Toluse Olorunnipa: “La vida de George Floyd da un ejemplo tangible de cómo opera el racismo sistémico”

Un hombre toma fotos a carteles en un automóvil durante las protestas en el centro de Los Angeles, California, el 3 de junio de 2020. Foto: AFP

El periodista de The Washington Post lanza este martes, junto a su colega Robert Samuels, el libro "His Name Is George Floyd", que ahonda en la vida del hombre afroamericano asesinado por un policía de Minneapolis, en mayo de 2020, y la lucha por la justicia racial. “A medida que aprendí más sobre la historia de Floyd, pude identificarme con sus experiencias”, dice Olorunnipa a La Tercera.




“Para su familia y amigos cercanos, George Floyd era conocido como Perry, su segundo nombre. Aunque murió en la esquina de una calle en el sur de Minneapolis, su verdadero hogar era Third Ward, un barrio negro de Houston. Mucho antes de que el oficial de policía Derek Chauvin cortara el 85% del flujo de aire a su cuerpo al ponerle una rodilla en el cuello durante nueve minutos y 29 segundos, Floyd sufría de claustrofobia severa, tanto que a veces entraba en pánico cuando quedaba detrás de las puertas de baño cerradas”, escribió este viernes en el diario The Washington Post el histórico exeditor de Newsweek, Mark Whitaker, en su reseña del libro His Name Is George Floyd: One Man’s Life and the Struggle for Racial Justice (Su nombre es George Floyd: la vida de un hombre y la lucha por la justicia racial), de los periodistas Robert Samuels y Toluse Olorunnipa, cuyo lanzamiento en Estados Unidos está programado para este martes.

Samuels y Olorunnipa, ambos reporteros de The Washington Post, pasaron más de un año reporteando sobre la vida del hombre afroamericano de 46 años asesinado el 25 de mayo de 2020 durante un arresto policial, después de que un empleado de la tienda sospechó que Floyd pudo haber usado un billete de 20 dólares falsificado. Tras su muerte, las protestas contra la brutalidad policial, especialmente hacia los negros, se extendieron rápidamente por todo Estados Unidos y el resto del mundo. Sus últimas palabras, “No puedo respirar”, se convirtieron en un grito de guerra.

Imagen de video que muestra a oficiales de policía escoltando a George Floyd a un radiopatrulla afuera de Cup Foods en Minneapolis, el 25 de mayo de 2020. Foto: AP

Para Olorunnipa, esta investigación representaba un desafío personal. Es el primer reportero de ascendencia nativa africana y nigeriana en cubrir la Casa Blanca. “A medida que aprendí más sobre la historia de Floyd, pude identificarme con sus experiencias”, cuenta el periodista en esta entrevista con La Tercera, donde ahonda sobre el fenómeno del “racismo sistémico” y la lucha por la justicia racial en EE.UU.

Según The Washington Post, His Name is George Floyd: One’s Man’s Life and the Struggle for Racial Justice revela cómo el racismo sistémico dio forma a la vida y el legado de Floyd al contar la historia de cómo la trágica experiencia de un hombre provocó un movimiento global por el cambio. ¿Qué se entiende hoy por racismo sistémico o racismo institucional en Estados Unidos?

En los dos años transcurridos desde que Floyd fue asesinado, ha habido un interés renovado en discutir cómo las ideas y políticas racistas se integraron en la ley y la cultura estadounidenses, un fenómeno que los académicos describen como racismo sistémico o racismo institucional. Implica un tipo de prejuicio y discriminación que a menudo opera bajo la superficie, incrustado en los mismos sistemas que son fundamentales para la sociedad y que se manifiesta en resultados dispares para varios grupos de personas, en gran parte debido al color de su piel.

Personas levantan los puños mientras marchan durante un evento en memoria de George Floyd en Minneapolis, el 23 de mayo de 2021. Foto: AFP

Han pasado 30 años desde los disturbios de Los Angeles, luego de que un jurado absolviera a cuatro policías blancos en la brutal golpiza a Rodney King. ¿Nada ha cambiado desde entonces en la sociedad estadounidense con respecto al racismo y a la brutalidad policial?

Mucho ha cambiado en los últimos 30 años, en la policía estadounidense y en la política estadounidense. La condena de los oficiales que mataron a Floyd es un ejemplo tangible de cómo han cambiado las cosas desde la absolución de los policías que golpearon a Rodney King. Pero mucho ha permanecido igual, desde la brecha de riqueza racial hasta las disparidades estridentes en la atención médica. A medida que continuamos viendo a hombres negros brutalizados y asesinados por la policía, a menudo captados por cámaras corporales o cámaras de espectadores, es nuestro deber como periodistas continuar destacando la brecha entre los ideales más altos de nuestra nación y las realidades que muchas personas enfrentan en sus vidas diarias.

El asesinato de Floyd provocó una discusión significativa sobre el impacto del racismo en Estados Unidos. ¿Qué nuevos elementos agrega la muerte de Floyd al debate sobre el racismo? ¿Observa una mayor conciencia de la gente sobre las consecuencias del racismo?

Inmediatamente después de la muerte de Floyd, parecía estar en marcha un ajuste de cuentas nacional sobre la omnipresencia del racismo, ya que amplias franjas de estadounidenses se unieron para protestar en el verano de 2020. La gente parecía más dispuesta a reconocer la realidad de que el racismo seguía desempeñando un papel importante en la sociedad y que seguía siendo una fuerza que necesitaba ser eliminada proactivamente. Si bien parte de ese sentimiento persistió hasta 2022, el impulso que comenzó después de la muerte de Floyd se estancó considerablemente, y algunos lugares cambiaron de rumbo y revelaron una nueva reacción contra, incluso, discutir las consecuencias del racismo.

Portada del libro "His Name Is George Floyd", de Robert Samuels y Toluse Olorunnipa.

His Name is George Floyd: One’s Man’s Life and the Struggle for Racial Justice abre el telón sobre la vida y el legado de Floyd, documentando las raíces de su familia en la esclavitud y el inquilinaje. De hecho, al contar cómo el tatarabuelo de Floyd se vio obligado a vender sus tierras a principios del siglo XX en Carolina del Norte, usted y Robert Samuels notan que “entre 1910 y 1997, los granjeros negros perdieron el control de más del 90% de sus tierras de cultivo”. ¿Siguen presentes este tipo de desigualdades en Estados Unidos hoy?

Ha persistido una enorme brecha de riqueza racial entre negros y blancos en Estados Unidos durante generaciones, y la familia blanca promedio posee más de 10 veces la riqueza de la familia negra típica. Gran parte de la disparidad se remonta a la propiedad de bienes raíces, incluido el tipo de propiedad que les fue arrebatada a los antepasados de George Floyd hace más de un siglo. La tendencia más amplia de que los afroamericanos pierdan tierras de cultivo continúa repercutiendo en la actualidad, ya que los agricultores negros poseen un porcentaje muy pequeño de las tierras agrícolas actualmente en explotación.

¿Qué tiene de diferente la muerte de Floyd que lo convirtió en un símbolo mundial de un movimiento de protesta?

La muerte de Floyd fue angustiosa de ver, de naturaleza gráfica y desgarradora para los millones de personas que la vieron durante nueve minutos y medio de agonía. El estado del mundo el 25 de mayo de 2020 era tal que la gente no tenía más remedio que prestar atención. Como señalamos en el libro, “en medio de una pandemia, con eventos deportivos cancelados y escuelas cerradas y decretos para permanecer adentro, el país no podía apartar la mirada de este incidente de brutalidad policial grabado en video tan fácilmente como lo había hecho con otros”. El mundo tampoco. Hay algo universalmente aterrador en ver a un hombre esposado suplicando por su vida y gritando a su madre mientras un agente del Estado lo asfixia a plena luz del día mientras los espectadores preocupados suplican clemencia en su nombre.

Personas rinden homenaje a George Floyd en la intersección de 38th Street y Chicago Avenue en Minneapolis, el 25 de mayo de 2021. Foto: AFP

El libro se basa en más de 400 entrevistas, con fuentes que van desde amigos y familiares de Floyd hasta el Presidente Joe Biden. ¿Cuál es el testimonio de Biden sobre este caso? ¿Tiene el mandatario un compromiso personal de liderar una batalla contra el racismo y las desigualdades que afectan a las minorías?

El hermano de George Floyd le dijo una vez al Presidente Biden que su familia quería que el legado de su ser querido asesinado fuera más que las imágenes atroces de sus últimos momentos. “Mi hermano es más que un simple video”, le dijo Philonise Floyd al entonces candidato Biden hace casi dos años. En conversaciones con la familia Floyd desde entonces, Biden se comprometió a honrar la memoria de George Floyd aplicando políticas que generen equidad racial. Le dijo a la familia que entendía lo que significaba perder a un ser cercano y que haría todo lo que estuviera a su alcance para asegurarse de que Floyd no muriera en vano. Si bien la administración de Biden ha logrado una serie de victorias en su agenda de equidad, el Congreso nunca aprobó la legislación de reforma policial deseada por la familia de George Floyd.

The Washington Post dijo que usted y Robert Samuels pasaron más de un año reporteando e investigando mientras buscaban responder dos preguntas esenciales: ¿Quién era George Floyd? ¿Y cómo era vivir en su Estados Unidos? Después de escribir el libro, ¿cree que pudo responder efectivamente a estas preguntas? ¿Cuáles son sus respuestas a estas dos interrogantes?

George Floyd era un hombre complejo, matizado e introspectivo que buscaba constantemente una vida mejor. Animo a los lectores a obtener una copia del libro para comprender completamente a Floyd por el ser humano que era. Los Estados Unidos en los que creció también eran complejos y llenos de matices: una tierra de libertad e inmensas oportunidades, al mismo tiempo que un lugar que lidiaba con un largo legado de desigualdad. Cuanto más mi coautor Robert Samuels y yo aprendimos sobre el viaje de Floyd, más claro nos quedó que su vida proporciona un ejemplo tangible de cómo opera el racismo sistémico en el siglo XXI. Por esa razón, es clave comprender no solo su muerte bajo las rodillas de un oficial de policía, sino su lucha de décadas para respirar como un hombre negro en Estados Unidos.

Los restos de George Floyd esperan un servicio conmemorativo en su honor el 4 de junio de 2020 en el Santuario Frank J. Lindquist de la Universidad North Central en Minneapolis, Minnesota. Foto: AFP

Usted es el primer reportero de origen africano y nigeriano en cubrir la Casa Blanca. ¿Cómo vive personalmente el tema del racismo en Estados Unidos? ¿Cuánto lo afectó la muerte de Floyd?

Al igual que millones de personas en todo el mundo, vi con horror cómo el video que mostraba el asesinato de Floyd se reprodujo en programas de noticias y redes sociales en el verano de 2020. El metraje visceral me puso en una misión más profunda, una para averiguar, no solo sobre los fatídicos nueve minutos y 29 segundos que pasó jadeando por aire, sino para correr el telón de la vida de esfuerzo que había venido antes. A medida que aprendí más sobre la historia de Floyd, pude identificarme con sus experiencias: sus inseguridades sobre su tamaño y tono de piel, su conciencia de que su mera presencia a veces provocaba miedo en los extraños, su nerviosismo durante los encuentros con la policía. Su muerte a manos de la policía hizo que todas esas cosas fueran más tangibles para mí, ya que me volví más consciente de mi propia vulnerabilidad y de mi propia responsabilidad para ayudar a combatir el racismo. Escribir este libro fue un intento de desempeñar un pequeño papel en el cumplimiento de esa responsabilidad. Una de las palabras que espero se quede en los lectores cuando terminen de leer His Name is George Floyd es “gracia”. Hay un dicho popular entre las personas de fe: “Allí, pero por la gracia de Dios, voy yo”, que enfatiza cuánto nuestros destinos individuales están determinados por fuerzas que escapan a nuestro control y cuán afortunados somos muchos de nosotros de no experimentar el tipo de desafíos que Floyd enfrentó desde el momento en que llegó al mundo. Comprender esos desafíos, como espero que lo hagan los lectores después de terminar el libro, nos permitirá a todos mostrar un poco más de gracia hacia nuestros semejantes, independientemente de su raza o clase.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.