La tragedia aérea en Piñera I que marcó el destino político del gobierno

El accidente de Juan Fernández provocó que la carrera presidencial en La Moneda se adelantara más de lo esperado con dos ministros ya posicionados, mientras que la movilización estudiantil del 2011 provocó un duro momento para las pretensiones del Ejecutivo. Aquí, un relato de cómo el primer mandato de Piñera vivió ambas situaciones. 




No son parecidos y sin duda el contexto y su magnitud es diferente. Pero otra vez -exactamente 8 años, 3 meses y 7 días después-, el Presidente Sebastián Piñera debe enfrentar desde La Moneda un nuevo accidente aéreo, también con un conflicto social en las calles.

El 2 de septiembre del 2011, y cuando las movilizaciones estudiantiles ya llevaban cinco meses, el avión Casa 212 de la FACh sufrió un accidente en el Archipiélago de Juan Fernández donde fallecieron 21 personas. A bordo se encontraban el conductor de televisión, Felipe Camiroaga, y el director de Desafío Levantemos Chile, Felipe Cubillos.

Ayer, la noticia de que se había perdido el rastro del Hércules C-130 que se dirigía desde Punta Arenas hasta la Antártica, con 38 tripulantes a bordo, hizo recordar a varios en Palacio, guardando las proporciones, lo ocurrido hace ocho años atrás.

El accidente de Juan Fernández provocó la búsqueda de la aeronave por tres meses, además de la adecuación de protocolos de seguridad por parte de la Fuerza Aérea. Pero también tuvo repercusiones políticas en la entonces incipiente carrera presidencial en La Moneda. Aquí, un relato de cómo el primer mandato de Piñera vivió ambas situaciones.

La "Operación Loreto" y el impacto presidencial

Cerca de la medianoche de ayer, en la base aérea de Cerrillos, Piñera se reunió con el ministro de Defensa, Alberto Espina, para abordar la situación del accidente. En tanto, hoy en la mañana, Espina llegó a Punta Arenas para supervisar las labores de búsqueda del Hércules C-130.

Un libreto muy similar al que protagonizó en 2011 el por entonces titular de Defensa, Andrés Allamand. A las 18 horas del 2 de septiembre de ese año, Allamand había recibido el llamado del excomandante en jefe de la FACh, general Jorge Rojas, quien le informó del accidente. Apenas se enteró, el actual senador RN se dirigió hasta La Moneda para reunirse con Piñera.

Camino a La Moneda, según relatan, el ministro habló con su entonces pareja, Marcela Cubillos. La actual ministra de Educación escuchó de su propia boca la confirmación de la lista de pasajeros donde se encontraba su hermano Felipe.

A llegar a La Moneda, Piñera estaba reunido con el titular de Educación, Felipe Bulns, ya que al día siguiente se reunirían con los líderes del movimiento estudiantil de ese año, con rectores de las universidades y las asociaciones gremiales ligadas a la educación. A llegar, Allamand se abrazó con el Mandatario, algo que fue interpretado como un gesto de apoyo en días en que el titular de Interior, Rodrigo Hinzpeter, para varios ya estaba con un pie afuera del gabinete.

Según relatan, Bulnes pensó que Allamand era el reemplazo de Hinzpeter en Interior y se contactó con el segundo para contarle lo que vio ese día. Hinzpeter, cuya relación con el Presidente en ese entonces estaba dañada, se retiraba como a las 18 de La Moneda. Enterado de esto, Hinzpeter llegó a Palacio con una corbata negra y dio un punto de prensa con el titular de Defensa ese día.

El episodio fue duro para el actual senador. Tuvo que liderar la denominada "Operación Loreto" durante los tres meses que duró la búsqueda de los cuerpos de los fallecidos aunque, sin embargo, finalmente lo catapultó a una candidatura presidencial ya que se embarcó en una tarea muy parecida a la que había realizado el por entonces ministro de Minería, Laurence Golborne. Los dos, se terminaron convirtiendo, en las cartas presidenciales del sector.

Pero, las cifras de ese año, reflejaron el impacto que tuvo el rol de Allamand en el accidente. Antes de éste, según la encuesta CEP de junio, el ministro de Defensa tenía un 30%% de aprobación mientras que en la última medición de ese año terminó con un 42%, convirtiéndose así en el alza más significativa de la medición del think tank. En tanto, la encuesta Adimark de octubre del 2011 posicionó al ex titular de Defensa como el ministro mejor evaluado.

Lo cierto es que el accidente de Juan Férnandez firmó las bases para una carrera presidencial interna en Palacio que finalmente no terminó bien. Esto porque a pesar de que Allamand se proyectó como candidato presidencial, al igual que Golborne, ninguno llegó a la papeleta de la primera vuelta el 2014.

Un paro nacional y el accidente

Era mayo de 2011 y la Confech convocó a la primera marcha nacional donde se exigían mejoras al sistema de educación superior dando inicio así a unas movilizaciones que se alargarían por todo ese año e incluso parte del 2012.

Antes de las marchas, el gobierno de Piñera aún mantenía buenos números principalmente por el rescate a los 33 mineros en 2010. Sin embargo, al fines de 2011, la caída fue sustantiva. Según la CEP de noviembre-diciembre del 2011, un 62% desaprobaba la gestión del gobierno, 26 puntos más de los que tenía el Ejecutivo en noviembre del 2010.

Lo cierto es que a fines de agosto del 2011, la movilización ya no solo era estudiantil sino que también se habían sumado varias organizaciones sociales. De hecho, el 24 y 25 de agosto la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) convocó a un paro nacional que terminó provocando que el Mandatario invitara a dialogar a los representantes del movimiento a La Moneda por primera vez desde que estalló el conflicto.

"Como Presidente de Chile convoco a todos, estudiantes, padres, profesores, rectores, a que iniciemos ahora mismo ese diálogo en La Moneda, en el Congreso, porque yo sé, y ustedes saben, que eso es lo que la inmensa mayoría de los chilenos espera y exige de nosotros", dijo Piñera el 26 de agosto del 2011.

Luego de eso, el gobierno fijó la reunión para el 3 de septiembre. Sin embargo, el día anterior a eso se produjo el accidente del Casa 212 y la realización de la cita estuvo a punto de ser suspendida. A pesar del hecho traumático para La Moneda, ya que Cubillos era el cuñado del ministro de Defensa de ese entonces, Andrés Allamand, la cita se realizó igual.

De hecho, a la salida de ésta, los presidentes de las Federaciones de Estudiantes de la Universidad de Chile y de la Universidad Católica, Camila Vallejo y Giorgio Jackson, quienes lideraban el movimiento de ese año, en el punto de prensa partieron por dar un pésame a los familiares de las víctimas del accidente.

Lo cierto es que las movilizaciones estudiantiles siguieron y el gobierno se vio complicado, tanto que pasaron tres ministros de Educación por el cargo durante ese año: Joaquín Lavín, Felipe Bulnes y Harald Beyer.

Meses después del accidente, la FACh anunció 18 medidas para reforzar sus operaciones aéreas en sus fases de planificación, ejecución y control. Entre ellas, se implementó un nuevo protocolo para volar al archipiélago de Juan Fernández y la implementación de satélites para vuelos donde no hay radar.

Comenta