Léo Pinheiro: el expresidente de OAS que dispara contra Michelle Bachelet

Según reveló Folha de S. Paulo, el empresario brasileño dijo en su delación compensada que entregó más de 100 millones de pesos para la campaña de Bachelet en 2013.




Después de más de dos años de negociación, el ministro del Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF), Edson Fachin, ratificó la declaración compensada del expresidente de la constructora OAS, Léo Pinheiro, y autorizó finalmente la salida del empresario de la prisión en Curitiba para retornar a su casa, en la Zona Oeste de Sao Paulo.

Como recuerda el diario O Globo, Pinheiro fue arrestado por primera vez en noviembre de 2014, en la séptima fase del caso Lava Jato, y regresó a prisión en septiembre de 2016, donde permanecía hasta ahora. Cuando fue detenido, la Policía Federal de Brasil le incautó celulares Iphone donde se encontraron mensajes de texto que lo comprometían con presuntas negociaciones irregulares. Fue condenado en segunda instancia a 23 años de prisión, por los delitos de lavado de activos, sobornos y asociación ilícita.

Según el periódico carioca, la homologación del testimonio del empresario permite el inicio de las investigaciones en base a su delación y autoriza a que Pinheiro haga uso de los beneficios previstos. Por las cláusulas del acuerdo, Pinheiro ya tiene derecho a progresión al régimen domiciliario. La defensa del empresario solicitó a la Justicia que él tenga derecho a este régimen con tobillera electrónica.

Pinheiro tiene cinco condenas en la Operación Lava Jato. Denunció sobornos al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en el caso del tríplex de Guarujá, por el cual el líder del PT cumple ocho años y 10 meses de prisión. En el caso del sitio de Atibaia, el empresario dijo que Lula se comportaba como el dueño de la propiedad y como el verdadero beneficiario de las obras que la constructora realizó en el lugar.

[caption id="attachment_753805" align="alignnone" width="600"]

La Presidenta Michelle Bachelet se asoma al balcón del Palacio de la Moneda por última vez para saludar a sus adherentes en 2018. FOTO: FRANCISCO CASTILLO. D/ AGENCIAUNO[/caption]

Y, según lo publicado hoy por el diario Folha de S. Paulo –en investigación conjunta con el sitio The Intercept Brasil-, Pinheiro también habría admitido que se entregaron 101,6 millones de pesos para la campaña presidencial de Michelle Bachelet, en el año 2013. "Esta cantidad, afirmó, se pagó a través de un contrato ficticio firmado con la empresa Martelli y Associados, ya después de cerrada la campaña", consigna el periódico paulista.

"En Chile, OAS intentaba establecerse en 2013, cuando ya había conseguido integrar un consorcio para la construcción de un puente en el sur del país. Según Leo Pinheiro, OAS temía perder el contrato con el cambio de gobierno, al año siguiente, y la situación fue explicada a Lula con ocasión de un viaje para una conferencia. Michelle Bachelet, del Partido Socialista, tomaría posesión en marzo de 2014. También según el relato, Lula dijo que conversó con el expresidente chileno Ricardo Lagos, también del Partido Socialista, quien habría garantizado que la constructora brasileña continuaría en la obra", consigna Folha.

El relato está en la propuesta de delación de Pinheiro que fue compartida por fiscales de la Operación Lava Jato en la aplicación Telegram y que fue enviada a The Intercept Brasil. Los archivos fueron analizados por el sitio y Folha, precisó el mismo periódico.

Pero no sería la única vinculación de OAS con la campaña presidencial de 2013. Según informó La Tercera en marzo de 2017, Pinheiro fue uno de los miembros del comité directivo de OAS que autorizó la cesión a la campaña presidencial de Marco Enríquez-Ominami del jet Cessna Citation 525, matrícula PR-TAP, que la empresa constructora brasileña arrendaba a la compañía de taxis aéreos Piracicaba. La aeronave operó en Chile entre agosto y noviembre de 2013, lo que implicó un costo, según estimaciones hechas por la PDI, superior a los cinco millones de dólares. Cifra que fue pagada en su totalidad por OAS.

De acuerdo con la delación compensada de Pinheiro, el expresidente da OAS también mencionó a Lula como intermediario de negocios de la empresa con el gobierno en Costa Rica y afirmó que la constructora asumió una obra en Bolivia para agradar al petista. En agosto, el exalcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, (2014-2018) admitió que la constructora brasileña le ofreció aportes para su campaña por una tercera elección en 2014.

Comenta