Mañalich vs. Rubilar y un comité de crisis en tensión: Cuarentenas generan diferencias en el gobierno

La decisión de levantar la restricción en Antofagasta y no aplicarla en Valparaíso provocó, según fuentes de gobierno, una fuerte discusión el martes entre los ministros de Salud y de la Segegob. El debate -cruzado también por algunos contrapuntos públicos entre ambos- continuó esta jornada.




El martes no fue un día fácil en el comité de crisis que encabeza el Presidente Sebastián Piñera. Esa es la instancia en la que se definen las estrategias para enfrentar la pandemia del coronavirus. Y ese día, según fuentes de gobierno, hubo un duro enfrentamiento entre dos ministros que integran el grupo: Jaime Mañalich (Salud) y Karla Rubilar (Segegob), ambos doctores y cercanos al Mandatario.

Si bien en La Moneda dicen que es habitual que en esas reuniones haya momentos de tensión, el martes -dicen- se generaron diferencias “más profundas” en un tema en particular: las cuarentenas. Al respecto, hubo una discusión centrada principalmente en dos áreas: si mantener esa restricción en Antofagasta y si decretarla en Valparaíso.

Mañalich -quien tiene un máster en epidemiología clínica- y el equipo de Salud impulsaron la idea de que se debía levantar la cuarentena en Antofagasta y no decretarla en Valparaíso. Esto, según fuentes de gobierno, argumentando que los números y datos epidemiológicos lo respaldaban.

Por otro lado, de acuerdo a las mismas fuentes, Rubilar -quien tiene un magíster en Salud Pública- habría recalcado que los números que muestra Mañalich son de los casos acumulados de hace días atrás, pero que se siguen sumando nuevos casos de contagios y que, por lo tanto, el nivel de colapso del sistema de salud sería mayor. En ese sentido, también habría argumentando que Valparaíso es una zona clave porque se reciben muchos pacientes; y que, teniendo en consideración que la Región Metropolitana ya está al límite, hay que prevenir en Valparaíso.

Su argumento apuntaba al hecho de que si aumenta el número de contagios y están las dos regiones colapsadas, el sistema no dará abasto. Además, se hizo hincapié en que hay condiciones adversas en algunos lugares, como hacinamiento y gran cantidad de migrantes, entre otros factores sociales que podrían repercutir.

Así, en el Ejecutivo dicen que Rubilar habría hecho hincapié en decretar cuarentena en al menos dos comunas de la Quinta Región -San Antonio y Valparaíso- y que los números seguían siendo altos en Antofagasta, por lo que, a su juicio, la medida se debería mantener.

De acuerdo a las cifras registradas hasta hoy, luego de la Región Metropolitana -que encabeza el número de contagiados en el país-, le siguen las regiones de Valparaíso (2.842) y Antofagasta (2.318).

Sin embargo, en medio de estas tensiones al interior del gabinete, fue la postura de Mañalich la que terminó adoptando el Mandatario. Según aseguran desde el Ejecutivo, el miércoles -que es cuando se zanja cuáles comunas nuevas entrarán en cuarentena y cuáles salen- Rubilar no asistió a la cita. Y fue en esa ocasión cuando Piñera optó por hacerle caso al titular de Salud, levantando la cuarentena en Antofagasta y no decretándola en Valparaíso.

De hecho, en el balance del Minsal de ese día, Mañalich fue consultado al respecto, debido a que varias autoridades regionales han solicitado una cuarentena en la Región de Valparaíso. El secretario de Estado señaló que "la incidencia de los casos en la Región de Valparaíso no tiene comparación por población con lo que está ocurriendo en la Región Metropolitana”. Además, dijo que la cuarentena en esa zona “es una opción en el futuro”, pero que “los datos numéricos que tenemos hoy día no avalan, todavía, la dictación de una cuarentena total”.

En el gobierno dicen que las posturas de los ministros tienen adeptos de lado y lado. Por ejemplo, el planteamiento de Rubilar sería respaldado por la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell. Y agregan que las tensiones continuaron hasta la reunión del comité de crisis de esta mañana, en la que se siguió debatiendo el tema.

Las diferencias sobre las cuarentenas se dan en medio de un complejo escenario en materia sanitaria, con un sostenido aumento de casos desde hace varias semanas, panorama que preocupa al gobierno. De hecho, en el Ejecutivo dicen que estas semanas que vienen serán las más complejas.

En ese contexto, asimismo, la decisión de la autoridad sanitaria generó críticas transversales en sectores políticos, incluso en el oficialismo, desde donde cuestionaron levantar la cuarentena en Antofagasta y no decretarla en Valparaíso. “Hace semanas que hemos venido pidiendo medidas sanitarias más estrictas en Valparaíso. No podemos tener dos regiones densamente y altamente pobladas continuadas con focos de Covid-19”, dice el senador RN Francisco Chahuán, agregando que deben evitar el colapso del sistema.

La “mala semana” de Mañalich

El derrumbe de las proyecciones epidemiológicas como si fueran “castillos de naipes”, hasta reconocer que no tenía conocimiento de la magnitud de la pobreza y el hacinamiento, han sido dos frases del ministro de Salud que fueron muy mal evaluadas -en privado- en el gobierno y en Chile Vamos. Esto, incluso, ha generado que algunos consideren que para Mañalich esta ha sido una de sus semanas “más malas” desde que está liderando pandemia.

La gestión del ministro ha estado en el foco de las críticas de manera constante. Además, hoy en la reunión que encabezó el ministro Gonzalo Blumel con los presidentes de partidos del oficialismo y la oposición -para avanzar en un acuerdo nacional-, desde la oposición cuestionaron duramente que sea él quien lidere la crisis sanitaria.

Pero, más allá de eso, las declaraciones sobre el desconocimiento respecto del hacinamiento ocurrieron, justamente, en medio de las tensiones privadas que hay en el equipo de gobierno y que han terminado con algunos contrapuntos públicos.

De hecho, ayer en la tarde Rubilar dio una vocería en la que se distanció de las últimas declaraciones de su par del gabinete. “Desde el primer día en las conversaciones del comité de crisis siempre estuvo presente las desigualdades de nuestras regiones, en particular de la Región Metropolitana, pero no solamente de Santiago, sino también de las desigualdades que existen en materias de acceso a la salud”, manifestó la vocera. Y agregó: “Sabíamos del hacinamiento de muchos lugares y, por tanto, creamos las residencias sanitarias para que todo aquel que no pudiera cumplirla (la cuarentena) por las condiciones de su casa, pudiera cumplirla en otro lugar con todos los cuidados”.

La discusión por esta materia no quedó ahí. El titular de Salud respondió hoy a la prensa por sus dichos y las declaraciones que vertió Rubilar. “Me quedo con lo que dijo el ministro Blumel en el sentido del conocimiento que tengo”, manifestó. Y recalcó que “sigo contando y tengo el honor de contar continuamente con el soporte, la ayuda del Presidente de la República, y es por eso que estoy aquí parado”.

El episodio se suma al que ocurrió a inicios de semana, luego de que Rubilar, en entrevista con La Tercera, planteara el domingo que el llamado al “retorno seguro” y a una “nueva normalidad” pudo haber incidido en la fuerte alza de contagios de coronavirus, aunque recalcó que “no tenemos claridad de cuánto haya sido el impacto”.

Al día siguiente, tanto el Presidente Piñera como Mañalich tomaron distancia de esas declaraciones públicamente. En el caso del titular de Salud, si bien esa vez dijo que “no nos compete a nosotros en el sentido de cuál es el lenguaje adecuado a usar”, sostuvo que la evidencia epidemiológica “no justifica esta creencia de que este relato de prepararse para un retorno seguro haya sido la explicación, o una explicación importante, para el aumento del número de casos”.

Blumel: “Corresponde cuadrarse detrás de la autoridad sanitaria”

Al cierre de esta edición, y consultado por las discrepancias entre la ministra vocera y el titular de Salud, el jefe de Interior, Gonzalo Blumel, aseguró que “el gabinete está trabajando unido bajo el liderazgo del presidente de la república (...) En tiempos de pandemia lo que corresponde es cuadrarse detrás de la autoridad sanitaria”, respondió.

Y respecto de las solicitudes de renuncia de Mañalich que realizó la oposición, dijo que “todos los integrantes del gabinete estamos en el gabinete porque contamos con la confianza y ejercemos un cargo de responsabilidad”. “Quiero reiterar el llamado a una disposición a buscar acuerdos, a poner en pausa mientras dure la pandemia las legítimas diferencias”, señaló.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.