Matus enfrenta a la Comisión de Constitución y bloque opositor enfrenta dividido esta designación

“La idea es escuchar sus argumentos de por qué debiese ser ratificado, y esperamos también que se haga cargo de las distintas observaciones que se han hecho cuestionando su nombre” expresa el presidente de la instancia, senador Pedro Araya.




Su prueba de fuego rendirá el abogado Jean Pierre Matus en su aspiración a convertirse en el ministro número veinte de la Corte Suprema, ya que la Comisión de Constitución del Senado lo invitó hoy a exponer este lunes a partir de las 10:30 horas.

Esta instancia posteriormente deberá votar si recomienda o no a la Sala la designación del penalista y académico en reemplazo del exsupremo Carlos Künsemüller, tal como lo propuso el Presidente de la República.

Los parlamentarios están con el tiempo justo para revisar el oficio pues cuentan con un plazo de 30 días, que vence el próximo jueves 23, ya que esta semana es distrital y la comisión hizo una excepción para seguir con el tratamiento de este tema pues el viernes escucharon al ministro de Justicia, Hernán Larraín.

Esta nominación no ha estado exenta de polémica y de un fuerte tironeo dentro de la misma oposición que hasta ahora, enfrentará dividida esta decisión.

Para ratificar el nombre de Matus se requieren dos tercios, es decir 29 votos. El oficialismo cuenta con 19 senadores, por lo que requiere 10 votos de la oposición, que de acuerdo a fuentes parlamentarias de ese bloque estarían disponibles.

Se espera que su exposición el abogado además de su experiencia curricular, aluda a algunas declaraciones de periodistas y agrupaciones de derechos humanos que han rechazado su nominación por haberse mostrado a favor de la doctrina de media prescripción para casos de DDHH, por haber ejercido como asesor del comandante en jefe del Ejército, general Ricardo Martínez, y por defender al exdirector de la Dirección de Inteligencia del Ejército, general (R) Schafik Nazal, imputado por el Ministerio Público por el espionaje a periodistas.

“La idea es escuchar sus argumentos de por qué debiese ser ratificado, y esperamos también que se haga cargo de las distintas observaciones que se han hecho cuestionando su nombre” expresa el presidente de la instancia, senador Pedro Araya.

“Hay distintos tipos de exposiciones en estos asuntos. Algunos se concentran en su CV; otros preparan y exponen sobre algún tema. Creo que Matus, entre otras cosas explicará algunas de sus posturas, por ejemplo aplicación o no del beneficio establecido en el artículo 103 del código penal (mitad de la pena) en casos de violaciones a DDHH” señala el senador Rodrigo Galilea (RN), integrante de la comisión.

División opositora

El gobierno descolocó a la oposición cuando decidió enviar el nombre con la propuesta de Matus. Ello porque previamente, aseguran fuentes parlamentarias, el ministro Larraín les había solicitado su postura antes la quina que la Corte Suprema había enviado al Ejecutivo, considerando los equilibrios políticos que conlleva la integración del máximo tribunal.

En la oposición no lograron ponerse de acuerdo en un solo nombre, y terminaron votando. El elegido por 12 votos fue José Luis Guzmán, pero Matus obtuvo ocho preferencias y dos, Leonor Etcheberry. Indican que le presentaron a la autoridad el resultado, y ahí se enteraron que el oficialismo no estaba dispuesto a votar por Guzmán.

Desde el gobierno en tanto precisan que la filtración de esa votación no fue una acción adecuada, lo leyeron como una presión indebida.

Entonces procedieron a explorar en conversaciones privadas con distintos senadores la opción de Matus, y decidieron seguir adelante con este candidato que el ministro Larraín defendió fuertemente en su presentación del viernes, no sólo explicando algunos fallos cuestionados, sino que además exhibiendo las misivas de apoyo que se han difundido por distintos canales.

“Es muy difícil votar en contra, nos arrinconaron” admite una fuente parlamentaria de la oposición explicando que aunque Matus no concite el apoyo general del bloque, muchos terminaran suscribiendo su postulación.

Hay algunos senadores que consideran que la oposición debiese actuar unida en esta oportunidad para evitar que el gobierno les pase nuevamente la aplanadora en otro nombramiento, mientras que otros creen que ya no hay tiempo para lograr una postura común, pues hay votos que ya estarían comprometidos con Matus.

“Esta ha sido una situación muy mal manejada. El gobierno siembra la desconfianza; estamos en una situación complicada y el gobierno está hablando uno por uno para conseguir los votos. Pero nunca se ha obligado a alguien a votar o no votar por una designación, se trató de armar una cierta opinión común pero el gobierno no nos escuchó” precisa otra fuente.

Asimismo comentan que hay varios senadores que están muy molestos con La Moneda porque no sólo no tomó en cuenta la postura opositora sino que vetó a Guzmán después que ellos hicieron la consulta.

En todo caso, recalcan que en la oposición están todos cruzados, y admiten que esta designación no hay en juego un hito político. “No hay una postura unánime en la oposición” sentencia Araya.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.