Las tratativas entre Jackson y Ossandón que tensionan aún más las negociaciones en el Senado

Giorgio Jackson y Manuel José Ossandón

El senador RN admite que hubo dos encuentros, pero que no se habló de un eventual apoyo del gobierno de Boric a su postulación a la presidencia del Senado. Explicó que fueron reuniones destinadas a explorar formas de colaboración. “No fue nada de la presidencia. Yo le dije que estaba por una oposición constructiva, colaborativa, pero que para ello se requería un trabajo prelegislativo”, dijo.




Fueron dos reuniones presenciales realizadas en la sede del Senado en Santiago las que sostuvo el futuro ministro secretario general de la Presidencia, Giorgio Jackson, con el senador de RN Manuel José Ossandón, carta de su partido para presidir la Cámara Alta este 2022.

El primer encuentro se realizó a inicios de febrero, cuando Ossandón ya contaba con el apoyo de su bancada para competir por la testera de la corporación. La segunda cita se realizó a fines del mes pasado.

El objetivo de las conversaciones era sondear el ambiente político y buscar formas de colaboración para la próxima agenda legislativa que desarrollará el gobierno del presidente Gabriel Boric. Para ello, es clave conocer el perfil de quienes tendrán espacios de poder en las distintas ramas del Congreso.

Aunque ya existe un acuerdo marco que repartirá dos años de presidencia del Senado para la derecha y otros dos para la centroizquierda, aún no está resuelto qué grupo político comenzará en la presidencia de la Cámara Alta. El primer año es crucial por varios factores: es el único que tiene el cupo garantizado y es importante para la instalación del gobierno. Además, el 2022 será particularmente dramático por el debate que existe en la Convención Constitucional para poner fin al Senado.

Sin embargo, los trascendidos de esas tratativas entre Ossandón y Jackson abrieron inmediatamente un clima de especulaciones entre senadores, que aún se encuentran entrampados en las negociaciones que buscan cerrar un pacto de gobernabilidad y que permitirá rotar la presidencia del Senado y repartir la composición de las comisiones legislativas.

“El señor Jackson se ha convertido en el jefe de campaña de algunos de Chile Vamos”, dijo, por ejemplo, el senador UDI Iván Moreira, en referencia velada a las conversaciones entre Jackson y Ossandón.

Estas tratativas abrieron una serie de sospechas de que la futura administración de Boric ya estaría buscando votos para su agenda, en especial la reforma tributaria, a cambio de respaldar soterradamente la candidatura del senador RN para la presidencia de la Cámara Alta.

“Una imprudencia más del ministro Jackson”, comentó escuetamente el senador socialista Alfonso de Urresti, quien ha sido parte de las negociaciones en representación de su bancada.

“Seguramente el futuro gobierno quiere tener a un senador de gobierno en la testera”, agregó en tono sarcástico el senador UDI Claudio Alvarado, en alusión a que Ossandón tendría el apoyo del equipo de Boric.

Alvarado, quien también participa de las conversaciones a nombre de su partido, dijo que “hay muchas versiones sobre las gestiones del ministro Jackson, de que se habrían comprometido votos para proyectos emblemáticos del próximo gobierno, como la reforma tributaria, para obtener la presidencia del Senado. Si fuese así, me parecería un despropósito que el senador Ossandón no esté pensando en la coalición de Chile Vamos, sino que en la foto del 11 del marzo”.

Si es que fuese cierto aquel trato, que también se comentaba en privado por otros senadores, afectaría particularmente las aspiraciones del actual presidente del PS, Álvaro Elizalde, quien es la carta más probable que presentarán los socialistas para conducir a la corporación.

Moreira, en tanto, ratificó que la UDI, cuyos senadores conversaron del tema el martes, mantendrá su decisión estratégica para permitir que los socialistas comiencen dirigiendo el Senado, debido a que ellos tienen presencia en el gobierno y pueden influir en la Convención a través de sus constituyentes.

Consultado el senador Ossandón por sus acercamientos con Jackson, admite que fueron dos encuentros, pero que en ellos no se conversó sobre la presidencia del Senado ni de apoyos.

“No fue nada de la presidencia. Yo le dije que estaba por una oposición constructiva, colaborativa, pero que para ello se requería un trabajo prelegislativo. Por ejemplo, él me dijo que le interesaba mucho la reforma tributaria. Ok. Yo estoy abierto a que se trabaje una reforma tributaria y cuando esté lista, la mande para acá. Que no pase la máquina. Y la reforma que quiera. También en la reforma de pensiones, que es muy importante. Hay técnicos. No la ensuciemos con la chimuchina política. Después vendrá la discusión en el Parlamento. De eso hablamos”, dijo.

El senador y exalcalde de Puente Alto añadió que Jackson “me dijo bien, y que se lo iba a plantear al Presidente Boric”.

Ossandón, además, comentó que en su misma postura se encuentra un grupo importante de senadores de la bancada de RN-independientes, como Juan Castro, María José Gatica, Carmen Gloria Aravena y Paulina Núñez.

Pese al ruido que generaron esas conversaciones, en el gobierno entrante le restan dramatismo y explican que el futuro ministro secretario general de la Presidencia no ha comprometido nada y simplemente se encuentra dialogando con diversos actores políticos para explorar escenarios.

Si bien en la Cámara el nuevo Ejecutivo podría llegar con dificultad a una mayoría, aunando posiciones entre fuerzas de izquierda y centroizquierda, en el caso del Senado es más complejo, pues la derecha (UDI, RN, Evópoli y Republicanos) tienen la mitad de la sala (25 de 50 senadores), por lo que no es posible aprobar ningún proyecto si no convencen a alguien de la futura oposición.

De hecho, las actuaciones de Jackson no se han centrado exclusivamente en RN. También ha estado dialogando con los diputados y senadores DC para tratar de que se mantengan en una posición aliada con el futuro gobierno, a pesar de que no sean formalmente un partido oficialista con representantes en el gabinete.

Por esa razón, el futuro ministro ha realizado gestiones especialmente con el PPD para explorar si habría margen para que la DC, en especial Francisco Huenchumilla, pueda presidir un tiempo el Senado. Esas actuaciones, sin embargo, generaron molestia en el PPD, que aspira a presidir un año la corporación.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.