Alberto Fernández intenta equilibrar la influencia de los Kirchner

Argentina's presidential candidate Alberto Fernandez and his running mate former President Cristina Fernandez' closing campaign rally in Mar del Plata

Cristina Kirchner, Axel Kicillof y Alberto Fernández. FOTO: REUTERS

El Presidente electo de Argentina ha optado por contrarrestar la injerencia que la expresidenta Cristina K podría tener en el futuro gobierno. Por ello, ha optado por una cartera de ministros peronistas, dejando que tanto la futura vicepresidenta como su hijo, Máximo Kirchner, tengan una fuerte presencia en el Congreso.




A tan solo tres semanas de la asunción del Presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, su gabinete está "básicamente definido", según él mismo señaló a la prensa local tras una reunión con Cristina Fernández y su hijo, Máximo Kirchner, en el departamento de Recoleta de la expresidenta. Tanto Alberto Fernández como Cristina Kirchner han mantenido conversaciones casi diariamente desde las elecciones presidenciales del 27 de octubre, sin embargo, no se veían desde el 31 de octubre, debido a que la exmandataria viajó a La Habana para visitar a su hija, que recibe tratamiento por problemas de salud en Cuba.

Un gabinete peronista

La presencia de Cristina K en el futuro gobierno es indiscutiblemente fuerte al ocupar el cargo de vicepresidenta, sin embargo, Alberto Fernández ha buscado desmarcarse del ala kirchnerista, dando como señal el hecho de que su gabinete de ministros será principalmente de tinte peronista.

[caption id="attachment_879686" align="alignnone" width="600"]

FOTO: EFE[/caption]

Fernández fue jefe de gabinete durante el gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) y durante parte del primer mandato de Cristina, puesto que decidió renunciar en 2008 y se convirtió en un fuerte crítico del cristinismo. Pero durante esta campaña presidencial, los Fernández unieron posturas y lograron al peronismo, lo que permitió su triunfo en las elecciones.

"La influencia de Cristina existirá pero será relativa, el poder presidencial es casi absoluto en Argentina y con absoluta legitimidad Alberto Fernández le reconoce un grado de protagonismo a la expresidenta. Pero el que va a gobernar y decidir las acciones de gobierno es Alberto Fernández", dijo a La Tercera PM el politólogo argentino Rául Aragón.

Por eso mismo, como una especie de estrategia y de unión al interior de las filas peronistas -entre kirchneristas y no kirchneristas-, su gabinete no incluye a los más cercanos a Cristina K. "El gabinete va a ser realmente albertista. No veo una gran injerencia de Cristina en el nombramiento de los ministros. Me parece por los nombres (que se han conocido) que Alberto no va a repetir a personas que hayan sido ministros de los Kirchner, va a ser un gabinete nuevo y joven", explicó a La Tercera PM el analista argentino Nicolás Solari.

Alberto Fernández ha señalado que Cristina Kirchner tendría "cero influencia" en la conformación del gabinete. De todos formas, el diario transandino La Nación asegura que en el entorno de Fernández han aclarado que "aunque él tendrá la última palabra, ella será consultada". El diario Clarín, en tanto, sostiene que fuentes del albertismo aseguraron que "Cristina es muy respetuosa: no pidió nada y no objetó nada. Quizá no tenga la misma visión en todo con Alberto, pero está claro que las definiciones pasan por el Presidente".

[caption id="attachment_882956" align="alignnone" width="600"]

FOTO: REUTERS[/caption]

Sin embargo, sí habría uno o dos representantes del kirchnerismo en el gabinete. Se trata de Eduardo "Wado" De Pedro, exsecretario general de la Presidencia de Cristina Kirchner. Su nombre suena como ministro del Interior. "Wado De Pedro es muy cercano a Máximo Kirchner y a Cristina. Él va a ser la persona que va a representar los intereses de los Kirchner en el gabinete, va a ser un nexo entre los intereses de ambos", indica Solari. También, suena el nombre de Agustín Rossi, exministro de Defensa de Cristina. Así, Alberto Fernández aún intenta hacer malabares para mantener su regla personal: que no haya exministros dentro de su gabinete, sobre todo de la era K.

Donde la presencia K sí sería fuerte es en el Congreso. Al asumir la vicepresidencia de Argentina, Cristina asumirá automáticamente la presidencia del Senado. Además, Máximo Kirchner, que perteneciente al ala más radical del kirchnerismo (La Cámpora), pretende liderar la bancada oficialista en la Cámara de Diputados. Así, Clarín sostiene que el formato de dos Kirchner visibles y con alto protagonismo político en el Congreso explica que "la presencia K en el gabinete de Alberto sería, al final, menor de lo supuesto".

Comenta