¿Dónde está la comunicación de riesgo ante el Covid? Salud aún no define estrategia y Colmed dice que balances diarios no sumaban

Foto: Agencia Uno.

Especialistas acusan que aún no hay una campaña clara de las nuevas autoridades, las que han implementado varios cambios relativos a la entrega de información sobre la pandemia. Ello, en un contexto en que, de acuerdo a los datos, la velocidad de vacunación contra el Covid-19 disminuyó 56% en la cuarta dosis, mientras más de 956 mil personas tienen el Pase de Movilidad bloqueado por vacunas rezagadas.




A más de un año de iniciada la inoculación masiva contra el Covid-19 en el país, más de 17 millones de personas ya cuentan con al menos una dosis de la vacuna. Hasta esta mañana, según cifras del Departamento de Estadísticas e Información de Salud del Ministerio de Salud, el 90,9% de la población objetivo (mayores de tres años) tiene su primera dosis, el 69,7% completó su esquema con dosis de refuerzo, mientras que el 9,4% lleva ya su cuarta dosis.

Pero en el primer mes de la aplicación de la cuarta dosis -que fue instruida luego de que se constatara una caída en la respuesta inmune de las personas con tres dosis- se ha visto una ralentización en el avance de la campaña. De hecho, de acuerdo al análisis realizado por el Instituto de Políticas Públicas en Salud (IPPSUS) de la Universidad San Sebastián, el ritmo de vacunación contra el Covid-19 disminuyó 56% en comparación a la tercera dosis o primer refuerzo.

Según estableció el IPSUSS, durante la aplicación del primer refuerzo se alcanzó un promedio diario de 62.932 personas inoculadas, cifra que en la cuarta dosis ha caído a una media de 28.001 vacunaciones diarias.

Aun así, la concurrencia de las personas para aplicarse los dos refuerzos es menor si se compara con la asistencia para completar el esquema basal. Por esta razón, el subsecretario de Salud Pública, Cristóbal Cuadrado, explica que la prioridad está en este grupo, pues es importante recomponer la pérdida de inmunidad.

“Estamos poniendo mucho énfasis en todas aquellas que aún no han accedido a su primera dosis de refuerzo sean las primeras personas en acceder a la vacunación, porque sabemos que después de que una persona ha completado su esquema basal se disminuye la protección. El llamado es claro y por eso mantenemos el Pase de Movilidad bloqueado a las personas que aún no tienen el refuerzo”

A la fecha, 956.552 personas tienen inhabilitado el documento, por no adquirir el refuerzo. Pero, aparte de esta medida -llevada adelante por el gobierno anterior-, la nueva administración de salud aún no establece una estrategia para seguir incentivando el plan de inmunización, pues aún está en discusión.

“Existe una situación que sin duda hay que seguir mirando con mucho cuidado, que tiene que ver con que ciertos grupos de la población que no han accedido al refuerzo. Para ese propósito, dentro de la mesa permanente de vacunas hemos convocado al Cavei y a otros expertos de las ciencias sociales para discutir los factores que podrían explicar un número importante de personas que no asisten. A partir de ese diagnóstico vamos a implementar medidas que permitan llegar a esos grupos”, concluye Cuadrado.

¿Dónde está la comunicación de riesgo?

Cuando la nueva administración de salud asumió, debutó anunciando una Comisión Nacional de Respuesta para la Pandemia, la cual está compuesta por equipos técnicos del Minsal, organizados a través de una secretaría técnica. Esta lleva dos reuniones donde han analizado el manejo de la crisis sanitaria.

Junto con ello, el equipo de la ministra Begoña Yarza tomó una serie de decisiones. Una de ellas fue terminar con los balances que, hasta el 7 de marzo, el Minsal -- encabezado por el exministro Paris- realizaba balances dos veces a la semana. En estos las autoridades sanitarias informaban del escenario epidimiológico y advertían de los cambios en el contexto pándemico. Hasta ahora, la nueva cartera de salud ha hecho tres puntos Covid-19, donde solo en uno ha estado presente Yarza.

La nueva administración definió realizar balances solo una vez a la semana -los martes,- a menos que los casos suban o el escenario epidemiológico cambie y sea necesario hacerlos con más frecuencia. Los dos últimos puntos de prensa los ha hecho el subsecretario Cuadrado y el jefe del Departamento de Epidemiología, Christian García.

Asimismo, todos los días se entregan las cifras correspondientes a los nuevos contagios y muertes, pero sin acceso a preguntas de la prensa.

Estos cambios -en medio de la ralentización de la vacunación y en vista de que la pandemia aún continúa- ponen en alerta a los expertos, los que afirman que el Minsal debiera apurar una definición.

Sergio Godoy, doctor en comunicaciones de la Universidad de Westminster y académico de la Universidad Católica, apunta a que la pandemia ha bajado su presencia mediática y que esto podría explicar que la gente la haya ”olvidado” de alguna forma.

“Creo que ha estado bien ausente la agenda, por lo menos lo medial ha estado copado más por la seguridad pública, la estabilidad económica, los desacuerdos internos de los dos bloques que componen el apoyo político al gobierno y la situación de la convención constitucional. El tema sanitario ha quedado como más a segundo plano, a mí no me consta si es que efectivamente están trabajando muy activamente o no”.

Héctor Sánchez, director del Instituto de Salud Pública de la U. Andrés Bello, es crítico y afirma que “no veo un impulso a nivel ministerial que brinde un fuerte énfasis a la estrategia comunicación y de educación, que fue la gran crítica que ellos hicieron cuando estaban en el Colegio Medico, aún no veo una respuesta, yo lo atribuyo a que están recién asumiendo”.

Respecto de la vacunación, Macarena Peña y Lillo, doctora en comunicación de la Universidad de Illinois y académica de la Universidad Diego Portales, sostiene que “estamos con los resabios que dejó el gobierno anterior, pero no está clara la política de esta nueva administración al respecto. Al parecer es mantener lo que se estaba haciendo, pero no se han visto esfuerzos nuevos para incentivar la vacunación de la cuarta dosis que ha sido bastante débil. Además, es poco clara en los turnos, por lo que las personas tienen que buscar la información”.

Ahora por ejemplo, para la semana del 28 de marzo al 3 de abril, hay cuatro calendarios simultáneos, para distintas dosis y diferentes grupos objetivos. En este escenario, las autoridades sanitarias están evaluando hacer cambios, y el subsecretario Cuadrado detalla que “simplificar los calendarios es algo que estamos conversando con el programa de inmunización y sin duda queremos avanzar en términos de como se comunica a la ciudadanía sea más sencilla, pero aún no hay cambios”.

Colmed: “Es un trabajo que parte prácticamente de cero”

El secretario general del Colegio Médico, José Miguel Bernucci, fue de los más críticos con el manejo de la pandemia y la comunicación de riesgo por parte del gobierno anterior. Hoy apela que la nueva administración está iniciando desde cero sus nuevos lineamientos.

“Lamentablemente como no ha habido un trabajo colaborativo previamente, es un trabajo que está partiendo prácticamente desde cero con solamente la experiencia previa. En ese sentido, ya hay unas primeras luces en que orientar todos los esfuerzos a aumentar la mayor cantidad de gente con tercera dosis creemos que es bueno, pero efectivamente también compartimos que nos hace falta un sentido de urgencia para poner el pie en el acelerador y proponer los cambios que se requieran”, afirma.

Respecto de la eliminación de instancias de comunicación como los balances diarios, Bernucci dijo que “se tendría que evaluar si efectivamente esos balances juegan algún rol en la comunicación de riesgo, los balances finalmente bajaban mucho la preocupación más que entregar una real comunicación de riesgo”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.