la entonces diputada, y hoy vocera de gobierno, Camila Vallejo, con quien sigue siendo muy cercano.

Entre los años 2015 y 2018 trabajó en el equipo legislativo del Ministerio de Educación y fue parte activa de la campaña presidencial de Gabriel Boric en el área territorial. Además, como subsecretario de Educación su nombre fue siempre bien evaluado, especialmente por el Mandatario, quien lo habría llamado personalmente para asumir este desafío y, por los mismo, dicen cercanos al docente, su caída tan rápida la ha resentido.

Tu Twitter te condena

En los cambios de gabinete quien da cuenta de los decretos en que se menciona a los ministros entrantes y salientes es el subsecretario de Interior. Por eso era importante hacer el anuncio antes de que se llevara a cabo la ceremonia en el Patio de Los Cañones, en La Moneda. Cuando su nombre ya se oficializó en el comunicado de prensa, comenzaron las felicitaciones en Palacio a la nueva autoridad. Pero esto duraría poco. En paralelo, sus amigos le mostraban que a esa hora se comenzaban a viralizar en redes sociales, portales y televisión sus mensajes en Twitter en contra de Carabineros.

Los mensajes de Cataldo contra la policía uniformada eran duros. “Carabineros torturadores, como los peores tiempos de dictadura!!!!!!”, escribió en septiembre de 2011 en su cuenta de Twitter. Por ese entonces tenía 28 años. “No era un cabro chico”, advertían en la oposición y también en las filas de Carabineros, quienes a esa hora ya se reenviaban los pantallazos de los polémicos tuits.

El recién nombrado subsecretario del Interior era quien debía, en 24 horas más, estar coordinando la seguridad para el 11 de septiembre, jornada en que se conmemora el Golpe Militar y se suscitan protestas en todo el país, y lo debía hacer -justamente- con Carabineros, a quienes acusó en Twitter de “infiltrarse” en marchas. Cuando los pantallazos de sus mensajes estaban por todas partes, decidió borrarlos. También eliminó el cambio de su biografía de esa red social. Durante unos minutos puso que era subsecretario de Interior y poco después, cuando ya toda la oposición pedía su salida, decidió sacar lo que había escrito. “Para nosotros será imposible asistir”, decía desde el Congreso el secretario general de RN, Diego Schalper.

El rol de la Secom

En la Secretaría de Comunicaciones (Secom) de La Moneda también había incomodidad y hubo recriminaciones cruzadas. Por una parte, dicen que es esta oficina la encargada de revisar las redes sociales de las nuevas autoridades para evitar cuestionamientos como los que hicieron caer a Cataldo. Sin embargo, fuentes del equipo señalaban ayer que se enteraron “a última hora” de esta nominación y, por ende, no alcanzaron a hacer el chequeo de rigor. A esto se habría sumado una oficialización anticipada por parte de Presidencia.

Aún no está resuelto el futuro de Cataldo. Algunos dicen que volvería como subsecretario en Educación, lugar donde nunca protagonizó polémicas, y solo debió responder como jefe de la cartera por tres recursos de protección interpuestos por funcionarias del Mineduc que reclamaban despido injustificado. Sin embargo, todo lo que ocurrió durante la jornada lo tendrían afectado y con pocas ganas de continuar en el Ejecutivo.

Junto a Cataldo, el otro gran damnificado fue el PC, tienda que se quedó sin la Subsecretaría del Interior, situación de la que responsabilizaban directamente a la oposición, pero también al gobierno, ya que un sector de la colectividad sostiene que se “dejó caer” y no se defendió como se debía al militante comunista. El diputado del PC Boris Barrera sostuvo en la Cámara que era “impresentable la actitud de la derecha. Esta es la derecha antidemocrática que conocemos de toda la vida. Creemos que no tienen altura moral para criticar a nadie”.

La decisión, además, modificó otros compromisos, como, por ejemplo, el nombramiento de Ignacio Cáceres, hasta entonces secretario general de la Corporación de Educación de Maipú (Codeduc), quien era el reemplazo de Cataldo en Educación. En rigor, con el remezón interno que dejó lo ocurrido con Cataldo se frenaron todas las nuevas designaciones de las autoridades que les siguen a los ministros en las carteras de gobierno.

Nicolás Cataldo abandonó La Moneda en silencio, a paso rápido y sin hacer declaraciones. Hizo lo mismo en su cuenta de Twitter, la cual no ha presentado interacciones por su parte. En tanto, en el Mineduc asumen que retornará y que utilizará la misma oficina que no alcanzó a desocupar en la Subsecretaría de Educación.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Espectaculares imágenes aéreas muestran el avance del material piroclástico a lo largo de la isla, luego de que el macizo hiciera erupción después de casi 40 años.