Cerca de 900 mil ejemplares: las copias del proyecto de nueva Constitución que gestiona el gobierno

De cara al plebiscito del 4 de septiembre, La Moneda busca tener más textos impresos para la campaña informativa que lleva adelante el gobierno. Antes de su disolución, el órgano constituyente ordenó la impresión de mil ejemplares, los que en su mayoría fueron entregados a los convencionales y sus funcionarios.




Entre tres mil y cinco mil pesos. Ese es el valor aproximado de una copia del borrador de nueva Constitución que es posible encontrar en quioscos, librerías y comercios ambulantes de varias ciudades del país. En algunos de los puntos, incluso se hacen filas para conseguir un ejemplar del texto emitido por la ya disuelta Convención Constitucional, que contiene 388 artículos y 57 disposiciones transitorias distribuidos en 178 páginas.

Si bien, antes de su disolución, el órgano constituyente ordenó la impresión de mil copias del texto constitucional a una imprenta en Santiago -que hasta el día de hoy se mantiene en reserva por “motivos de seguridad”-, estas fueron entregadas a representantes de los poderes constituidos, los exconvencionales, sus asesores y la prensa, entre otros. Como el número fue limitado, desde la ciudadanía, como también desde los exconvencionales, se ha comentado que se debiese imprimir más copias de cara al plebiscito de salida del 4 de septiembre.

De hecho, en su último live de Instagram emitido como presidenta, la exconvencional María Elisa Quinteros (Movimientos Sociales) reconoció que el órgano constituyente no solicitó más copias además de las mil, pero agregó que sí se envió una solicitud al gobierno para hacerlo, para que -posteriormente- sean distribuidas de forma gratuita.

Conscientes del interés de la ciudadanía por el texto, de acuerdo a fuentes del gobierno, el Ministerio Secretaría General de la Presidencia de Chile (Sepgres) ordenó 900 mil copias del proyecto de Carta Magna. Las mismas fuentes aclaran que es algo que aún no se factura y que aún está revisando el contrato, pero implicaría un gasto de cerca de 500 millones de pesos.

Además, agregan que el Ministerio Secretaría General de Gobierno de Chile (Segegob) querría imprimir algunas copias adicionales.

La tarde del lunes, la vocera de gobierno, Camila Vallejo, fue consultada al respecto y confirmó que serían 900 mil ejemplares que se ordenarán. “Esperamos imprimir más“, afirmó.

Desde la Segpres, en tanto, sostuvieron que, mediante un oficio enviado el 29 de junio, la mesa de la Convención solicitó al ministerio la impresión y distribución masiva del texto definitivo de la propuesta de nueva Constitución, “con el fin de facilitar el conocimiento del contenido de la propuesta y propiciar el voto informado de todas y todos los ciudadanos”.

Al interior de la cartera se explica que, en el marco de su presupuesto disponible y de la Ley de Compras Públicas, el ministerio trabaja “en un plan de impresión, distribución y difusión de la propuesta de nueva Constitución Política de la República de Chile, para ser distribuidas en todo el país”.

Actualmente, añaden, “el plan se encuentra en el trámite de formalización del mecanismo de compras públicas y los equipos de Segpres se están coordinando con el Ministerio Secretaría General de Gobierno, que cuenta con despliegue regional a través de sus Seremías, a efecto de que los textos puedan llegar a toda la ciudadanía, y puedan colaborar a contribuir al conocimiento de la propuesta y combatir la desinformación”.

En tanto, desde una de las imprentas con que se contactaron comentan que se cotizó la impresión de entre los 250 mil y los dos millones de ejemplares.

Así, las copias se sumarían a las mil originales que ya circulan por el país, de la mano de los poderes constituidos como el Senado, la Cámara de Diputadas y Diputados, la Corte Suprema, el Tribunal Constitucional, la Contraloría General de la República y dos para la Biblioteca del Congreso Nacional, además de los convencionales.

Con todo, para asegurar la difusión del texto, el órgano constituyente liberó el lunes de la semana pasada en formato PDF la versión digitalizada del documento de nueva Constitución. Con eso, los exconvencionales y las organizaciones civiles se han desplegado a lo largo de Chile para promover, ya sea a favor del Rechazo o del Apruebo, el proyecto de nueva Carta Magna.

Previamente, en junio, la Convención autorizó la impresión de 400 mil ejemplares de “los 10 pilares” de la nueva Carta Fundamental, documento elaborado por la Secretaría de Comunicaciones del órgano constituyente que resumió algunos de los puntos que la hoy extinta mesa directiva del órgano definió como relevantes, tales como la democracia, la “tradición institucional”, la garantía de derechos, la igualdad de género, entre otros.

En esa ocasión, el exvicepresidente de la Convención, Gaspar Domínguez (Independientes No Neutrales), manifestó que el número de copias le parecía insuficiente y que él era partidario de que se destinara una a cada hogar de Chile, es decir, -según sus estimaciones-, un total de dos millones de copias.

De forma paralela, ante la publicación de los 10 pilares, los convencionales de derecha se quejaron debido a que consideraron que este material no constituía el texto íntegro aprobado por el pleno, sino que un resumen que se inclinaba hacia el Apruebo. De hecho, la UDI incluso presentó un oficio con el fin de transparentar los gastos que implicó esta acción, junto con la elección de los 10 pilares.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.