Los desencuentros de Quinteros y Domínguez, la dupla que encabeza la Convención

4 de Abril del 2022/SANTIAGO La presidenta de la Convención Constituyente, María Elisa Quinteros, conversa con el vicepresidente Gaspar Dominguez, antes del Punto de prensa en los patios del ex Congreso Nacional. FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

Esta semana, a raíz de la discusión por la inexpropiabilidad de los fondos de pensiones, quedaron en evidencia los roces entre la presidenta y el vicepresidente de la mesa del órgano constituyente. La eventual cancelación de la salida regional a Antofagasta es otro de los puntos que ha generado diferencias entre ambos.




“No es un pronunciamiento de la mesa, es la opinión del vicepresidente, que la comparto como constituyente por supuesto, pero no es una opinión consensuada”.

Las declaraciones las vertió el lunes la presidenta de la Convención Constitucional, María Elisa Quinteros (Movimientos Sociales), en un punto de prensa en el que se desmarcó de los dichos del vicepresidente del órgano constituyente, Gaspar Domínguez (No Neutrales), en relación al gobierno.

Domínguez había cuestionado, en más de una ocasión, al Ejecutivo por la propuesta de incluir la idea de inexpropiabilidad de los fondos de pensiones dentro del borrador de la nueva Constitución. Esto, en paralelo al mensaje que ingresaron al Congreso sobre la materia a solicitud de la derecha que exigió ese proyecto para rechazar el proyecto del quinto retiro de fondos.

(El ingreso del proyecto) fue una impertinencia y habría que preguntarle al gobierno cuál era la intención de responder a un miedo instalado por un grupo de la derecha”, dijo Domínguez ese día en Radio Cooperativa.

Las palabras de la presidenta de la Convención no pasaron desapercibidas para algunos convencionales, quienes comentaron durante la jornada “la quitada de piso” que le hizo a Domínguez. “Fue una pasada de cuentas”, transmitía un convencional, en alusión a que ambos han tenido algunas desavenencias.

Para una de fuentes cercana a la mesa, este episodio fue una “invalidación” a Domínguez que ocurrió “por los propios déficit políticos” de la presidenta, pues ella comparte la opinión del vicepresidente, pero no supo explicarse.

Desde colectivos como el Socialista y No Neutrales, aseguran que Domínguez y Quinteros en realidad están dispuestos al menos a discutir la idea de la inexpropiabilidad, porque son conscientes de que la campaña del Rechazo podría agarrarse de ese tema. Por lo mismo, acusan a la mesa -y en particular a Domínguez- de matar el debate antes de tiempo.

La aclaración de Quinteros sobre los dichos de Domínguez significó un vuelco, al menos en lo público, de la relación laboral que ambos mantienen desde que tomaron la conducción de la mesa de la Convención el 6 de enero. Varios convencionales recuerdan que, a los pocos días de haber asumido, ambos subieron un video a sus redes sociales en el que destacaban el trabajo conjunto. Para graficar esa idea mostraban la apertura de la puerta que separa las oficinas de los dos que antes permanecía cerrada.

Si bien no lo decían en el video, el mensaje de la dupla Domínguez-Quinteros buscaba diferenciarlos de sus antecesores, Elisa Loncon (Pueblo Mapuche) y Jaime Bassa (Frente Amplio), quienes mantenían tensas relaciones en sus roles de presidenta y vicepresidente, respectivamente.

Loncon y Bassa chocaron al abordar el caso Rojas Vade, o también el de los detenidos en el contexto del estallido social. En este último punto, Loncon se cuadró con el PC, los pueblos originarios y la ex Lista del Pueblo, mientras que Bassa se quedó en la línea del Colectivo Socialista y el Frente Amplio.

En el registro audiovisual que compartieron, Quinteros expresaba que “decidimos conseguir la llave para abrir esta puerta con el objetivo de trabajar juntos en esta nueva etapa del proceso constituyente”. Sin embargo, lo cierto, dicen varios convencionales que concurren a la oficina, es que esa puerta ya no permanece todo el tiempo abierta.

Los otros desencuentros

Distintas fuentes de la Convención sostienen que Quinteros y Domínguez no son amigos, pero se llevan bien. Se conocieron personalmente en la Convención, pero Domínguez ubicaba a la presidenta desde antes: ella hizo su doctorado en Salud Pública en la Universidad de Chile, donde él hizo su posgrado. Por esa razón, tienen amigos y equipos de trabajo en común.

Al interior de la Convención, también lograron congeniar, pues ambos integraron la comisión de Derechos Fundamentales hasta que Quinteros cedió su cupo para integrarse a la comisión de Forma de Estado. Además, antes de integrar la mesa, trabajaron en conjunto para convocar a organizaciones ligadas al mundo de la salud, como el Colmed y el Confusam, y elaboraron un informe de consensos y disensos en salud.

Aunque cuando a ellos se les pregunta cómo se llevan, responden que mantienen una buena relación, lo cierto, dicen convencionales, es que han tenido algunas diferencias a lo largo de los casi cuatro meses en que se han desempeñado como representantes de la Convención.

Una de las más notorias fue la votación que hubo dentro de la mesa el pasado 14 de febrero para reabrir la discusión sobre el quórum de los dos tercios para aprobar normas en general, a un día del comienzo de las votaciones en el pleno. En esta instancia, la presidenta aprobó la idea, mientras que Domínguez rechazó. Finalmente, la propuesta fue descartada con tres votos a favor y cinco en contra.

Fuentes cercanas a la mesa también comentan que en los últimos días han discrepado sobre la idea de realizar la salida regional a Antofagasta el próximo 16 de mayo. Mientras que Quinteros apuesta por ir, sí o sí, Domínguez se reunió con la mayoría de los colectivos de la Convención -todos menos la derecha y el Colectivo del Apruebo- en la sala Uno del tercer piso del Senado la tarde del miércoles, con el objetivo de sondear la posibilidad de cancelarlo. En este encuentro tampoco participó la presidenta.

En la instancia, colectivos como el Socialista e Independientes No Neutrales expusieron las desventajas de ir. Sin embargo, el consenso fue continuar con la actividad. Desde los socialistas, en particular, se expuso que se pierde un día de trabajo al ir y otro al volver, lo que es complejo en caso de se continúen rechazando informes en el pleno.

Como sea, según fuentes de la Convención, a estas alturas, el viaje ya no se baja. Los pasajes ya están comprados. Además, la mesa ya ratificó que el viaje se realizará, aunque lo hizo en una reunión a la que Domínguez no asistió.

Asimismo, desde distintos colectivos comentan que ha sido un tema el protagonismo público que ha tenido Domínguez en comparación a la presidenta. La semana pasada, él apareció, en más de una ocasión, en entrevistas en radio, televisión y prensa escrita, incluso, estuvo en un matinal, mientras que a la presidenta Quinteros se le vio poco.

Los cercanos a ambos aseguran que la exposición pública dispar no es un tema porque ambos habrían pactado que ella sería la encargada de las relaciones al interior de la Convención, mientras que Domínguez tendría el foco puesto en comunicar hacia afuera.

El pacto también incluiría que Domínguez se dedique a las actividades que resulten más políticas, mientras que Quinteros estaría enfocada en las institucionales.

Sin embargo, esta especie de acuerdo es cuestionado. Una fuente cercana a la mesa plantea que “Domínguez tiene protagonismo porque la presidenta no lo tiene”.

Además, al interior de la Convención se dice que Domínguez tendría más “ambición política” y más interés por aparecer que ella. Desde el colectivo de la presidenta, Movimientos Sociales, señalan que el objetivo de este grupo no es “buscar protagonismo”, sino que el actual proceso constituyente funcione.

Antes de que ambos se convirtieran en los líderes de la Convención, Domínguez se refirió al bajo perfil actual de su compañera en la testera. En conversación con La Tercera, el pasado 5 de enero, cuando el nombre de Quinteros comenzaba a sonar para convertirse en la nueva presidenta, sostuvo que “(Quinteros) es de bajo perfil en términos de figurabilidad pública. No es buena para andar como… No está acostumbrada a mostrarse públicamente o a intervenir mucho en los plenos, pero es muy trabajadora, como hormiguita”.

El estilo de Domínguez ha traído al menos una crítica pública: la de la expresidenta de la Convención, Elisa Loncon (Pueblo Mapuche), quien el domingo 24 de abril, en entrevista con Pauta, acusó que “el vicepresidente debiera ponerse de acuerdo con la presidenta para garantizar su espacio (...), las mujeres siempre hemos sido sobrepasadas por las voces masculinas. Aunque el vicepresidente es de la diversidad sexual, es bastante masculino en su actuar”.

Las palabras de Loncon, quien es cercana a Quinteros, no fueron al azar, según especulan algunos convencionales.

Como sea, en la Convención dicen que, a través de la Secretaría de Comunicaciones, se está elaborando un diseño comunicacional de vocerías temáticas para los integrantes de la mesa y para cualquier convencional que quiera participar. Esto, con el fin de posicionar a la Convención y comunicar mejor el trabajo realizado a la ciudadanía. Quinteros, en todo caso, ya había recibido coaching comunicacional antes, en la previa a la cuenta pública de la Convención y la ratificación de la mesa.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.