¿Cómo entraron a la sede UDI los violentistas del ‘rechazo’? Y otras dudas del “Caso Bulnes 80”

Joaquín Lavín y el diputado Jorge Alessandri emplazaron a la mesa de su partido a aclarar qué hacía Sebastián Izquierdo -líder del grupo que golpeó a civiles durante la marcha del sábado- fabricando escudos de "defensa" y "combate" en la sede Santiago del colectivo. Al cierre de esta edición, el secretario general UDI, Jorge Fuentes, dijo que pidieron un informe a la directiva comunal, que ya recibieron, y que en caso de detectar irregularidades, los pasarán al Tribunal Supremo.




Hoy no contestó nadie. Desde fuera de la oficina 21 del número 80 del Paseo Bulnes, lucía vacía cuando La Tercera PM probó suerte tocando el timbre y la puerta blanca con marco azul. Al menos entre las 10 y las 12:30 horas de hoy no se vio entrar ni salir personal del despacho del segundo piso del edificio. Sí lo hicieron constantemente funcionarios de Carabineros -tienen una oficina casi al lado- que montaron vigilancia en toda la cuadra. Poco después de las 13 horas, la rodearon con vallas papales; ambos procedimientos, según la institución, son habituales. Un escritorio lleno de papeles y cuadernos es lo único que se podía ver a través de la ventana de la ahora famosa sede comunal Santiago de la UDI.

Desde ayer, el sitio es símbolo de una polémica para el partido, luego que se viralizara por Twitter la denuncia de que el lugar sirvió de base de operaciones y bodega -durante un tiempo aún no aclarado- a Sebastián Izquierdo, el líder del autodenominado grupo “Capitalismo Revolucionario” que participó en varias agresiones durante la marcha del “rechazo” del sábado último, y que en los últimos días ha insistido en que “los vamos a matar a todos” aludiendo a sus rivales del “apruebo”. Fue otro de esos clips, donde aparecen los mismos marcos azules y murallas blancas, más un lienzo de una campaña anterior del diputado UDI Jorge Alessandri, el que destapó el caso.

El diputado Alessandri espera para mañana a más tardar una aclaración de la directiva comunal de quiénes tienen llave de la sede y quiénes dejaron entrar a Izquierdo o lo ayudaron. Además, espera que en unas dos semanas máximo el partido tome medidas disciplinarias. Pero antes de eso, y al cierre de esta edición, el secretario general UDI, Jorge Fuentes, dijo que “procedimos a pedirle un informe por escrito a la directiva comunal, que nos llegó hoy al mediodía. Y hoy en persona conversaremos con la directiva comunal para recopilar los antecedentes. Si logramos acreditar la participación de algún militante en hechos que inciten a la violencia o al odio, juntaremos los antecedentes para que ese militante sea pasado al Tribunal Supremo”.

El tema ya había encendido a las filas gremialistas, luego de que el alcalde de Las Condes y figura mejor evaluada de la UDI, Joaquín Lavín tuiteara y luego insistiera anoche en TV que “es una organización” sobre la que “hay que investigar bien cómo se financia”. Ayer, la UDI, en un comunicado público, afirmó que “el lugar donde se elaboraron los escudos no es una sede financiada con dineros públicos ni por el partido”. Hoy, el Servel confirmó a La Tercera PM que el partido solo ha declarado dos sedes, en las calles Suecia y Lota.

¿Qué pasa con los tres dirigentes regionales? No contestan sus celulares o dicen no ser ellos. Y desde anoche, tanto el sitio web del comunal Santiago -www.udisantiago.cl- y las redes sociales que contenían las fotos de las actividades realizadas en la sede y detalles sobre sus dirigentes, están abajo. Ya no se puede encontrar ni su caché.

Muchas preguntas

Al mediodía de hoy, la situación es la siguiente. Alessandri, diputado del distrito, admite que puede haber militantes involucrados. Ayer habló con la presidenta comunal, Karla Romero Sovino, y la dejó citada para mañana jueves junto al secretario general, Juan Álvaro Arce Peña, y la tesorera, Adriana Morán Moya. Es en ellos tres donde parecen estar centradas las miradas sobre este caso: el presidente regional UDI, Óscar Aguilera, concede que al menos hay responsabilidad política dados sus cargos, aunque los defiende.

La Tercera PM intentó contactar a los tres dirigentes. En el celular del vicepresidente comunal Juan Álvaro Arce Peña, que asistió a la marcha del sábado, contestó una persona que se identificó como “Carlos Ramírez”, preguntando “¿De parte de quién?”. Dijo que ese teléfono era suyo y que no conocía a ningún Juan Arce.

El problema es que en WhatsApp aparece el mismo Juan Arce Peña mirando a la cámara. Cinco minutos después, borró su foto de perfil de esa aplicación. En el de la tesorera Adriana Morán contestó una mujer que negó ser ella pero declinó identificarse. Dijo que vive en Coronel y que el teléfono es suyo “hace cinco años”.

¿Quién tiene las llaves de la sede? “Lo desconozco”, dice Aguilera. Insiste en que “es una sede histórica que la financian los propios militantes y saber quién tiene llaves o acceso la verdad no podría decirlo”. Relata que “el diputado Alessandri ha estado muchas veces en ese lugar, el diputado Coloma estuvo hace un par de semanas exponiendo las razones de por qué la UDI rechaza; yo he estado reunido con los militantes”.

Aguilera también conversó con Romero, Arce y Morán, los tres dirigentes comunales. Dice que “según lo que he hablado verbalmente con ellos, no hay ninguna vinculación de la directiva”.

Sobre el sitio web caído y la negativa de los dirigentes a dar su versión, Aguilera contesta: “Lo que me han dicho ellos tres es que no tienen ninguna relación con los hechos que se dieron a conocer por la prensa. Voy a esperar la información formal que ellos emitan y yo creo que ellos como UDI y directiva comunal se van pronunciar públicamente”.

Agrega que “son dirigentes históricos de la UDI que han desarrollado un trabajo notable en la comuna. Personalmente, no puedo aventurarme a... yo tengo la mejor de las impresiones de ellos, como personas y como dirigentes”.

-¿Como para poner las manos al fuego por ellos?

-No, no, no, no puedo. No puedo ponerlas por nadie. Yo no sé lo que ellos han hecho o no.

Letelier: “Me junté una vez con Izquierdo en la sede”

Loreto Letelier, la excandidata a diputada que defiende a rajatabla a Izquierdo, a la “Vanguardia” y “Capitalismo Revolucionario” cuenta que renunció a la UDI “hace como tres meses para no tener problemas porque iba a apoyar a José Antonio Kast”. Y aporta, dice, más datos a esta historia.

“Hay mucha gente en la UDI de Santiago, deben haber por lo menos unos 100 jóvenes que entran y salen todo el día y si ellos fueron, los pueden haber invitado. Esa sede no la paga el partido, la pagan las bases. De hecho, yo me ‘rajo’ con lucas muchas veces, como que falta plata para los gastos comunes y yo les paso 100 lucas. Siempre les aporto plata”.

Sigue: “Juan Álvaro Arce ha ido a las marchas, la Karla vive en San Borja y le han hecho pedazos su casa. A Juan Álvaro lo vi en una de las marchas”. Y asegura que “las bases de la UDI están todas en las marchas”.

Letelier cuenta también que ella ha ido recientemente a la ahora célebre sede y que “no he visto nada” de escudos ni material del grupo de Izquierdo. ¿Se ha reunido con él ahí? Cuenta que sí, que “soy amiga de Sebastián Izquierdo” y que “una vez nos juntamos en la sede de la UDI para salir”.

Tres dirigentes con historia

La directiva comunal del partido la componen tres militantes, todos antiguos.

Su presidenta es Karla Andrea Romero Sovino. En su LinkedIn publica que estudió relaciones públicas en la desaparecida Universidad del Pacífico entre 1995 y 1999. Luego de trabajar en distintas empresas como relacionadora pública y ejecutiva de ventas, en octubre de 2017 comenzó a trabajar en la Corporación de Desarrollo de Santiago, dependiente de la municipalidad de esa comuna.

En junio de 2019 pasó a ser parte del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, donde actualmente encabeza el programa de Mujer y Participación Política, que depende del Servicio Nacional de la Mujer, con un sueldo líquido mensual de $ 2.196.536. El Sernam lo dirige hoy la exalcaldesa de Huechuraba, Carolina Plaza.

El secretario comunal es Juan Álvaro Arce Peña (52). Militante histórico de la UDI, incluso actualmente es consejero nacional del partido, estudió en el Instituto Alonso de Ercilla y luego ingeniería de ejecución en Computación e Informática en el Instituto Profesional Campus.

Según publica en su LinkedIn, fue jefe de informática en la Dirección general de Crédito Prendario entre febrero de 2011 y septiembre de 2014. Tras pasar por ABCDin y Mall Plaza, ingresó al Ministerio de Obras Públicas como asesor de la Subdirección de Informática y Telecomunicaciones en junio de 2018. Ahí se desempeña hasta la actualidad, por lo cual recibe un sueldo de 1.681.500.

Arce aparecía hasta ayer en las fotos de todas las actividades realizadas en la sede comunal UDI, cuya página web “oficial” fue bajada ayer, donde también detallaba su historia como militante gremialista, la que comenzó en octubre de 1988. Fue encargado de la Juventud de Universidad de Las Américas e Instituto Profesional CAMPVS y secretario general de la Juventud Región Metropolitana (1996-97). En 1996 fue candidato a alcalde por Santiago.

Adriana Morán Moya, en tanto, es la tesorera general del comunal UDI. Profesora de Estado de la USACH, es concejal por la comuna de Santiago desde 2017, por lo cual recibe una renta bruta mensual de $790.000.

La Fiscalía Metropolitana Oriente lleva dos investigaciones, hasta el momento, vinculadas a la marcha del rechazo del sábado. Una es por un persona formalizada por porte de arma blanca y otra por un imputado detenido por el delito de lesiones leves. Ambas indagatorias quedaron asignadas a la Fiscalía Local de Ñuñoa.

Comenta