¿Directo a primera vuelta? La alternativa que surge en el PS y la advertencia de Heraldo Muñoz a Narváez

Al interior del PS han surgido voces para que, en caso de no concordar una primaria convencional con la Democracia Cristiana, la abanderada socialista llegue directo a la papeleta del 21 de noviembre. La posibilidad fue desechada completamente por el timonel del PPD, mientras que en Nuevo Trato y el PL también han planteado sus dudas. En la directiva de Álvaro Elizalde, en todo caso, ya fijaron una postura y aseguran que no hay margen para el camino propio.




“Si vamos a primera vuelta no cuenten conmigo, yo me retiro de esta campaña”. Esa fue la advertencia que lanzó el presidente del PPD, Heraldo Muñoz, en una reunión con la candidata presidencial, Paula Narváez, hace algunas semanas.

El mensaje tenía como objetivo comunicar formalmente la postura del exabanderado y de su partido sobre esa opción: que sería un error la lógica del camino propio y que es crucial llegar con una candidatura unitaria del sector al 21 de noviembre.

Y si bien, según distintas fuentes, la abanderada no habría defendido esa alternativa, la advertencia del líder del PPD se da en momentos en que en algunos sectores del Partido Socialista se ha instalado la tesis de que, en caso de que la Democracia Cristiana no se abra a realizar una primaria convencional junto a Yasna Provoste, la colectividad llegue con la exministra directamente a primera vuelta.

“Hay mucha gente que sostiene esa alternativa, pero hoy día estamos centrados en que va a haber primarias. Hay comunales que han acordado que hay que ir directo a primera vuelta, uno es el de La Reina, pero hay varios más, hay una discusión sobre eso porque es demasiado tiempo el que pasa y hay mucha preocupación”, afirma el senador Carlos Montes (PS), quien ha defendido esa alternativa en caso de que no haya acuerdo con los democratacristianos. “Esperamos que la DC asuma esta necesidad de participación”, agrega.

En el comando reconocen que la opción de primera vuelta “no es algo que esté descartado”. Dicen que todo se está viendo día a día en el marco del avance de las conversaciones entre partidos. Pero - recalcan- “el objetivo ahora es la primaria o consulta ciudadana”.

La discusión en la interna surge justamente cuando la candidatura de Narváez se encuentra en un momento complejo. Después de seis meses en campaña no ha superado el margen de entre un 2% y 3% en los sondeos de opinión, lo que mantiene preocupados a los parlamentarios de la colectividad, quienes han planteado en privado la opción de que ella decline su candidatura.

En ese contexto, la posibilidad de ir directo a primera vuelta también ha sido planteada por figuras como Camilo Escalona y Osvaldo Andrade. “No hay que olvidar que la DC inscribió a Carolina Goic en 2017 directo a primera vuelta, eso tampoco se puede soslayar, no se puede descartar de antemano ninguna opción, si no hay acuerdo para generar un mecanismo de participación, yo no descartaría ninguna alternativa en ese sentido”, afirma el exministro del Trabajo, quien agrega que “cualquier solución administrativa que no contenga la consulta de la ciudadanía, tiene un problema y es que genera un desmedro para que la quede finalmente en pie. Una candidatura designada, con el mote de las cuatro paredes...políticamente y electoralmente sería un tremendo error”.

Desde esos sectores, en todo caso, admiten que hasta ahora esa no es la opinión mayoritaria al interior del Partido Socialista y que implicaría un riesgo para su elegibilidad tanto en materia parlamentaria como presidencial, especialmente si eso podría provocar una competencia a dos bandas, con Narváez y Provoste, o incluso con un tercero como Carlos Maldonado (PR).

Y pese a que en el partido y el comando insisten en que se están haciendo todos los esfuerzos para arribar a un acuerdo en un mecanismo ciudadano -ha tomado fuerza la idea de que sea una consulta electrónica-, varios en la tienda admiten que si la definición se sigue dilatando un acuerdo con la falange se ve cada vez más complejo.

“Siempre está abierta la posibilidad de ir a primera vuelta, pero preferiría que no fuera así”, afirma el senador José Miguel Insulza (PS), mientras que el timonel Álvaro Elizalde ya fijó su posición el 18 de junio pasado en entrevista con La Tercera.

“No hay margen para llegar con candidaturas por separado a primera vuelta, porque eso significaría dar la batalla por perdida. Nosotros vamos a insistir en las primarias convencionales”, dijo en esa oportunidad.

Otro senador PS recalca que la vía de avanzar a primera vuelta - como lo hizo Carolina Goic en 2017- sería un error que tendría un alto costo de cara a la negociación parlamentaria del PS.

Desde el PPD, Guido Girardi, es categórico. “Descarto totalmente que vayamos separados a una primera vuelta, es la capitulación de una opción progresista para Chile, por lo tanto, la necesidad de resolver el mecanismo es prioritario pero de responsabilidad de los partidos y no de los candidatos”, sostiene.

En tanto, al igual que en el PPD, al interior del Nuevo Trato y del Partido Liberal también hay dudas sobre la opción de primera vuelta. “Es una locura”, repiten dirigentes de ese pacto. Pese a esto, desde ese sector no descartan que se pueda llegar a esa alternativa, aunque son enfáticos en que impulsarán una primaria con Provoste.

Todo terminará definiéndose, dicen en el PS, tras la decisión que tome la DC respecto a su itinerario presidencial. Sobre eso, hasta ahora la directiva de esa colectividad prepara un calendario que presentará a su consejo el próximo lunes.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.