Cómo el error de Siches reactivó al piñerismo y unió a la derecha

Rodrigo Delgado habla en un punto de prensa posterior al consejo de gabinete de este lunes en el Palacio de La Moneda. Foto: Luis Felipe Araya / Agencia Uno.

Rodrigo Delgado habla en un punto de prensa posterior al consejo de gabinete de este lunes en el Palacio de La Moneda. Foto: Luis Felipe Araya / Agencia Uno.

El expresidente Piñera, sus exministros y exsubsecretarios se activaron rápidamente luego de que la ministra del Interior acusara que, durante su administración, se realizó un reingreso de migrantes que habían sido expulsados del país. El exministro Rodrigo Delgado, quien recibió un llamado de disculpas de Siches durante esta mañana, estuvo en coordinación con Piñera para ver cómo reaccionar. En paralelo, Chile Vamos y el Partido Republicano alistan ofensivas.


“¿De verdad dijo eso?”. Fue la pregunta más recurrente que se hizo ayer en los distintos grupos de WhatsApp de exautoridades del gobierno de Sebastián Piñera. Los personeros de la exadministración hacían alusión a las declaraciones de la ministra del Interior, Izkia Siches, quien este miércoles, durante una sesión en la Comisión de Seguridad Ciudadana en la Cámara de Diputados, acusó que durante el gobierno de Sebastián Piñera un avión lleno de inmigrantes que había sido expulsado regresó al país con la misma tripulación.

“Realmente es algo gravísimo. La cantidad de recursos que implica trasladar un avión lleno de personas y retornarlo entero. ¿Dónde están esas personas que tienen indicación judicial de expulsión? Por lo mismo, cuando hagamos nuestras expulsiones que sean necesarias, tenemos que garantizar que no nos pase lo mismo, porque es una chambonada, a nivel nacional, que es realmente impresentable”, dijo la secretaria de Estado. En su intervención añadió con ironía que felicitaba a la administración anterior por haber tenido “la capacidad de tapar esto con tierra”.

Las declaraciones de la jefa de gabinete reactivaron a todo el “piñerismo” desde el expresidente hacia abajo. Unos estaban sorprendidos; otros, molestos. Por lo mismo, el exministro del Interior Rodrigo Delgado reaccionó, cerca de dos horas después, a través de su cuenta de Twitter.

“Descarto absolutamente los dichos de la Ministra Siches en comisión de seguridad de la cámara y le solicito que transparente ahora los antecedentes concretos de su denuncia, fecha del vuelo y nómina de pasajeros que habrían vuelto a Chile”, manifestó.

El extitular de Interior agregó que “cada vuelo que se realizó fue en base a una rigurosa acreditación y autorización del país receptor, siendo los únicos que iban y regresaban, los funcionarios de la PDI que obviamente estaban a cargo de la seguridad del vuelo”.

Delgado, según fuentes de la exadministración, ayer y hoy estuvo en contacto con el expresidente Piñera para acordar en conjunto la forma en que reaccionarían las exautoridades de gobierno.

En el entorno del expresidente Piñera reconocen que los dichos de la ministra Siches generaron molestia, pero que se apaciguó después de que la autoridad pidió disculpas y reconoció por Twitter que cometió un error.

La llamada de disculpas

Hoy a primera hora Siches, según afirman desde la exadministración, le envió un mensaje por WhatsApp a Delgado reiterándole sus disculpas y dando a entender que aclararía el tema en una declaración a la prensa.

Asimismo, pasadas las 11.00, Siches llamó por teléfono al exjefe de gabinete para explicarle sus declaraciones y pedir nuevamente disculpas. Ese diálogo, de acuerdo a las fuentes que conocieron de su contenido, duró cerca de cinco minutos en los cuales Siches le reiteró a su antecesor que había cometido un error y que se había ocasionado por información equivocada que le habían proporcionado desde el departamento de Extranjería.

Delgado, de acuerdo a las mismas versiones, le hizo saber su malestar por la forma y fondo de la acusación y le planteó que como ministra del Interior debía tener “prudencia”.

Las mismas fuentes agregan que la titular del Interior también habría llamado al exsubsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, y al exjefe del Departamento de Extranjería y Migración, Álvaro Bellolio. Esos diálogos también habrían sido para pedir disculpas.

Durante la mañana, personeros del exgobierno transmitían que era muy grave lo de Siches, que, incluso, configuraba el delito de injurias y calumnias y que, por lo mismo, estaban evaluando qué acciones tomar. Eso sí, con el paso de las horas algunos decían que no iban a presentar acciones legales, que el carril debía ser político y, por lo mismo, aseguraban que existía coordinación con Chile Vamos, quienes se alinearon rápidamente.

Asimismo, añaden que no está contemplando ningún tipo de reacción del expresidente Piñera, quien desde temprano se encontraba en su oficina en Apoquindo 3000, pero que, por la tarde, una vez que Siches realice algún tipo de declaración, Delgado se pronunciará al respecto.

En el entorno del expresidente, hasta el cierre de esta edición, transmitían que el Presidente Boric no había tomado contacto con Piñera para abordar la materia.

Desde republicanos a Chile Vamos: La ofensiva de la derecha

Pese a que en la oposición los ánimos se encontraban tensionados luego de que el Partido Republicano y Evópoli no respaldaran la carta al TC de RN que también apoyaba la UDI, el error de Siches logró apaciguar las aguas y consiguió que el sector aparezca unido.

Durante la mañana del jueves los jefes de bancada de Chile Vamos se juntaron con los diputados Republicanos José Carlos Meza y Stephan Schubert en el café Blue Jar en el centro para dar un punto de prensa en común. “Hacemos un llamado al Presidente Boric a que se pronuncie en relación a las graves acusaciones que profirió la ministra”, dijo el jefe de bancada de Evópoli, Francisco Undurraga, en el lugar.

Ya desde la noche del miércoles que en la derecha se encontraban conversando sobre las acciones a seguir. Uno de los primeros en anunciar intenciones de una acusación constitucional fue el diputado RN, Jorge Durán, pero por esas horas no encontró eco en la coalición, y en el chat de Whatsapp de la bancada RN el secretario general, Diego Schalper le enrostró ir por cuenta propia con la idea y no respetar las decisiones colectivas del comité.

Luego durante la mañana se fueron sumando otras voces de RN, la UDI y el Partido Republicano que pidieron la renuncia, como los diputados Andrés Celis (RN) y Juan Antonio Coloma (UDI) y el presidente de Republicanos, José Manuel Rojo Edwards.

En RN se reunieron como bancada de manera telemática, a las 11 horas, instancia en la que cada uno abordó diferentes ideas. Ahí, seguía sonando la opción de una interpelación, o de crear una comisión investigadora.

Al término de esa reunión se acordó seguir exigiendo la renuncia a Siches y mandatar a abogados constitucionales para evaluar la pertinencia de una acusación constitucional, ya que en RN creen que es acusable por notable abandono de deberes, al haber emitido esas acusaciones antes sin hacer una denuncia al respecto. También se acordó buscar un encuentro con Boric en La Moneda para abordar el asunto.

El análisis en la derecha era que se descartaba una interpelación, porque eso podía unir al oficialismo, y que tampoco era conveniente una acusación, ya que a la oposición le convenía que Siches siguiera en el cargo para que continuara cometiendo errores. De ahí que la idea de una acusación se prefirió postergar a la espera de ver qué resolvían los abogados consultados.

Desde la derecha la crítica era transversal, pero algunas voces como el senador Manuel José Ossandón (RN) eran más tibias. “La ministra Siches cometió un error no propio de una ministra de Estado, por eso me gustaría ofrecerle ayuda, porque esos errores van a perjudicar en el futuro no sólo a su gobierno, sino al país”, decía.

Más tarde, los diputados del sector acudieron a La Moneda y enviaron una carta a Boric en la que le pidieron “tomar cartas en el asunto”, mientras que este viernes está contemplado que los partidos acudan a la Contraloría para que se pronuncie “sobre eventuales infracciones a la probidad o no denuncia”, dice el jefe de bancada de RN, Andrés Longton. Al lugar se espera que acudan el resto de los partidos de derecha, como la UDI representada por su jefe de bancada, Jorge Alessandri, y los Republicanos.

También se buscarán otras acciones como citarla al Congreso y pedir un pronunciamiento oficial de la Cámara de Diputados.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.