Los lazos familiares en Chile de la veterana periodista de Al Jazeera muerta durante operativo israelí contra palestinos

Shireen Abu Akleh, periodista de la red Al Jazeera, en un área donde se ve a la derecha el santuario de la Cúpula de la Roca en la Mezquita Al-Aqsa en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Foto: AP

La reportera palestina Shireen Abu Akleh falleció poco después de ser herida cuando cubría enfrentamientos en el campo de refugiados de la ciudad de Jenín, en Cisjordania, para la cadena de televisión qatarí. La Comunidad Palestina de Chile condenó su asesinato e instó a que la Cancillería "se pronuncie sobre este condenable crimen y atentado contra la libertad de expresión".




“Elegí el periodismo para estar cerca del ser humano. Puede que no sea fácil cambiar la realidad, pero por lo menos he podido llevar esta voz al mundo”, contó en algún momento la veterana periodista palestina Shireen Abu Akleh, la misma que hoy perdió la vida mientras, en el ejercicio de su pasión, cubría un operativo de las fuerzas israelíes en el campo de refugiados de la ciudad de Jenín, en Cisjordania, para la cadena de televisión qatarí Al Jazeera. El deceso de la respetada reportera, que llevaba más de dos décadas informando sobre la actualidad palestina, causó especial conmoción en la Comunidad Palestina de Chile, ya que la profesional era cristiana de la ciudad de Belén y tenía familia en nuestro país.

Abu Akleh, de 51 años y con pasaporte estadounidense, se encontraba cubriendo los enfrentamientos entre manifestantes palestinos y las fuerzas de seguridad israelíes en Jenín. Según el Ministerio de Salud palestino, la mujer fue baleada y murió poco después. Ali Samoudi, periodista palestino del diario Al Quds que trabajaba como productor de la mujer, estaba hospitalizado y estable tras recibir un disparo por la espalda.

Samoudi dijo a The Associated Press que estaban entre un grupo de siete periodistas que acudieron a cubrir la redada de madrugada. Todos llevaban equipo de protección que los identificaba claramente como reporteros, explicó, y pasaron junto a las tropas israelíes para que los soldados los vieran y supieran que estaban allí. El primer disparo pasó cerca de ellos, señaló. El segundo le alcanzó a él y el tercero mató a Abu Akleh. Samoudi dijo que no había milicianos ni otros civiles en la zona, sólo los reporteros y el Ejército.

Manifestantes palestinos gritan consignas y sostienen banderas palestinas y carteles con la foto de la reportera de Al Jazeera Shireen Abu Akleh, cerca de su casa en Jerusalén. Foto: Reuters

Distintos videos muestran a la periodista con chaleco antibalas y con un casco con la palabra “prensa”. De hecho, Samoudi le expresó al diario Haaretz que tanto él como otro periodista, y también la reportera fallecida a consecuencia del tiroteo, vestían sus chalecos identificativos. “Íbamos a grabar la operación del Ejército israelí y de repente nos dispararon sin pedirnos antes que nos fuéramos o que detuviéramos la filmación”, señaló ante las cámaras de Al Jazeera.

La cadena qatarí interrumpió sus emisiones para anunciar la muerte de su periodista. En un comunicado, pidió a la comunidad internacional que “condene y exija responsabilidades a las fuerzas israelíes de ocupación por atacar y matar de forma deliberada a nuestra colega, Shireen Abu Akleh”. “Prometemos perseguir legalmente a los responsables, sin importar cuánto intenten ocultar su crimen, y llevarlos ante la justicia”, dijo Al Jazeera en una declaración.

“En un asesinato flagrante que viola las leyes y normas internacionales, las fuerzas de ocupación israelíes asesinaron a sangre fría a la corresponsal de Al Jazeera” en los territorios palestinos”, indicó el canal. La viceministra de RR.EE. y portavoz de la Cancillería de Qatar, Lolwah Alkhater, aseguró en Twitter que la corresponsal recibió un disparo “en la cara” y calificó al acto de “terrorismo de Estado israelí”.

En tanto, el Ejército israelí dijo que sus fuerzas se habían visto atacadas con explosivos e intensos disparos durante su operación en Jenín, y que devolvieron el fuego. La institución aseguró que estaba “investigando el suceso y comprobando la posibilidad de que los periodistas fueran alcanzados por hombres armados palestinos”.

El primer ministro de Israel, Nafatali Bennett, afirmó que, en función de la información reunida por el momento, “hay unas posibilidades considerables de que palestinos armados, que dispararon sin control, fueran los que provocaron la desafortunada muerte de la periodista”. Israel dijo que había propuesto una investigación y una autopsia conjunta con la Autoridad Palestina, que rechazó la oferta. El canciller israelí, Yair, Lapid, aseguró que su país quería sumarse a una “investigación sobre la triste muerte de la periodista Shireen Abu Akleh”.

Según Haaretz, Qatar recibió el miércoles los hallazgos iniciales de la investigación militar, incluida la evaluación israelí de que Abu Akleh no fue alcanzada por fuego del Ejército israelí sino por militantes palestinos. El ministro de Defensa, Benny Gantz, anunció durante la jornada que Israel también enviará los hallazgos a la Autoridad Palestina y a Estados Unidos.

Por su parte, la Autoridad Palestina condenó lo que describió como un “escandaloso crimen” cometido por fuerzas israelíes, según consignó The Associated Press. Calificó la muerte de la periodista como una “ejecución” y como parte del esfuerzo israelí por ocultar la “verdad” de su ocupación de Cisjordania.

En otro incidente el miércoles, el Ministerio de Salud palestino dijo que un joven de 18 años identificado como Thair al-Yazouri había muerto baleado por fuerzas israelíes cerca de Ramala, en Cisjordania, donde tiene su sede la Autoridad Palestina. Las circunstancias no estaban claras y el Ejército dijo que investigaba lo ocurrido.

El embajador estadounidense en Israel, Tom Nides, tuiteó que estaba “muy entristecido por la muerte de la periodista estadounidense y palestina Shireen Abu Akleh” y pidió “una investigación completa sobre las circunstancias de su muerte”.

Comunidad Palestina en Chile

A través de un comunicado, la Comunidad Palestina de Chile extendió su más sentido pésame a los familiares de la periodista muerta, “en especial a los que son miembros de nuestra comunidad en Chile”. “Como Comunidad Palestina condenamos enérgicamente este repulsivo crimen y violación contra la libertad de prensa palestina e internacional, representado en el asesinato a sangre fría de esta destacada periodista norteamericana-palestina, que falleció cumpliendo con su deber al informarle al mundo los horrores que vive el pueblo palestino bajo la ocupación israelí”, señala el texto.

La Comunidad Palestina de Chile dijo que la muerte de la periodista “es un crimen que se suma a tantos otros cometidos sangre fría contra el pueblo palestino y la prensa internacional, en un intento de acallar los crímenes de colonización, apartheid y persecución, odiosidad e injustificadas deportaciones. Crímenes que recientemente han sido ratificados por organismos diversos internacionales como Amnistía Internacional, Human Rights Watch y B’Tselem”.

“Como chilenos-palestinos instamos al gobierno de Chile tomar carta en el asunto y que la Cancillería chilena se pronuncie sobre este condenable crimen y atentado contra la libertad de expresión, junto con actuar con firmeza para poner fin a la persecución de chilenos de origen palestino, así como la ocupación israelí de Palestina”, precisa el comunicado.

Abu Akleh empezó a trabajar para Al Jazeera en 1997 y reportaba de forma habitual ante la cámara desde territorios palestinos. Nacida en Jerusalén, los miembros de la familia de Abu Akleh son cristianos árabes de Belén. Según se informa, Shireen había perdido a sus padres cuando era joven y ahora le sobrevive su hermano Tony Abu Akleh.

Fuentes de la Comunidad Palestina de Chile dijeron a La Tercera que gran parte de la familia de la periodista emigró a Chile. Sus padres murieron cuando ella era muy joven y tenía conocimiento de que su familia había emigrado a nuestro país. Ella y su hermano habrían sido los únicos que quedaron en Palestina. Nunca habría viajado a Chile, indican las mismas fuentes.

Asistió a la escuela secundaria en Beit Hanina, luego se matriculó en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Jordania para estudiar arquitectura, para más tarde pasar a la Universidad de Yarmouk en Jordania, donde se graduó con una licenciatura en periodismo impreso. Posteriormente, regresó a Palestina.

Shireen trabajó para varios medios de comunicación, incluidos Voice of Palestine Radio y Amman Satellite Channel. Ganó fama por su cobertura de la segunda Intifada palestina en 2000. También cubrió las guerras de Gaza de 2008-2009, 2012, 2014 y 2021.

Xavier Abu Eid, quien era amigo de la periodista, lamentó su deceso. “Shireen era una escuela de periodismo en sí misma, que entró a millones de hogares mostrando la realidad de Palestina. Con ella fuimos amigos por mas de una década, una persona extraordinaria que no se olvidaba de las fechas importantes. Hoy es difícil no llorar, porque toda Palestina está de luto”, señaló el politólogo a La Tercera.

“Ella era una estrella de las comunicaciones, pero no se notaba en lo simple que era en la vida cotidiana… la periodista que estaba al lado de ella cuando fue asesinada eligió ser periodista por el ejemplo que daba Shireen. Aún no podemos creer lo que ha pasado”, comenta Abu Eid, quien agrega que Abu Akleh “era la voz de Palestina”. “Mi generación se crió viendo sus reportajes. Ella mostró Palestina a los refugiados, a quienes Israel les niega el retorno”, concluyó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.