Goldberg y Vargas afinan la sangría de despidos en la U

Rodrigo Goldberg, Sergio Vargas

Foto: Photosport.

Los nuevos directores de Azul Azul han sostenido reuniones con las gerencias que comandan la institución. En la próxima reunión de directorio deberán presentar un informe que terminará definiendo el futuro de los funcionarios. Hoy, todos están en evaluación.




Rodrigo Goldberg y Sergio Vargas ya ejercen la primera misión que se les destinó al momento de asumir el proyecto deportivo. Lo hacen en silencio, sin dar muchas señales. Agendan reuniones, y se pasean por la institución sin dar mayores comentarios del rumbo que tomará el club. Escuchan atentos a cada funcionario del club. Aún no dan órdenes, ni menos entregan directrices de los cambios que se realizarán en la institución. Todo es un misterio. A tal punto, que nadie en La Cisterna se atreve a asegurar su continuidad.

Es que los encargados de realizar la reingeniería del club no pierden el tiempo. Asumen la presión de ordenar la casa. Los números rojos de los estados financieros ya no resisten. Desde Eduardo Álamos, gerente general de Azul Azul hasta Ignacio Asenjo, gerente del fútbol formativo, han presentado su plan de trabajo. El área de comunicaciones y los encargados de las finanzas también han entregado sus respectivos informes. Hoy, todos están en evaluación. Nadie tiene su posición asegurada.

La idea es que Godlberg y Vargas entreguen un detallado presente de la institución en la próxima reunión de directorio. Los máximos accionistas quieren en detalle las funciones que cumple cada miembro del club. En su idea de acotar el presupuesto en un 30% se pretende reducir el grupo de trabajo. O, más bien, generar modificaciones en ciertas áreas de la institución que buscan ser potenciadas.

Alfredo Arias, el cuestionado técnico, tampoco ha quedado al margen. También ha sostenido charlas con los encargados de enrielar al club. El DT ha recibido respaldo, pese a su difícil momento. Desde José Luis Navarrete, el presidente, se han encargado de hacerle saber que su trabajo aún genera aceptación. Vargas y Goldberg, en sus primeras semanas, se han llevado una grata idea del trabajo del uruguayo. El tema de los refuerzos está frenado. Nadie ha pedido nombres de eventuales futbolistas que pudiesen llegar al club, pese a que el seguimiento de la secretaría técnica continúa. Todo está frenado hasta nuevo aviso, pese a que José Luis Navarrete aseguró que ya piensan en potenciar diferentes zonas del equipo: "Nosotros desde hace un tiempo atrás reconocimos que cometimos errores en la conformación del plantel. Tenemos un equipo descompensado, estamos en la búsqueda de equilibrar el plantel. Estamos buscando potenciar las zonas donde estamos débiles", dijo el presidente en Radio Cooperativa.

Goldberg, durante la presentación, adelantaba la idea de la dupla que conforma con Vargas: "El proyecto deportivo nuestro es a mediano plazo porque son tres años, pero lo urgente es el primer equipo y estamos confiados en salir de esta situación, pero un proyecto no está supeditado a los resultados, cuando sabes que hacer y cuando construyes con convicción, los resultados no influyen tanto sino que el trabajo dará éxito. Esperemos estar en otra situación para esto".

La U toma decisiones. Cada funcionario de la institución está en la mira. Hoy, salvo los jugadores con contrato, están en evaluación. Azul Azul comienza a rearmar un equipo que parece no haber cumplido con los objetivos.

Comenta