La realidad de las vacaciones de invierno adelantadas: asistencia en establecimientos municipales no supera el 2%

El gobierno decidió adelantar las vacaciones escolares de invierno en las regiones de Arica y Parinacota hasta Los Lagos.

A pesar de que por instrucción del Mineduc los colegios públicos y subvencionados se mantienen abiertos para recibir a niños que no tengan por quién ser cuidados o que necesiten recibir su alimentación, la presencia de estudiantes escasea, habiendo liceos y escuelas a los que ni siquiera han llegado alumnos.




Cuando los ministerios de Educación y Salud decidieron adelantar las vacaciones de invierno y extender hasta un total de 25 días el receso, el plan central era provocar un quiebre en los contagios de las enfermedades respiratorias que llevaron a una explosiva ocupación de camas pediátricas. Esto, según analizaron, sería posible si es que aceleraban el que niños y niñas dejaran de compartir espacios.

Con el correr de los días las carteras tuvieron que matizar y corregir la medida -sobre todo tras las exigencias de carteras del comité político y del propio Presidente Boric- y con ello se precisó que los establecimientos educacionales se mantendrían abiertos para aquellas personas que no tuvieran con quién dejar al cuidado a sus hijos, además de aquellos estudiantes que requirieran recibir la alimentación que habitualmente entrega la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb).

Los sostenedores, con críticas de por medio, se organizaron con “decisiones propias”, según comentaban hasta la semana pasada, y se aprestaron así para recibir a sus alumnos. Y aunque incluso hicieron encuestas previas para tener un número aproximado de asistentes, solo el inicio del receso tendría una panorámica real.

¿Cómo fue? ¿Cuántos alumnos han asistido a los establecimientos -principalmente municipales- que debían permanecer abiertos?

Esto se produjo con todas sus letras este lunes, toda vez que, aunque el último día de clases del primer semestre fue el 29 de junio, entre el 30 de junio y 1 de julio hubo jornadas de planificación y evaluación para equipos educativos. Ayer los colegios abrieron sus puertas por primera vez exclusivamente para recibir a los estudiantes que no se podían quedar en sus casas. O incluso para algunos que solo fueron a recibir comida. Y lo que muestra una primera aproximación es que un bajísimo porcentaje de estudiantes acudió a los recintos.

Así, por ejemplo, según los registros de Puente Alto, este lunes ningún estudiante de los 15.981 que tienen como matrícula en sus colegios municipales asistió por no tener quién lo cuidara, pero sí acudieron 178 a recibir alimentación, es decir, apenas un 1,11%. Situación similar se vivió en Estación Central, donde de sus 9.010 alumnos, ninguno fue para ser cuidado y sí 74 (0,82%) recibieron comida, mientras que, en Huechuraba, de los 3.388 menores que componen su matrícula, asistieron 11 estudiantes (0,32%) y apenas entregaron siete raciones de comida.

“Es positivo que las familias no tengan la obligación de llevar a sus hijos a la escuela, donde hay una alta probabilidad de contagiarse”, dice Carlos Cuadrado, alcalde de Huechuraba, quien detalla que en su comuna los colegios han permanecido abiertos, “pero hasta ahora se registra una baja asistencia, lo que demuestra que la comunidad, inteligentemente, ha sabido adecuarse para proteger la salud de los niños y niñas”. Y es que incluso en los jardines infantiles la tendencia se repite: de cuatro establecimientos, en tres no llegaron niños y en otro llegaron siete, aunque originalmente esperaban 27 en total.

En las comunas con grandes cantidades de estudiantes hubo situaciones parecidas. Como Providencia, donde cuentan con 10.963 estudiantes y abrieron su ‘Guardería Pro’ para 150 alumnos de entre kínder y sexto básico, pero también recibieron a otros 138 (1,25% de la matrícula) para comer. A su vez, en Maipú, donde de los 16.189 que componen la matrícula de sus 26 escuelas y liceos ninguno acudió por temas de cuidado, pero sí se entregaron 25 raciones de desayuno y 154 de almuerzo, totalizando 179, con establecimientos donde nadie acudió. “Para los estudiantes que han requerido atención, se ha generado un sistema de turnos en los establecimientos educacionales. Sin embargo, la aplicación de este sistema no ha sido necesaria. Solo han funcionado los turnos con personal directivo y personal asistente de la educación para la atención de estudiantes que necesiten desayunar o almorzar en las escuelas, que ha llegado a menos del 1% de la matrícula total de la educación municipal de Maipú”, cuenta Ignacio Cáceres, secretario general de la Corporación de Educación.

En Independencia, Renca y Ñuñoa ayer se dieron porcentajes similares de asistencia respecto de la matrícula total.

Desde la Dirección de Educación Municipal de Independencia, señalan que el 30 de junio y 1 de julio en sus escuelas y liceos se realizó la jornada de evaluación y planificación, por lo que solo se entregó el servicio de alimentación, sin actividades extraescolares, las que comenzaron este lunes, con las ‘Vacaciones Entretenidas’. En dicha comuna, el 30 de junio se entregaron 46 raciones, el 1 de julio fueron 32 y el lunes 4 de julio bajó a 19 (0,31% de la matrícula). Hay, de hecho, establecimientos que no han visto estudiantes, como el Balmaceda o la Escuela Básica Luis Galdames.

En Renca detallan que de su matrícula de 7.237 menores, solo seis asistieron por motivos de cuidado y otros 18 acudieron a ser alimentados, totalizando 24, es decir, un 0,33% de la matrícula, mientras que en Ñuñoa la alcaldesa Emilia Ríos asegura que le informaron a las familias que los establecimientos estarían abiertos para recibir a los estudiantes que necesitasen recibir su desayuno y almuerzo, pero que “respondiendo también a las bajas temperaturas de estos días, hoy (lunes) recibimos cerca de 50 estudiantes, conforme a lo que teníamos planificado”.

Hacia el norponiente, en Quinta Normal, entregaron 164 raciones de comida, lo que representa un 1,67% de sus 9.763 alumnos repartidos en 17 establecimientos municipales. “Estuvimos conversando con los apoderados y muchos nos contaron que ajustaron la organización familiar en este periodo y que el factor del frío y las lluvias también hizo que las niñas y niños se quedaran en casa”, asegura la alcaldesa Karina Delfino. Su par de San Miguel, Erika Martínez, dice que del universo de casi 4 mil estudiantes de sus establecimientos, han recibido a alrededor de 40. “Mientras exista un estudiante con alguna necesidad y debamos acompañarlo, vamos a mantener nuestros establecimientos abiertos y a disposición”, asevera.

En su vecina San Ramón, donde cuentan con una matrícula de 3.396 estudiantes, apenas 35 fueron para ser cuidados y 117 para almorzar, lo que representa un 3,44%. “A partir de hoy (lunes) estamos recibiendo a niños y niñas de todos los establecimientos para que el servicio no pare. Estamos trabajando de forma óptima y, sobre todo, pensando en la comunidad”, dice el alcalde Gustavo Toro. Asimismo, en Melipilla cuentan que solo cuatro menores asistieron por temas de cuidado y un total de 61 almorzó. La matrícula municipal, en su caso, es de 10.722.

En Lo Barnechea, en tanto, tuvieron colegios sin presencia de menores, como el Farellones o el Fermín Vivaceta, mientras que en el Madre Tierra una mamá retiró un almuerzo. Por su parte, en el colegio de nombre homónimo a la comuna se dieron 100 raciones de almuerzo, pero la mitad de ellos fue para el programa “De 4 a 7″ para el cuidado de hijos de personal de Carabineros que no necesariamente corresponden a los casi 1.700 de la matrícula municipal. De igual forma, desde La Reina el alcalde José Manuel Palacios detalla que en los colegios municipales, donde hay una matrícula de 3.820 estudiantes, “en esta primera semana han asistido 32 niños a los establecimientos, además de 12 estudiantes a los que se les está haciendo entrega de la alimentación”.

Incluso hacia regiones la situación es más o menos similar. Por ejemplo, de los 19.325 alumnos de los colegios municipales de Rancagua, solo 112 asistieron por diversos motivos y todos recibieron alimentación, lo que implica apenas un 0,57% de la matrícula comunal.

“Hemos aprovechado de poner en práctica una serie de actividades, en que, en combinación con la división de Salud y otros estamentos, como Deportes, hemos implementado una serie de actividades que han ayudado a contener, mejorar la convivencia, ayudar con la salud mental de las comunidades que han vuelto después de dos años. Han sido espacios lúdicos para niños y también hemos seguido entregando el servicio de alimentación Junaeb”, señala Eduardo Castro, jefe de la división de Educación de la Corporación Municipal.

En Temuco, en tanto, 17 estudiantes asistieron por motivos de cuidado y otros 195 para recibir alimentación, totalizando 212 (1,32%) de los 15.990 que componen su matrícula. En los jardines el porcentaje fue un poco más alto: ayer fueron 46 de 1.353, es decir, 3,39%. “Los 69 establecimientos estarán abiertos hasta el miércoles 6 de julio, y padres, madres o apoderados pueden ir a dejar a estudiantes en caso de necesidad. Como municipio entendemos las necesidades de las familias y estaremos disponibles para apoyar en lo que estas requieran garantizando al menos la alimentación y el cuidado”, asegura el alcalde Roberto Neira.

“Quisiera agradecer a las familias, que sabemos que han hecho grandes esfuerzos por organizarse y poder mantener a sus hijos e hijas resguardados, comprendiendo que la suspensión de clases por cinco días fue una decisión sanitaria que debimos tomar frente a una alta circulación viral y preocupante ocupación de la red asistencial”, señala Marco Antonio Ávila, ministro de Educación, quien agrega que según la información que han podido recoger, a modo general ha existido “una muy baja asistencia de estudiantes a los establecimientos educacionales”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Investigadores crearon un parche que se adhiere a la piel y que está compuesto por una bacteria que produce energía a partir de la evaporación del sudor, pudiendo obtener más de 18 horas de electricidad continua.