La accidentada escapatoria del puma en Lo Barnechea

Puma se encuentra en la cima de un arbol dentro de un domicilio particular

Ajeno al revuelo que provocó, el puma permaneció tranquilo en su rama durante horas.

El felino permaneció encaramado a la rama de un árbol durante alrededor de 17 horas en el jardín de una residencia en un sector de camino a Farellones. Pese a todas las precauciones, el animal cayó al suelo luego de ser sedado.




"Pensamos que había un robo en la casa cuando vimos llegar los vehículos de Carabineros". Esa fue la primera impresión que los vecinos de la tranquila calle Pastor Fernández, en Lo Barnechea, en el sector de camino a Farellones. Pero no se trataba de un asaltante, sino de un visitante harto inusual. Era un puma que incursionó en territorio humano, probablemente en busca de comida.

Según testimonios de habitantes de ese sector, los primeros indicios de la presencia del felino fueron los ladridos de los perros. Asustado y acosado por los canes, el adulto juvenil escapó. Y en su fuga sorprendió a una vecina que cuidaba su jardín.

"Ella estaba regando y le saltó el puma al frente", relató Nicolás Blanchard. Él y otros residentes concurrieron al frente del domicilio alertados por el grupo de WhatsApp que crearon para comunicarse en el caso que se produzcan asaltos u otras emergencias en el barrio.

En su fuga, el puma siguió su instinto y trepó a un árbol de gran altura. Luego se acomodó en una rama adecuada a unos 8 o 10 metros de altura. Ajeno al revuelo que crecía abajo, mientras personal de Carabineros, funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y del Zoológico Metropolitano se congregaba esta mañana al pie del árbol, el ejemplar se puso a dormitar.

"Por favor, traten de moverse lo menos posible. El puma los está viendo y se altera", recomendó, preocupada, una funcionaria del SAG esta mañana a curiosos y periodistas que presenciaban la escena, mientras un tirador preparaba un arma de aire con el fin de inocularle al animal un dardo con tranquilizante.

Debajo, fueron instalados elementos para suavizar la caída del animal. Toda la operación fue transmitida en directo, y no solo por medios nacionales: el diario español "La Vanguardia" mantuvo una emisión minuto a minuto a través de su canal de Youtube.

Minutos antes de las 13.00 horas, el puma, aturdido, finalmente cayó de la rama y quedó colgado de cabeza en otra más cercana al suelo. Mientras funcionarios del SAG se esforzaban en bajarlo, el felino cayó al suelo, donde fue cubierto rápidamente con una red. Desde allí fue llevado en un vehículo hasta el zoo capitalino.

Ocupación de su hábitat

"En este sector es primera vez que ocurre algo así. Sabemos que en el sector del Santuario de la Naturaleza andan, y yo vi huellas que parecían de pumas", relató otra vecina, Marcela Sanhueza.

Tras una larga espera, a las 12.28 el dardo hizo blanco. El puma se levantó, se relamió y luego volvió a echarse. El tranquilizante, explicaron desde del SAG, tarda varios minutos en hacer efecto.

El director nacional del SAG, Horacio Bórquez, explicó que el fugitivo es un ejemplar juvenil, de unos 30 kilos. Tras el rescate, si todo sale bien, el puma será sometido a una revisión física y veterinaria, y posteriormente, será trasladado al recinto del Parque Metropolitano.

[caption id="attachment_469342" align="alignnone" width="300"]

Rescate de puma

Funcionarios del SAG colocaron colchonetas bajo el árbol.[/caption]

"Este entorno donde llegó el animal, antiguamente era su hábitat natural. No es algo inusual que suceda. Lamentablemente, fue el hombre el que ahora reside en esos lugares", precisó Bórquez.

"Creemos que se perdió de su manada o  eventualmente habría bajado a buscar comida. Eso es algo que estamos determinando", aseveró.

Francisco Squeo, investigador del núcleo científico Instituto Ecología y Biodiversidad, precisó que el estado de conservación de los pumas en Chile es de especie "casi amenazada", según los registros del ministerio del Medio Ambiente. "Han crecido tanto las  ciudades que se puede ver que las viviendas 'invadieron' su espacio en la precordillera. También debido a la escasez de comida, descienden a buscarla", añadió.

Squeo indicó, como contexto, que los pumas recorren diariamente entre 50 y 100 kilómetros y en general, "se desplazan en solitario, con excepción de las madres cuando salen a cazar".

Comenta