"Una provocación": UC impidió a alumnos de derecho izar bandera LGBT en el Día contra la Homofobia

La sede central de la UC ha sido escenario de manifestaciones en los últimos meses. Foto: Archivo

La sede central de la UC ha sido escenario de manifestaciones en los últimos meses. Foto: Archivo

"Una cosa es debatir y reflexionar en el plano de las ideas, pero otra muy distinta es exhibir símbolos que pudieran ser estimados como provocación", fue parte de la justificación que dio el plantel para rechazar la solicitud efectuada por el centro de estudiantes.




Lucas Olivera tiene 18 años, es homosexual, e ingresó a la Universidad Católica este año. Dice estar a gusto y que estudia en un entorno en el que nunca ha tenido problemas. "Entre los compañeros es un ambiente muy sano y seguro", dice.

Una cosa distinta, reconoce, ocurre respecto al personal directivo y administrativo de su facultad. "Es más complejo", advierte. "El problema que puede tener la comunidad LGBT en la UC tiene más que ver con la postura que tiene la universidad sobre el tema".

Este cuestionamiento, para Lucas, quedó en evidencia el pasado viernes 17 de mayo, cuando el centro de estudiantes de Derecho quiso izar la Bandera de la Diversidad en la Casa Central del plantel, en la conmemoración del Día Internacional contra la Homofobia. Es una efeméride a la que se sumaron La Moneda, el Senado, 39 municipios, el Ministerio Público y varias otras instituciones públicas y privadas.

La realización de la acción fue negada de plano por la Secretaría General de esa casa de estudios. Así lo consigna un correo enviado al Centro de Estudiantes de Derecho.

"A mí la prohibición me molestó demasiado, porque uno llega a la universidad con muchas expectativas y ver que se cierra a manifestaciones como levantar una bandera que representa la lucha contra una violencia que es real. Esto me indigna mucho", afirma.

"Una provocación"

Este año, la idea del Centro de Estudiantes era manifestar su apoyo a la lucha de los derechos de la comunidad LGBT, "respetando los conductos regulares de la universidad". En el recuerdo estaba una criticada "besatón" por el amor libre, convocada luego de que alumnos publicaran lienzos tildados de homofóbicos con la leyenda: "Pensar distinto no es una fobia", y que terminó con profesores y estudiantes contramanifestándose con una "rezatón" en el patio.

En el caso del izamiento de la bandera LGBT, planificado para el viernes pasado, el miércoles el Centro de Estudiantes solicitó el permiso correspondiente a la administración, remitiendo un correo a la Secretaría General.

"La respuesta de la Secretaría fue que no nos iban a dar permiso porque la bandera era un símbolo que provocaba. Entonces, la colgamos dentro del centro de alumnos", describe Valentina Lillo, presidenta de la organización estudiantil de Derecho.

La respuesta negativa les llegó a través de un correo electrónico. Este señala en su texto lo siguiente:

"La Universidad entiende que, en su interior, existen distintas visiones y miradas para interpretar a la persona y al mundo. Al mismo tiempo, promueve a toda persona como un ser sustancialmente digno. No obstante, sus autoridades tienen el deber de velar porque una manifestación de la legítima libertad de pensamiento no pueda ser estimada como una provocación para quienes sustentan pensamientos distintos igualmente respetables", expresa el correo firmado por Marisol Peña, secretaria general de la UC.

En la misiva que los estudiantes recibieron, la autoridad argumenta que "una cosa es debatir y reflexionar en el plano de las ideas, pero otra muy distinta es exhibir símbolos que pudieran ser estimados como tal provocación al interior de una comunidad que desea desarrollarse en paz y armonía".

"La UC se está quedando atrás"

Para la presidenta del Centro de Estudiantes de Derecho, que la universidad impida la realización de manifestaciones como izar la bandera de la diversidad, algo que múltiples instituciones llevan a cabo en Chile sin mayores problemas, es un signo de gran preocupación.

"El ambiente entre los compañeros es muy bueno, pero no puedo concebir que las autoridades y profesores que nos forman den este tipo de mensajes. Muchas instituciones se sumaron al apoyo, incluso un gobierno como el actual, que es de derecha. Lamentablemente, uno ve que la UCse está quedando atrás", señala Lillo a La Tercera PM.

La negativa emitida por la Secretaría General , fue respondida en otro correo firmado por varios integrantes del Centro de Estudiantes. En el texto afirman que "consideramos preocupante la respuesta recibida por parte de la institución. El unirse a una campaña para demostrar rechazo a la violencia que viven las personas LGBTIQ+ no responde a un mero capricho ni tampoco busca provocar a quienes mantienen un pensamiento distinto, sino que responde a la realidad que hoy enfrentan, buscando visibilizar la discriminación y distintos tipos de violencia que viven día a día y, del mismo modo, promover el respeto y la igualdad de derechos".

Desde la organización estudiantil señalan que levantaron la convocatoria a una manifestación para el próximo miércoles en el Patio de la Virgen, para "visibilizar la temática LGTB dentro de la Universidad", a la que invitaron a estudiantes de otras carreras.

En tanto, La Tercera PM contactó a la Universidad Católica con el fin de conocer su posición frente al tema. La casa de estudios señaló que a los alumnos "siempre se les ha otorgado libertad para manifestarse", y que, en el caso de banderas y otros elementos gráficos, los estudiantes "pueden disponer de espacios propios con los que cuentan". Además, recalcó que sus autoridades tienen "el deber de velar porque una manifestación de la legítima libertad de pensamiento sea realizada en los contextos y canales adecuados para mantener el respeto hacia todos los miembros de nuestra comunidad".

Comenta