Fuente-Alba: Rechazan recurso de amparo presentado por la defensa que buscaba anular sus confesiones

En votación unánime, la Corte Marcial desestimó las acusaciones del excomandante en jefe del Ejército, quien había señalado que, al momento de declarar, no pudo estar con sus abogados y no pudo comer ni acceder a medicamentos.




Un revés judicial sufrió la defensa del excomandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba, luego que ayer fuera procesado por eventual delito de malversación de caudales públicos por la ministra en visita, Romy Rutherford.

La Corte Marcial rechazó hace unos minutos el recurso de amparo presentado por la defensa del ex uniformado, el que buscaba anular las declaraciones donde Fuente-Alba confesó el uso de gastos de manera irregular. La sala fue presidida por Hernán Crisosto, y el fallo redactado por el ministro Carlos Gajardo. El resultado fue 4 a 0. Esta sala es la misma que revisará la libertad de Fuente-Alba, luego que fuera rechazada por la jueza Rutherford por ser un peligro para la seguridad de la sociedad.

El recurso aludía a que, durante algunas declaraciones, el imputado no pudo contar con defensa letrada (no contó con la presencia de sus abogados) y tampoco tuvo acceso a comida ni medicamentos.

El recurso rechazado fue presentado ayer, con el propósito de anular sus declaraciones del 13, 14 y 18 de febrero pasados, donde Fuente-Alba acusaba que los interrogatorios habían sido demasiado extensos -por aproximadamente once horas-, casi sin pausa y sin acceso a comida ni medicamentos.

No obstante, fue la misma Rutherford quien salió a desmentir esta versión en un texto de nueve páginas que defiende sus interrogatorios. "En todo momento se ha ocupado no solo de velar porque el legítimo derecho a la defensa se garantice, sino que además ha intentado que el encausado preste sus declaraciones en un entorno cómodo, digno y en las mejores condiciones", señala parte del documento que describe cómo la ministra actuó durante las diligencias.

En cuanto a la confesión como tal, según lo señalado en parte del procesamiento dictado por Rutherford, "el propio reconocimiento del encausado Fuente-Alba (…) admite haber utilizado fondos correspondientes a gastos reservados -que fueron entregados por el Ejército de Chile con el específico fin de ser usados en asuntos de inteligencia".

Según las disposiciones legales, estos gastos reservados no pueden ser utilizados para fines personales. De acuerdo al encausamiento, sería aproximadamente $3.500 millones el monto defraudado por el ex jefe del Ejército.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.