Dos semanas de cuarentena para desocupar las UCI y avanzar en la vacunación: la apuesta del gobierno tras el retroceso de la RM

Foto : Andrés Pérez

Con la cifra de contagios más estabilizada, la decisión de confinar a la capital se fundó en la fuerte presión que aqueja a las unidades de paciente crítico. Pero se prevé que este "apriete" sea más breve que los anteriores y que, cuando se retome la movilidad, el plan de inmunización muestra efectos más claros, hacia fines de este mes.




Un apriete que -si todo sale bien- podría ser el último. Esa es la apuesta del gobierno frente a la decisión de hacer retroceder a la Región Metropolitana, completa, a la fase de cuarentena.

La medida, que comenzará a regir mañana, se adoptó no tanto por el alza de los casos -que si bien crecieron un 17% los últimos 14 días en el país, esta semana se han estabilizado-, sino por la fuerte demanda que afecta a las unidades de cuidados intensivos de los hospitales y clínicas, que ayer, incluso, forzó el cierre de la urgencia de la Clínica Bupa, en La Florida.

De hecho, según el último reporte del Ministerio de Salud, durante esta jornada la capital registra un récord de internados en UCI por Covid-19. Según los datos entregados, hay 2.015 personas en unidades UCI, lo que representa la cifra más alta de toda la pandemia y que supera, por primera vez, la barrera de los dos mil pacientes en áreas de máxima complejidad en la Región Metropolitana.

Pero la tesis que manejan las autoridades es que, esta vez -la tercera, en toda la pandemia- el confinamiento en la capital sería más breve. Incluso, posiblemente acotado a solo dos semanas.

Para ello, y si bien se tiene en contra la llegada del invierno -los expertos coinciden en que implica una dificultad adicional para la contención de los virus- se tiene a la vista el caso de la Región de Magallanes, donde, tras cruzarse el umbral del 80% de las personas vacunadas con una dosis, los contagios comenzaron rápidamente a descender.

Hasta ahora se han administrado en el país 20.223.473 vacunas contra el coronavirus, con lo cual el 75,8% de la población objetivo -casi 14 millones de personas- ya ha recibido una primera dosis, mientras que el 58,5% ya cuenta con las dos.

En ese contexto, el acuerdo de las autoridades de salud y gobierno fue dar curso al confinamiento para forzar una baja más rápida de los contagios y descomprimir las unidades de pacientes críticos, mientras avanza la vacunación hasta su hito programado para fin de mes, cuando el 80% de la población objetivo habrá recibido, al menos, una dosis. Y, si se cumple el pronóstico, a contar de esa fecha la aparición de casos graves que requieran internación compleja se habrá ralentizado notoriamente.

“Estas dos semanas serán clave. El invierno y el frío juegan en contra, pero lo que estamos viendo en Magallanes es lo que esperamos se replique acá. Estas semanas de apriete son por las camas críticas, pero se ha dicho que el 70% de las personas que se están internando no están vacunadas, por lo que la idea es apurar el tranco, vacunar lo más que se pueda, tener una cuarentena corta, no más de dos semanas, y después abrir paulatinamente”, explica uno de los presentes en la reunión del jueves.

La proyección, eso sí, considera un escenario optimista. Pues desde el gabinete son claros en precisar que, si los números no ceden, el confinamiento se deberá prolongar. “No se ponen plazos fijos, depende de la evolución de la cuarentena, pero, claro, el ideal es que sean dos semanas. Siempre dijimos que queríamos cuarentenas cortas, eso desde hace meses, pero si la incidencia es muy alta o la comuna sigue subiendo contagios, se mantiene (la cuarentena)”, añaden desde el gobierno.

La población más joven y adolescente estiman, también, que será clave en los próximos resultados. Eso, pues, considerando el cronograma del gobierno, el 21 de junio comenzará la vacunación de los menores de edad de entre los 12 y 17 años, lo que implica que a finales de julio ese grupo ya se habrá inmunizado. Y si la adherencia es elevada, entre julio y agosto se podría alcanzar al 70% de la población total del país vacunada.

“Vamos a mirar con atención cómo va la vacunación en ese grupo. Es muy importante que se vacunen y creemos que el permiso de movilidad va a funcionar como estímulo. Si no, tendremos que ver algún tipo de estímulo”, aseguran desde el gobierno.

Mayor restricción de movilidad y fiscalización piden los expertos

El médico de la Clínica Indisa, Sebastián Ugarte, considera que “de alguna manera esta cuarentena viene a limitar los desplazamientos intercomunales. Sin embargo, para poder ser efectiva, ésta requiere, al menos, dos semanas. Recién al cabo de dos semanas se notan los primeros resultados de estas medidas. Dependiendo de los resultados obtenidos, no es descartable que pudiera prolongarse un poco más allá de esa fecha”. Además, agrega que esta cuarentena “debe ser bastante estricta, porque el efecto real que va a depender del cumplimiento de la disminución de desplazamiento de la población”.

Sobre los efectos económicos que implica un nuevo encierro a nivel regional, el profesor titular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Miguel O’Ryan, sostiene que es importante realizar este “esfuerzo en el momento epidémico (invierno) en que nos encontramos por lograr una limitación en las aglomeraciones, con el menor impacto social y económico familiar (...) -Pero- es difícil lograr esto sin medidas restrictivas, lamentablemente. Lo ideal sería permitir cierta actividad de sobrevivencia de las familias y pymes, pero con reducción de aforos, y favoreciendo a quienes tienen vacunación completa, además de intensificar la fiscalización para que ello se cumpla”.

El infectólogo de la Universidad de Santiago, Ignacio Silva, concuerda con que la implementación de la Fase 1 debe estar acompañada de ayudas económicas. “La cuarentena por sí sola no va a tener resultados si no se acompaña de una campaña de educación, de fiscalización y de apoyo económico para que las personas puedan quedarse en su casa durante el periodo de cuarentena”. También, el médico apoya una cuarentena abreviada y espera que “se comuniquen con claridad cuáles van a ser los indicadores epidemiológicos que se considerarán para definir el término de la cuarentena”.

Con respecto a la intención del gobierno de emular la situación en la que se encuentra la Región de Magallanes, cuya población vacunada con una dosis supera el 70%, la pediatra broncopulmonar infantil de la Universidad de Chile, Lidia Amarales, opina que “pensar que en dos semanas van a emular -a Magallanes- cuando en Santiago no han llegado a nuestras cifras de vacunación (...) y de inmunización, la cual se consigue dos semanas después de la segunda dosis, me parece que falta conocimiento de salud pública”.

Además, la experta es enfática es destacar la importancia de vacunar a los menores de edad pronto, pues es en ese nicho etario el virus también se reproduce pese a que las tasas de incidencia sean menores que en la población adulta. “La evolución -del virus en niños- es un espejo de lo que ocurre en adultos pero con prevalencias más bajas y que sí mantiene los mismos porcentajes de gravedad que la población adulta con el síndrome inflamatorio, en una pequeña población, y que significa un cuadro grave”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.