“Ha estado llamando como loco”: El lobby transversal de Girardi para un acuerdo por primarias sin la DC

Guido Girardi

En medio de la resistencia que ha despertado su tesis de unas primarias solo con el "progresismo" al interior de la centroizquierda, el senador ha activado sus redes en todo el arco opositor. Llamadas y reuniones por Zoom con candidatos presidenciales y presidentes de partido, han sido parte del plan para convencer al sector.




“Ha estado llamando como loco”. Así resumen en la oposición las frenéticas gestiones que ha desplegado el senador del PPD Guido Girardi para lograr el que se ha convertido en uno de sus principales objetivos: que su propuesta de una primaria del “progresismo” sin la DC tome fuerza al interior de la centroizquierda.

Los contactos del legislador se dan justamente en medio de que el consejo general de su colectividad aprobara este sábado un esquema que incluye esa alternativa y cuando en la propia Unidad Constituyente varios dirigentes -principalmente desde el PR, el PRO y Ciudadanos- han tomado distancia de esa opción.

Así, incluso antes de que su propuesta fuera ratificada por el PPD -instancia en la que además se aprobó dar prioridad a candidatura única con el PS o, en su defecto, ir directo a la primaria de la Unidad Constituyente-, el legislador activó sus redes en distintos sectores y más allá del Partido Socialista, colectividad en la que se han concentrado las negociaciones.

A través de llamados y reuniones por Zoom el senador por la Región Metropolitana ha contactado a dirigentes del Frente Amplio como Catalina Pérez (RD), Miguel Crispi (RD), Jorge Ramírez (Comunes) y cercanos al abanderado presidencial de parte del bloque Gabriel Boric (CS) para socializar los beneficios políticos que, a su juicio, tendría una primaria que fortaleciera el eje del socialismo democrático.

Lo que debiéramos tener es una Nueva Mayoría, más el Frente Amplio y la ciudadanía. Si queremos derrotar a la derecha tenemos que tener, por una parte, una izquierda progresista reconsolidada. Por otro, un nuevo referente que además tenga ciudadanía y, finalmente, una Nueva Mayoría ampliada. Y esas son etapas sucesivas. Por eso tenemos que ir a una primaria legal y, luego, en la primera vuelta, consolidar este referente, para en la segunda, con la DC y el FA y otros actores, reconstituyamos una fuerza política que pueda ofrecer una alternativa al país”, explicó el pasado 9 de abril en entrevista con La Tercera.

Ese es el mensaje que ha entregado en sus contactos con dirigentes del Frente Amplio. Desde ese bloque, sin embargo, sostienen que ellos insistirán en una primaria de toda la oposición y que la tesis de Girardi complica aún más el dilema que históricamente ha enfrentado esa coalición, respecto de apuntar hacia el PC o a la ex Concertación.

“He hablado harto con Guido y la mirada de hacer una primaria sin la DC y sin el PC se queda corta. Hay una decisión más electoral que de contenidos, a mi juicio, para evitar competir con Jadue. De fondo creo que la oposición está al borde de cometer un tremendo error. Si a primera vuelta llegamos todos divididos, va a ser imposible derrotar a la derecha. El problema es que están todos con la calculadora en la mano”, sostiene Crispi.

Y agrega: “Paralelamente, hay un esfuerzo programático amplio que está avanzando harto. Todos predican sobre los contenidos y al parecer a nadie le importa. El FA no va a estar en una primaria sin el PC, no hay margen para algo así. Pero a su vez, una primaria del FA y el PC se queda corta”.

En tanto, desde Comunes -colectividad que el senador Girardi considera “clave” para destrabar el debate en el Frente Amplio- Ramírez sostiene que “me parece importante, sobre todo en el momento que estamos viviendo, que se sinceren posiciones y se evalúen alternativas que nos permitan construir un camino que incorpore a la ciudadanía y movimientos sociales. La propuesta de una articulación para primera vuelta de las fuerzas de cambio y transformación que representamos a la izquierda popular y democrática es interesante y habrá que conversarla, siempre y cuando no perdamos el objetivo de este momento histórico: terminar con el gobierno de la derecha y avanzar en transformaciones profundas para nuestra sociedad, radicalizando la democracia y recuperando la soberanía popular”.

Si bien Girardi se ha contactado solo con el entorno de Boric -desde su equipo aseguran que no ha conversado con él sobre el tema- quien sí se ha comunicado con el abanderado es el candidato PPD, Heraldo Muñoz. Según fuentes del círculo del excanciller -quien mantiene una relación fluida con el diputado- ambos han sostenido distintas conversaciones en las que han abordado los posibles esquemas y alternativas en torno a la definición presidencial, como la propuesta de Girardi o que Boric se sume a una eventual primaria de Unidad Constituyente.

Además del Frente Amplio, el senador ha mantenido contactos con dirigentes de Nuevo Trato como el candidato presidencial de ese sector, Pablo Vidal y el diputado del Partido Liberal, Vlado Mirosevic. Y también con el timonel y candidato presidencial del Partido Radical, Carlos Maldonado y el exabanderado del PRO, Marco Enríquez-Ominami.

“Nosotros siempre hemos estado por la máxima unidad posible de toda la oposición, unidad política y programática, unidad en lo presidencial pero también en otras elecciones donde hemos fallado, y evidentemente buscaremos primero esa unidad con las fuerzas progresistas y liberales con las que nos sentimos más cercanos”, afirmó Vidal.

Asimismo, la semana pasada sostuvo una reunión vía Zoom con representantes de la Federación Regionalista Verde Social (FRVS), partido que comparte coalición con el PC.

En esas conversaciones desde ambos sectores le han transmitido a Girardi su disponibilidad para evaluar una primaria que fortalezca el eje del socialismo democrático. “Creo que es interesante”, dijo la semana pasada el presidente del FRVS, Jaime Mulet.

Con la DC no ha habido contactos directos de Girardi, sin embargo, el viernes pasado en una reunión que sostuvieron las directivas de ambos partidos, el PPD le transmitió al timonel decé, Fuad Chahin, un mensaje de tranquilidad: que una primaria sin ellos no implicaría en ningún caso aislarlos de un acuerdo parlamentario para noviembre.

Con todo, el senador Girardi manifestó que “el que en Chile exista una fuerza socialista democrática con una clara propuesta de futuro que ofrezca gobernabilidad, que tenga tema fundamental la ecología en un mundo que está amenazado, la lucha contra la desigualdad y el adecuar la instituciones para que puedan dar gobernabilidad a esta nueva civilización digital, es fundamental”

Y agregó: “Esto no es para excluir a nadie, sino para justamente tener una fuerza política relevante que se haga cargo de su tiempo y que construya también alianza con el centro político, la DC y que sea una alternativa viable, distinta, a la que ofrece la izquierda tradicional representada por el PC y Pamela Jiles”.

La encrucijada en el PS

En el Partido Socialista admiten que el voto político aprobado por sus socios el fin de semana, los deja en una “encrucijada histórica”. Así lo planteó esta mañana el expresidente del partido, Camilo Escalona, en una columna publicada en Cooperativa.

“...El socialismo chileno debe asumir su responsabilidad y luchar contra la dispersión de la oposición. El PS no debe optar por la añeja y estéril fórmula de liderar a los más cercanos y renunciar a su vocación de configurar una mayoría capaz de transformar el país. La derecha ha llevado el país a un descalabro social que no puede continuar, en el caso que ganara las elecciones presidenciales sería un desastre para Chile. El cambio en la conducción del Estado es el objetivo del período, a fin de crear un camino de solución de la crisis nacional. Eso exige unidad y no dispersarse en innumerables opciones que se anulan entre sí. En suma, el PS está en una encrucijada histórica”, sostuvo el dirigente, quien ha abogado por una primaria de la Unidad Constituyente, es decir, incluyendo a la DC.

El dilema del PS divide al ala más tradicional de la colectividad, quienes defienden el eje histórico con el centro político versus las nuevas generaciones que apuestan a una mayor izquierdización. “No hay una mayoría en el PS para eso”, es lo que su timonel Álvaro Elizalde le ha transmitido a Girardi en las ya incontables reuniones y contactos que han tenido para abordar el tema.

Pese a todo, en el partido aseguran que como el PPD desahució el acuerdo que tenían para alcanzar un candidato presidencial común entre Muñoz y Paula Narváez (pese a que se ratificó como prioridad en el voto político, todos reconocen que a estas alturas es inviable), el Partido Socialista “no va a bailar al ritmo” de sus socios y tomarán una decisión de su política de alianzas cuando la colectividad lo estime conveniente. “No nos sentimos presionados”, afirman en la tienda de París 873

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.