La carrera por el antídoto del Covid-19: Janssen escoge a Chile para estudio clínico de una segunda vacuna

Además del convenio Sinovac-UC, Chile podría tener cuatro estudios clínicos de vacunas contra el Covid-19 desarrollándose en paralelo durante los próximos meses.

Al convenio que tiene el laboratorio chino Sinovac con la U. Católica, en los próximos días se sumarían otras tres investigaciones clínicas que tendrán a Chile como escenario de las pruebas experimentales. Una de ellas es esta farmaceútica estadounidense, de Johnson & Johnson, que anunció a nuestro país entre los latinoamericanos seleccionados que serán parte del estudio en fase tres. El proceso se iniciará en septiembre, en conjunto con la Facultad de Medicina de la U. de Chile. También se sumarían los estudios de “la vacuna de Oxford” y del laboratorio CanSino.




Hace más de un mes, en el reporte diario de casos de Coronavirus, el ministro de Salud, Enrique Paris, detalló que Comité Interministerial de Vacunas -Presidencia, Ciencia y Tecnología, Salud y Cancillería- tenía en carpeta tres posibilidades de vacuna, “que están muy avanzadas, en la fase tres del estudio”.

Una de ellas, y que se anunció de manera oficial por esos días, fue el convenio alcanzado por el laboratorio chino Sinovac y la Universidad Católica, para comenzar el ensayo clínico durante los primeros días de septiembre.

Sin embargo, y con noticias alentadoras desde otros laboratorios de nivel mundial, la inquietud entre los expertos apuntaba a “diversificar” este tipo de iniciativas, en otros recintos y con otras farmaceúticas, con el fin de poder tener un mejor acceso al antídoto una vez que esté listo.

Así, tanto las carteras involucradas como el comité de asesores científicos de la estrategia nacional de vacunas Covid-19 y las mismas instituciones de salud del país, comenzaron a sostener conversaciones con distintas empresas farmaceúticas, todas con proyectos en pleno desarrollo.

A propósito de esas gestiones, ayer la farmaceútica Janssen -de la estadounidense Johnson & Johnson- confirmó que seleccionó a Chile entre los países de Latinoamérica para participar de la fase tres del estudio clínico de su vacuna. Entre los escogidos también está Perú, Colombia y Brasil.

“Este estudio está previsto para septiembre, sujeto a revisión por parte de la autoridad sanitaria. Se tuvo en cuenta la prevalencia actual de la enfermedad, la demografía y los requisitos de las autoridades sanitarias”, detalla la comunicación oficial del laboratorio, a la cual tuvo acceso La Tercera.

En la ficha publicada sobre el estudio, en el sitio Clinical Trials, se detalla que participarán la Facultad de Medicina Universidad de Chile, el Hospital Padre Hurtado y el Hospital Hernán Henríquez Aravena en Temuco, entre otros recintos.

El doctor Miguel O’Ryan, investigador principal de esta prueba clínica en la U. de Chile, explica que la vacuna proporcionada por Janssen es “de vector viral, distinta a la de Sinovac (virus inactivo), y más parecida a la de Oxford. Se utiliza este vector viral para introducir el sedimento genético de Coronavirus para que así la celula produzca la respuesta inmune”.

El estudio tiene contemplado hasta 60 mil participantes a nivel mundial y aún debe definirse cuántos voluntarios aportará Chile. Sin embargo, una de las innovaciones que destaca O’Ryan -quien también es parte del comité de asesores científicos-, es que a diferencia del ensayo de Sinovac, el experimento estará abierto no solo para funcionarios de la salud.

“En este estudio no serán exclusivamente personas del área de la salud, pueden ser otras personas y estamos trabajandolo con los centros, definiendo la operacionalidad, cómo vamos a vacunar, dónde lo haremos. No hemos empezado a reclutar aún, pero la intención es iniciar ese proceso en septiembre”, detalla.

Por lo pronto, luego de que Janssen manifestara su intención de probar su antídoto en el país, el comité de ética al que fue presentado el dossier, aprobaría la realización del ensayo durante los próximos días, que es un paso clave para derivar las muestras al Instituto de Salud Pública (ISP), puesto que es esta entidad la que entrega las autorizaciones para el uso provisional de productos farmacéuticos sin registro previo y para fines de investigación científica o ensayos clínicos.

Desde el Ministerio de Ciencias, el ministro Andrés Couve señala que aún hay un último paso para cualquier laboratorio clínico que desee iniciar pruebas en el país, que es la autorización del ISP: “Una vez que se cumplan los procesos y formalidades de nuevos convenios, que incluye la presentación oficial ante el comité interministerial y análisis en materias como cláusulas preferentes, se harán los anuncios oficiales. Esta agenda es de suma relevancia en este contexto y el Presidente Piñera le ha puesto la mayor prioridad”.

China, Temuco y Oxford

En paralelo, en Temuco, en la Universidad de la Frontera, ya se han iniciado las tratativas para contar con la vacuna del laboratorio chino-canadiense CanSino, e iniciar un estudio clínico similar al de Sinovac-UC: centrado en los funcionarios de la Salud.

Fernando Lanas, académico de la UFRO e integrante del comité coordinador del ensayo clínico con dicho laboratorio, precisa que “esta fue una propuesta del comité de vacunas, de las universidades, que es el mismo que llevó a la Universidad Católica la vacuna con Sinovac. La sugerencia fue centrar este estudio en las ciudades del sur de Chile y en el personal de la salud”.

De momento, participarían voluntarios de los hospitales de Higueras, Temuco, Valdivia, Osorno y Puerto Montt. ”El lunes de la semana pasada el Comité Nacional de Vacunas iba a entregar la propuesta técnica al Ministerio de Ciencias, y este lo lleva al comité interministerial, donde participan Salud y Relaciones Exteriores. Ahí el gobierno puede negociar con la empresa que produce la vacuna, de modo que, si Chile participa, tengamos una opción favorable”, comenta el doctor.

Si bien aún no hay fecha de inicio, el estudio de CanSino a nivel mundial necesita de 30 mil personas y Chile aportaría con 3 mil a 4 mil voluntarios. “Se vacuna a las personas con el tratamiento activo o el placebo, y se reportan a lo largo de los meses los nuevos casos de Covid en ambos grupos”, añade Lanas sobre la metodología.

AstraZeneca, en tanto, responsables de la “vacuna de Oxford”, ya habrían iniciado conversaciones con Clínica Las Condes. Las tratativas, que se han mantenido en máxima reserva, están en evaluación por parte del recinto asistencial, quienes se referirán al proceso una vez que la propuesta tenga una respuesta desde el comité de ética de la clínica.

Sobre los avances de Sinovac, desde la UC, la doctora Susan Bueno, directora científica del estudio, señala que siguen “a la espera de la aprobación del ISP. Una vez que se cuente con esta aprobación se podrá iniciar el reclutamiento de voluntarios”.

El decano de la Facultad de Medicina de la Universidad San Sebastián, y parte del comité científico, el doctor Carlos Pérez, precisa que en el país “todos estos laboratorios están en ese nivel de avance. Lo más probable es que vamos a poder estar realizando en las próximas semanas varios estudios de forma paralela, lo cual es muy bueno”.

De todo el espectro de las vacunas, Pérez señala que en Chile ya se descartó el testeo del antídoto que elabora el laboratorio estadounidense Moderna, pues ellos decidieron probarlo solo en EE.UU., siendo descartado en el comité.

Comenta