Los 90 años de Milan Kundera en 5 novelas

Kundera

Nacido en República Checa y nacionalizado francés, el autor de La insoportable levedad del ser cumple hoy nueve décadas convertido en el novelista más popular en su país desde Kafka, a pesar de la difícil y lejana relación con sus orígenes.




Todo el mundo leía a Milan Kundera en 1985. Un año antes, el escritor exiliado en París, donde vive desde 1975 junto a su mujer, Vera, y donde es usual verlo pasear por uno de los barrios más céntricos, publicó La insoportable levedad del ser, una novela de amor, sexo y tintes filosóficos ambientada en la Primavera de Praga de 1968, cuando los tanques soviéticos pasaron por encima de los veinteañeros que exigían libertad. El libro vendió millones de ejemplares en todo el mundo, inspiró una película dirigida por Philip Kaufman que ganó un Oscar al Mejor guion adaptado en 1988, y puso además el nombre de su entonces desconocido autor sobre el podio, convirtiéndolo, hasta hoy, en un incombustible candidato al Nobel de Literatura.

Nacido el 1 de abril de 1929 en Brno, Checoslovaquia, y conocido por sus constantes desaires hacia la prensa, Kundera es considerado un autor polifónico, y sus obras pasan de la más implacable ironía y soberbia inteligencia, a la elegante desesperanza y nostalgia. Su escritura, además, no ha estado libre de persecuciones: en 1948, recién graduado de la secundaria, el autor que hoy cumple 90 años se unió al Partido Comunista, del que fue expulsado a los dos años por su "pensamiento hostil e inclinaciones individualistas". Entonces estudiaba música y literatura, y debió pasarse a la dirección y guion de cine. Pero su camino fue otro: como defensor del comunismo reformista, fue expulsado de la Asociación de Escritores en 1969 y nuevamente del Partido Comunista en 1970. Sus labores docentes en la Academia de Cine fueron suspendidas, sus obras retiradas de los listados de lectura, sus publicaciones prohibidas y retiradas de librerías. En 1975, el autor decidió partir a París.

Su última novela en checo fue La inmortalidad (1990). Desde entonces escribe en francés. En 2008, sin embargo, Kundera fue acusado de haber traicionado a un miembro de la oposición en 1950, que luego desapareció en un campo de concentración. "Estoy completamente sorprendido por algo que no esperaba, algo que ni siquiera ayer sabía, algo que no sucedió", dijo entonces el escritor a la agencia de noticias checa, y contó que sus viajes al país debía hacerlos en total anonimato. En 2007, cuando se le otorgó el Premio Nacional de Literatura en su país, el autor dijo que no asistiría a la premiación, y así fue. Como un acto de reparación, a fines del año pasado el Primer Ministro checo, Andrej Babis, le ofreció de nuevo la ciudadanía checa, pero hasta ahora Kundera se ha aferrado a su silencio. "El primer paso para liquidar a un pueblo es borrar su memoria", declaró el autor en los 80: "Destruye sus libros, su cultura, su historia. Luego, pídale a alguien que escriba nuevos libros, fabrique una nueva cultura, invente una nueva historia. En poco tiempo, esa nación comenzará a olvidar qué es y qué fue . El mundo que lo rodea se olvidará aún más rápido".

Aquí te dejamos 5 libros para adentrarte en el mundo del hoy festejado Milan Kundera.

La broma (1967)

Fue su primera novela. Ludvik Jahn, un joven estudiante universitario y activo miembro del Partido Comunista checo, envía a una compañera de clase una postal en la que se burla del optimismo ideológico imperante. La broma no le simpatiza a los dirigentes universitarios y, tras un juicio sumario, expulsan a Ludvik de la universidad y del Partido. Paradójicamente, y tras caer en desgracia, se abre para él un mundo aún desconocido: atrapado entre dos amores, uno idílico y otro más bizarro y cínico, el protagonista va de tropiezo en tropiezo, haciendo de su vida algo grotesco y risible.

El libro de los amores ridículos (1969)

Escrita entre 1959 y 1968, el periodo "más feliz" en la vida del autor, según sus propias palabras, estas narraciones son las "más alegres, desvergonzadas y divertidas" de su obra. El doctor Havel, la enfermera Alzbeta, Eduard, Alice, Kiara y una falsa autoestopista son algunos de los personajes que se entregan a los múltiples y contradictorios juegos entrelazados por la amistad, el amor y el sexo.

El libro de la risa y el olvido (1979)

Tamina, una joven viuda en el exilio, pretende recuperar sus diarios íntimos para reconstruir con ellos sus cada vez más vagos recuerdos de su vida matrimonial. Al mismo tiempo, Mirek, en Bohemia, trata en cambio de recobrar unas antiguas cartas de amor para borrar parte de su pasado. En palabras del propio Kundera, esta "es una novela sobre Tamina y, en el momento en el que Tamina desaparece de la escena, es una novela para Tamina. Ella es el personaje principal y el principal espectador y todas las demás historias son variaciones de su historia y se reúnen en su vida como en un espejo".

La insoportable levedad del ser (1984)

Otra historia de amor extraordinaria, pero también de celos, de sexo, traiciones, muerte y también de debilidades y paradojas de la vida cotidiana. Los destinos de dos parejas se cruzan irremediablemente: los celos de Teresa por Tomás, el bruto amor de éste último por ella, y el idealismo lírico y cursi de Franz, amante de Sabina, pasan de la simple anécdota novelesca a una profunda reflexión sobre problemas filosóficos que afectan a cada uno directamente.

La ignorancia (2000)

Una mujer y un hombre se encuentran por casualidad durante un viaje de regreso al país natal del que emigraron hace ya veinte años. ¿Podrán retomar su extraña e incipiente historia de amor? "Sus recuerdos no se parecen", plantea y zanja aquí el autor, en un estilo narrativo que vuelve a tomar la herencia literaria de Robert Musil y la filosofía de Nietzsche. Kundera invoca también aquí a Diderot, a Gombrowicz, a Kafka, a Heidegger y, especialmente, a Miguel de Cervantes, sus lecturas de siempre.

Comenta