¿Coletazos del estallido? Puntajes nacionales de la PSU caen a la mitad del año pasado

Prueba de Selección Universitaria (PSU).

Prueba de Selección Universitaria (PSU).

Frente al complejo escenario que rodeó el proceso de selección, hablan algunos de los estudiantes que obtuvieron el puntaje máximo.


Este lunes finalmente se dieron a conocer los tan esperados puntajes PSU, prueba que pasó por tres intentos de rendición. Una de las novedades de este complejo proceso fue que disminuyeron los puntajes nacionales, de 211 en 2019, a 109 este año. Aun así, hubo quienes pese a todo lograron cumplir su meta y llevar orgullo a sus familias.

Benjamín Silva (18), Colegio San Francisco Javier de Huechuraba (RM):

"No me llamaron, así que me enteré yo solo"

Logró obtener 850 puntos en la prueba de Ciencias mención Física. Desde muy temprano, Benjamín y sus padres estuvieron a la espera de los puntajes. Sorpresa fue la que se llevó cuando a las 8 de la mañana en punto ingresó al sitio web del Demre y se dio cuenta de que había logrado el puntaje máximo en una de las materias. "La verdad es que no me llamaron, porque se supone que notifican antes, así que me enteré yo solo", cuenta el joven estudiante.

Silva, quien es aficionado al deporte, cuenta que nunca esperó convertirse en puntaje nacional: "Estoy emocionado, nunca lo esperé porque siento que es muy difícil sacar un puntaje así".

Agrega: "Por suerte, en mi sede no hubo ningún problema y fui de los afortunados que pudo dar las pruebas en la primera fecha y eso también me ayudó".

Parte de su estrategia se debió a la planificación de tiempo entre el preuniversitario, el colegio y el físico culturismo. Su mamá, la periodista Carola Rojas Leiva, fue una de las que rápidamente hizo público su orgullo a través de las redes sociales.

Silva pretende entrar al plan común de Ingeniería en la Universidad de Chile, para luego llegar a ser físico.

Mario Nilo (18), colegio Marista de Rancagua:

"El contexto social sirvió para tomarle el peso a lo que significaba dar la PSU"

Mario logró ser puntaje nacional de Matemáticas: "Cuando le conté a mi papá me abrazó llorando. Igual es fuerte para ellos, porque seré la segunda generación de mi familia en ir la universidad".

El estudiante, que se dedica al modelismo a escala en su tiempo libre, espera ingresar a Medicina en la U. de Chile o en la PUC.

Respecto al turbulento proceso de admisión de este año, Nilo reflexiona: "Igual el contexto social me sirvió para tomarle el peso a lo que significaba dar la PSU, porque cuando uno va a dar la prueba, la va a dar con el objetivo de meterse a una carrera no más, pero uno igual tiene que hacerlo por cumplir un rol en la sociedad". También, agrega que vio que "igual hay que esforzarse, porque si llegan a haber más problemas en el país, es nuestro deber arreglar todo".

 Cristian Barría (18), Colegio Seminario Padre Hurtado (Chillán):

"(Con la postergación de las pruebas) tuve más tiempo para estudiar"

Logró obtener el puntaje máximo en Matemáticas: "Tuve que ver el puntaje como todos, a las 8 de la mañana, porque no me llamaron antes". Sobre el panorama para rendir el test, el joven remarca que "se presentaron muchas dificultades, los atrasos en las pruebas", lo que igual tomó "como más tiempo de estudio".

Barría cuenta que en su zona "los preuniversitarios y colegios dejaron de hacer clases, entonces nadie tenía oportunidades de resolver dudas con un profesor".

El joven espera entrar a la carrera de interpretación musical, mención piano, en la PUC. Ya realizó la prueba especial que mide destrezas y quedó seleccionado.

Catalina Córdova, Colegio Alemán de Puerto Varas:

"No sabía si iba a dar la PSU"

Al igual que al resto de los estudiantes, nadie le comunicó que era uno de los 89 puntajes nacionales de Matemáticas.

Dijo que la han llamado de algunas universidades para ofrecer becas de estudio, sin embargo, ella tiene claro que ingresará a la PUC a estudiar medicina.

Considerando el momento complejo que se dio la PSU, con el cambio de fecha, luego las protestas y toda la efervescencia social, Córdova cuenta que "fue complicado porque la noche antes la preocupación no era cómo me iba a ir en la prueba, sino que, ojalá pueda dar la PSU. Era un estrés extra que todos los estudiantes debimos haber sufrido".

Asimismo, la joven también reflexionó sobre el método de selección: "Yo creo que la prueba en sí no es tanto el problema, pero creo que hay que hacer algunos cambios para medir más las habilidades que los conocimientos, pero creo que lo más importante es tomar en cuenta otras cosas, como, por ejemplo, cartas de motivación, tomar en cuenta las actividades voluntarias que se hayan hecho, prácticas, participación en deportes, etc., para seleccionar a los alumnos de manera más integral".

Comenta