“Claramente me querían robar el auto”: la extraña declaración del chofer del presidente de la Cámara que no coincide con registros audiovisuales

Pericias al auto del presidente de la Cámara de Diputadas y Diputados, Raúl Soto.

Luis Vaquerizas Olea dijo que había sido víctima de un intento de "portonazo". Sin embargo, una cámara de seguridad en el lugar reveló que no se aprecian otras personas en el lugar en el momento que el hombre de 43 años choca el portón al salir de su casa en Pudahuel. A pesar de aquello, el conductor del diputado Raúl Soto sostiene su versión y dice desconocer las razones por las que no se aprecia a los presuntos delincuentes.


Las primeras noticias de este martes, informaban que, en horas de la mañana, el chofer del presidente de la Cámara de Diputados, Raúl Soto, había sido víctima de un intento de portonazo mientras salía de su casa a buscar al parlamentario. Luis Vaquerizas Olea (43) declaró ante los funcionarios policiales que cuatro sujetos habían intentado robar el vehículo fiscal, lo que lo llevó a acelerar y chocar el portón para impedir el atraco. Sin embargo, la versión del conductor no calzó con lo que las imágenes de una cámara seguridad en el lugar captaron y que fueron dadas a conocer más tarde.

En la declaración de Vaquerizas, a la que tuvo acceso La Tercera PM, indica que el lunes en la noche estacionó en su patio delantero el vehículo Hyundai Palisade año 2022 de propiedad de la Cámara Baja, esto a partir de una circular que le permite llevarse el automóvil fiscal a su casa. Al otro día, cerca de las 6.15 de la mañana se preparaba para salir de su inmueble en Pudahuel para ir a buscar a Soto, quien se encontraba hospedado en un hotel en Providencia, momento en el que habría ocurrido el supuesto intento de robo.

Vaquerizas relata que una vez que se subió y encendió el vehículo, accionó el portón eléctrico para que se abriera, momento en el que observó que cuatro sujetos “se aproximaban hacia mí, no sé si estaban con armamentos, objetos contundentes o algo similar, pero me sentí totalmente intimidado por la cantidad de sujetos y lo rápido que intentaban ingresar, claramente me querían robar el vehículo, esto lo digo porque se abalanzaron hacia el vehículo, pero no alcanzaron a apoyarse en él o tomar las puertas, ya que inmediatamente intenté evitar el robo”.

En ese sentido, continúa, apuntó a que “al ver que era un robo inminente, aceleré el vehículo golpeando el portón, el cual a raíz del choque se desprendió de su base, mi intención era atropellar a los sujetos, sin embargo, como el portón salió violentamente hacia el pasaje, los sujetos huyen en dirección a calle La Travesía, paralelamente como salí raudamente empujando el portón con el auto, me detuve cuando choqué con el portón de la casa de mi vecino del frente”.

El relato, según los investigadores, no calza con lo que se aprecia en las imágenes de la cámara de seguridad, ya que en ningún momento se ve a alguien en el pasaje Los Cisnes en la comuna de Pudahuel.

A raíz de estos hechos, y de los primeros antecedentes que surgieron posteriormente, la Cámara de Diputados instruyó un “sumario administrativo que establecerá las eventuales responsabilidades del funcionario involucrado”.

A través de un comunicado expusieron que “esperamos, tener a la brevedad todos los antecedentes, tanto los que emanen de la investigación policial como los que arroje el sumario administrativo, que permitan esclarecer los hechos y perseguir las responsabilidades que correspondan”.

Los supuestos ladrones

Continuando con su relato, el conductor de Soto asegura que vio el momento en el que los sujetos huían del lugar en un automóvil de color negro en dirección al norte. Aquello, tampoco se puede apreciar en las imágenes de las cámaras de seguridad.

Respecto a las características de los supuestos delincuentes, Vaquerizas afirmó que sólo podía “mencionar que eran cuatro, al menos dos eran de mi porte (1,83 m, aproximadamente), todos adultos, contextura media, vestimentas no recuerdo, rostros descubiertos, pero no puedo hacer mención a rasgos o características específicas de sus rostros ya que fue todo muy rápido”.

Junto con eso, agregó, que los sujetos no se llamaron por sus nombres o apodos, aunque “no puedo entregar más antecedentes ya que solo reaccioné y aceleré para evitar el robo, por tanto, a su consulta, si me exhiben fotografías no me encontraría en condiciones de reconocer a los sujetos”.

Además, recordó en medio de la declaración que el vehículo negro “lo hacía sin portar placas patentes, al menos la trasera, y de los sujetos, cuando huyen, uno de ellos lo hace como conductor”. Según él, el vehículo había estado estacionado previamente en el pasaje.

Finalmente, y a raíz de lo que acababa de ocurrir, el funcionario llamó a sus superiores para informar lo ocurrido, además de los escoltas de Soto y por último al 133 de Carabineros.

Los cuestionamientos a su versión

Una vez que el Departamento de Encargo y Búsqueda de Personas y Vehículos (SEBV) de Carabineros realizó el análisis de los videos que registraron los hechos, entregó un informe a la Fiscalía Occidente. Junto con eso, se expuso el material audiovisual a Luis Vaquerizas Olea, quien desconoció lo que se apreciaba en estos registros y ratificó los hechos que más temprano había denunciado.

Respecto a la inexistencia de pruebas visuales de lo que él sostenía, afirmó que desconocía el motivo “del porqué en el video no se logra apreciar a los sujetos que huyen desde mi domicilio hacia Avenida Travesía. No obstante, a eso, observo en el video la dinámica del vehículo saliendo desde mi casa chocando con el portón”.

Mientras dure la investigación, a cargo de la Fiscalía de Pudahuel, Vaquerizas está en calidad de testigo y víctima, debió informar un domicilio donde pueda ser notificado según avanza la causa judicial. Aunque no se descarta que si se llega a comprobar que su versión es falsa, pase de víctima a imputado por obstrucción a la investigación.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El objetivo de Metatool es investigar cómo el cerebro humano consiguió imaginar objetos para resolver problemas y traspasar esa información a los robots para mejorar sus habilidades.