El silencioso avance de la eventual acusación constitucional a Mañalich

Jaime Mañalich llega al Palacio de La Moneda el viernes 12 de junio. 24 horas después renunciaría a su cargo en el Ministerio de Salud.

Desde el Frente Amplio ya han comenzado a delinear los fundamentos de un posible libelo para buscar establecer responsabilidades políticas del ex titular de Salud por su manejo ante la pandemia.




Distintas conversaciones han sostenido los diputados de oposición de la Comisión de Salud en su grupo de WhatsApp durante las últimas semanas para analizar “en serio” la viabilidad de una eventual acusación constitucional en contra el exministro de Salud, Jaime Mañalich, por su gestión del manejo de la pandemia.

Los intercambios entre los parlamentarios se dan luego de que algunas colectividades del Frente Amplio, como Comunes y Convergencia Social, anunciaran que comenzarían a trabajar en la recolección de antecedentes para impulsar un eventual libelo. La idea, además, había sido propuesta por parlamentarios de algunos sectores de la oposición, como el PC y el PS, el mismo día en que el exsecretario de Estado salió de su cargo y asumió Enrique Paris.

Asimismo, en la oposición apuntan a que durante la gestión de Mañalich se siguió una estrategia sanitaria “fracasada” y que provocó un alza constante en la tasa de contagios y de mortalidad del virus, con números que hoy dejan al país como la octava nación con más casos en el mundo.

En ese sentido, según explican algunos diputados opositores de Salud -donde hay parlamentarios desde la DC hasta el FA- durante las últimas semanas han estado recopilando antecedentes para impulsar el libelo y, además, comenzando a sostener conversaciones con otros sectores de la centroizquierda.

A dicha tarea, de hecho, se sumó en los últimos días Revolución Democrática, partido que inicialmente había manifestado dudas de iniciar ahora tal ofensiva. “Hay cierto consenso dentro de la oposición de que deben haber responsabilidades políticas respecto de ciertos errores que se han cometido y sus consecuencias en el contexto de la crisis y, en eso, los equipos de diversos parlamentarios están recopilando antecedentes sin tanta premura”, sostuvo el diputado y miembro de la Comisión de Salud, Miguel Crispi (RD), cuyo equipo se encuentra trabajando en el estudio de información. Y agregó: “La urgencia hoy está efectivamente en colaborar y proponer caminos distintos a los que ha tomado el gobierno para salir de la crisis, pero esto sigue avanzando y creo que bien al filo de los tres meses se terminará presentando una acusación”.

En tanto, su par de Convergencia Social, Diego Ibáñez, sostuvo que “como diputados de la Comisión de Salud estamos en la etapa de recopilación de antecedentes. En general, mi impresión es que hay faltas a la probidad y falta de servicio por parte del exministro, cuya obligación está constitucionalmente establecida. La estrategia jurídica se discutirá colectivamente una vez recopilados los antecedentes. En general, hay consenso en la oposición de acusar, pero hoy no es el momento, tenemos tres meses para ello”.

Sin embargo, algunos miembros de la instancia han planteado que hoy no sería “el momento” de presentar una acción de esa naturaleza y que, en cambio, se debería esperar a los resultados de la comisión investigadora sobre el manejo de la pandemia. Además, en el sector advierten que hoy no se contarían con todos los votos necesarios para que la iniciativa supere su trámite en la Cámara de Diputados, lo que implicaría una nueva derrota del sector en una acción como esta.

Durante este gobierno, el sector impulsó las acusaciones constitucionales en contra de tres ministros de la Corte Suprema, una en contra del exministro de Salud Emilio Santelices y también en contra de la extitular del Mineduc, Marcela Cubillos. Sin embargo, todas esas acciones fracasaron.

Por lo mismo, en la centroizquierda aseguran que si se va a impulsar una acción así, debe ser fundada en antecedentes “contundentes”, no especulativos, que garanticen que el texto va a ser aprobado. Asimismo, señalan que es de máxima relevancia iniciar un trabajo político efectivo para convencer a las distintas bancadas del sector y evitar una nueva fallida acusación constitucional.

Los posibles fundamentos del libelo

Tres son los posibles ejes que podría tener la eventual acusación al ministro Mañalich. Ese es el análisis al que llegaron los equipos técnicos del partido Comunes y que esperan empezar a compartir con el resto de la oposición.

En la colectividad apuntan a que habrá dos ideas matrices y una complementaria para argumentar que el ministro habría infringido la Constitución. La primera, explican, sería un capítulo enfocado en la gestión sanitaria y sus consecuencias, donde se incluirían los resultados de la comisión investigadora respecto de este tema.

Un segundo eje haría referencia a un supuesto “ocultamiento de datos” respecto de la cantidad de contagios en el país y los fallecidos, entre otras cosas.

Asimismo, desde el partido explican que también trabajarán en una tercera línea, en la que admiten aún no tener convicción de que haya una infracción. En la colectividad están recopilando datos respecto de una supuesta falta a la probidad, donde se podrían mencionar ejemplos como la contratación de Espacio Riesco o en los contratos relativos a las residencias sanitarias.

“Con mi equipo estamos trabajando en todo lo relacionado con la falta de transparencia y el ocultamiento de información. Si bien todavía estamos en la fase de estudio de los antecedentes, hay varias irregularidades que son conocidas y que estoy segura que aportarán pruebas más que contundentes para acusar constitucionalmente a Mañalich”, sostuvo la diputada de Comunes, Claudia Mix. Y agregó: “Estamos abiertos a sumar todos los aportes que nos entreguen otras fuerzas y actores que quieran sumarse a esta acusación”.

Sin embargo, tanto en el partido como entre los parlamentarios existe la duda de cuándo sería el momento “ideal” para impulsar la acción. Esto, debido a que si bien están conscientes de que no se podría hacer hoy en medio de la crisis sanitaria, también reconocen que se necesita un “ambiente político” para contar con todos los apoyos necesarios.

Comenta