“Me parece un despropósito ser ‘conocido’ y estar en la Constituyente”: actores y rostros candidatos a la Convención Constitucional responden a columna de Alfredo Castro

El actor Alfredo Castro. Foto: @luispoirot

El protagonista de Tengo miedo torero, quien reveló haber rechazado el ofrecimiento para ser candidato, se refirió al proceso y a las inscripciones que se cerraron el lunes recién pasado, y que incluyó a numerosas personalidades del mundo artístico y de las comunicaciones. Actores como Ignacio Achurra y Malucha Pinto, el cineasta Silvio Caiozzi, el abogado Daniel Stingo y la doctora María Luisa Cordero se refieren al debate.




Una reciente reflexión hecha por el actor Alfredo Castro ha puesto sobre la mesa un intenso debate sobre los candidatos a la Convención Constitucional.

En una columna publicada hace unos días por la revista Mensaje, el protagonista de Tengo miedo torero reveló que fue tentado para asumir una candidatura en el proceso, la que finalmente rechazó. “He dicho que no, porque no soy experto en el tema cultural. Puede que sea ‘conocido’ por las personas, que piense sobre la realidad y la proyección de mi sector, pero eso no es suficiente. Me parece un despropósito ser ‘conocido’ y estar en la constituyente”, expresó el artista. “Me impresiona que tanta gente quiera ser constituyente. Me asusta que muchos piensen que basta con tener una muy buena idea para merecer integrar la Convención”, añadió en su escrito, pues a su juicio quienes asumieran ese rol debían ser personas que acrediten “solvencia ética y capacidad crítica”, y que sean “efectivos representantes de sus bases”.

Un planteamiento que salió a la luz justamente en medio del cierre de las inscripciones a constituyentes, que concluyó el lunes recién pasado y que comprendió a numerosas personalidades de la TV, el teatro, la música y el cine en este proceso, que se zanjará en las elecciones del 11 de abril.

Sobre esa reflexión la actriz Malucha Pinto, candidata al Distrito 13 por el Pacto Lista del Apruebo, opina: “Estoy de acuerdo con él (Castro), de que no basta con ser conocido, pero justamente el desafío hoy día es que todas las constituciones en Chile se han escrito y se han concebido por expertos, que finalmente no representan la diversidad de este país y no lo han hecho nunca. Aquí por primera vez tenemos la oportunidad de que la ciudadanía pueda estar sentada ahí en esa Convención Constitucional. Si es que estamos pensando en escribirla, para eso también van a haber abogados, equipos jurídicos, aquí lo que interesa es que la gente que vaya, que esté ahí, pueda genuinamente representar a la ciudadanía de este país, eso es muy importante. Quien va a ir a poner el alma de este país, no es el abogado, no es el juez, es la gente que ha tenido un trabajo sostenido en el tiempo en este país. Ahora si esa gente es conocida mediáticamente o no, eso es otra historia”.

La artista profundiza en su propia motivación para asumir este rol. “En lo personal yo me siento una persona que he hecho un camino distinto. Claro puede que mucha gente me conozca por mi trabajo televisivo, pero ese no es mi fuerte, he sido una persona que ha hecho un trabajo completamente distinto, he hecho un trabajo comunitario, un trabajo que parte desde las comunidades”, dice quien también es conocida por encabezar la Fundación Aracataca. “Entonces me parece súper interesante lo que plantea Alfredo, en algunos aspectos estoy de acuerdo con él, pero me parece que como dice el dicho, ‘a quien le quepa el sayo, que se lo ponga’”, concluye la actriz.

Por su parte el cineasta Silvio Caiozzi, quien va por el Distrito 10, concuerda en el punto con el actor. “El hecho de ser conocido no significa que esa persona conocida tenga buenas ideas, no van las cosas de la mano”, opina.

En su caso, cuenta el realizador de premiadas producciones como Julio comienza en julio y Coronación, “yo no estoy corriendo personalmente, es un grupo de creadores de cultura, somos autores, por eso nuestro grupo se llama Creadores de Arte y Cultura, Creac, y como grupo pensamos que es importante el tema de los creadores a los que no se les da tribuna, porque no solemos ser famosos, entonces pensamos que si nos uníamos y podíamos estar presentes en la constituyente, podíamos aportar a la nueva Constitución en la temática de la cultura, que ha calado profundamente. No es que yo haya calado como personaje, lo que caló fue nuestra temática y lo que hizo que mucha gente firmara por nosotros. Entonces en nuestro caso no es un tema de una persona o de un famosillo, aquí es un tema mucho más grande que es el tema de la cultura que hemos planteado”.

Caiozzi revela además que sumarse a este proceso no fue una idea que aceptara desde el principio. “Desde un comienzo dije solo yo no voy, porque no ando buscando un sitio de poder, no me interesa para nada. Así que no voy solo, y tampoco voy bajo el alero de un partido, los que nos juntamos vamos independientes y como grupo”, cierra el cineasta.

Otro conocido candidato a constituyente es el actor Ignacio Achurra -al Distrito 14 por el Pacto Apruebo Dignidad-, quien sobre los dichos de Castro reflexiona: “Creo que Alfredo merece todo mi respeto y cariño, soy una persona cercana a él así que no tengo nada que objetarle. Considero que efectivamente este proceso ha movilizado a mucha gente, mucha gente se ha sentido convocada a participar, a ser candidatos, y eso a mi en principio me parece fantástico, me parece una buena señal de que nuestra democracia está viva, y que la gente tiene interés por participar. Y por supuesto que mucha gente, por diferentes razones, es conocida, y también ha tenido ese mismo interés”.

El actor de teatro y TV añade: “Por cierto que el tener un cierto nivel de conocimiento puede significar una cierta ventaja y una capacidad de llegar también a diferentes públicos, pero yo confío en la madurez política de los electores. Creo que la gente hoy día frente a un universo y un abanico amplio de opciones, tiene los elementos de discernimiento para distinguir quiénes tienen una trayectoria, más allá de que sean rostros conocidos, periodistas o gente del mundo del teatro o la tv, pero que tienen una trayectoria de trabajo, y yo me siento dentro de aquel grupo: fui presidente del Sindicato de actores y actrices de Chile (Sidarte) dos años, hasta hace muy poquito, y tengo una trayectoria de trabajo, de organización y de un foco puesto en el interés colectivo, por lo tanto no me considero un rostro de televisión, me considero en primer lugar un director de teatro de un colectivo artístico que tiene 20 años de historia (La Patriótico Interesante), que ha representado a Chile en el extranjero haciendo teatro; me considero un académico, una persona que ha trabajado en diferentes universidades, un actor por cierto y que además soy una persona conocida por mi trabajo en tv”.

Sobre la columna de Castro opina también la médico María Luisa Cordero -Pacto Vamos por Chile, Distrito 12-, ex panelista del programa Mentiras Verdaderas, quien discrepa: “Yo no soy comentarista ni estoy haciendo la biografía de Alfredo Castro, que se la haga otro porque se la merece, es un gran actor. Pero no comparto su opinión en lo absoluto. Para hacer una constitución no necesito hacer un doctorado en Harvard. Mira cómo está el mundo, mira lo que pasó en Chile después de que hablaron los expertos del reajuste del boleto de las micros. Entonces, que Alfredo Castro que es muy inteligente, revise su opinión de la experticia de los que van a participar en la factura de la nueva Constitución chilena”. Y sobre sus motivaciones para embarcarse en esta candidatura agrega: “Me interesa porque encuentro que hay que cambiar a Chile, mejorarlo, hacer las cosas bien. Quiero el resto de vida que me queda, colaborar con dejar a través de la ley que el Estado de Chile sea eficiente, que haga bien las cosas y que no se roben la plata. Que sea desterrado el nepotismo. Me gustaría que en Chile, como decía el filósofo Sánchez: ‘siempre esté el más mejol’”.

En tanto, la modelo Adriana Barrientos, candidata por el Distrito 13 con el Pacto Apruebo Dignidad, analiza: “Yo respeto mucho a Alfredo Castro, lo encuentro una persona súper inteligente, pero me parece que descalificar a la gente del mundo de la tele o del mundo de las artes, creo ya no va eso. Tenemos que trabajar en unidad y tiene que haber diversidad para poder hacer un proceso constituyente como corresponde. A día de hoy hay gente como yo que tiene ideas totalmente nuevas”.

Y continúa: “Considero que el país, por más que tiene gente, como dice Alfredo Castro, instruida, que ha estudiado muchísimo y con una capacidad tremenda de administración de recursos, títulos formidables, no han hecho nada. A mí se me ocurrió algo bien simpático, muy innovador cuando se escriba la Constitución, que es llevar a todas las personas electas por votación popular a ocupar servicios públicos como el hospital. Si tenemos una brecha social como la del ministro Mañalich que no conocía los hospitales públicos, no tenemos nada que hacer. Aquí tiene que venir gente que tenga calle, que tenga contacto con la gente real”.

Sobre la situación el abogado Daniel Stingo, ex panelista de los matinales Buenos días a todos (TVN) y Mucho Gusto (Mega), reflexiona: “Ser famoso y participar es porque tú quieres aportar y usas lo que tienes de famoso para aportar en un proceso inédito en la historia de Chile, muy bonito, de construcción de una nueva constitución participando con todos. Entonces sí, tiene esa ventaja, la tengo, pero eso solo no sirve. Si te fijas hay una larga lista de personas conocidas que van a ir y vamos a ver quiénes van a quedar, quiénes tienen trabajo, quiénes son los reconocidos por su trabajo en este proceso, digamos”.

El abogado, parte del programa radial La voz de los que sobran (Radio Usach), añade: “Yo llegué a ser famoso porque soy abogado y comentaba temas legales en la televisión y así estuve en TVN, en Mega, en Chilevisión. Entonces hay que sopesar las cosas. Siempre habrá opinión, todo el mundo tiene derecho a opinar, eso obviamente está muy bien, pero cada uno tiene el convencimiento y lo mío es un convencimiento en que puede ser un salto al desarrollo del país, de todos los chilenos, de mejorar la calidad de vida y de terminar con las desigualdades”.

A lo anterior se suma la opinión de Macarena Venegas, candidata por el Distrito 12 y abogada, quien hace 14 años comenzó a participar en distintos espacios de la televisión chilena. “Cualquier ciudadano tiene derecho a presentarse como candidato y a ser elegido en los procesos electorales en cualquier ámbito”, expresa quien hasta hace unas semanas era constante invitada al matinal Contigo en la mañana de CHV.

Finalmente el escritor Jorge Baradit, quien busca un espacio en el Distrito 10, comenta: “Yo no creo que una persona tenga que ser experta. No podemos terminar con una Convención constituida por abogados. Lo que necesitamos es una diversidad lo más amplia posible. Tiene que estar ahí el profesor universitario, pero también la dueña de casa y la mujer mapuche, tenemos que estar todos representados. Y seguramente detrás de cada uno va a haber un equipo técnico, abogados que van a convertir las experiencias de esa diversidad en leyes, artículos y procedimientos. Pero discrepo absolutamente, la Constitución tiene que ser diversa, ciudadana y esa es realmente la Constitución”.

“Es necesaria una formación, Yo no me atrevería”

Profundizando en sus dichos, el actor Alfredo Castro comenta a La Tercera PM: “Lo que pasa es que con la explosión de Tengo miedo torero, que fue muy vista, y Blanco en blanco, películas con las que uno estuvo re presente en las redes sociales, me empezaron a preguntar si estaría disponible para ser constituyente”. Fue desde ahí que nació su reflexión. “A mi me parece que la gente que está llamada a ser constituyente es gente que debe tener cierta formación. Lo reitero, me parece que la gente que se ha inscrito, donde hay gente notable, pero para mi pienso que tiene que ser gente que esté sustentada por las bases que representan, si representan a alguien”.

Respecto a quiénes apunta con estas declaraciones, el artista responde: “No voy a nombrar a nadie porque me parece ofensivo, no es necesario. Pero te cuento que por mi parte apoyé a Andrea Gutiérrez como constituyente, no porque sea actriz, sino porque fue dirigente sindical por seis años, porque conoce al revés y al derecho las leyes culturales de la actual constitución, porque conoce las que deberían estar en una nueva constitución, porque además representa al mundo 8MM que es el mundo feminista, al mundo LGBT, al mundo más bien de la marginalidad o de la vulnerabilidad, a todo un mundo social que a mi particularmente me interesa y me representa”, dice Castro, quien justamente patrocinó a Gutiérrez, candidata por el Distrito 10. “Entonces comprendo que haya artistas, gente que sabe mucho de cultura y que son grandes e importantes creadores, pero me parece que hay una formación que tiene que ver con lo legal, que es súper necesario tenerla. Yo no me atrevería”, dice.

Por ello, añade, “para mí el eslogan es que no basta con tener una buena idea. Todos tenemos buenas ideas, tenemos ganas de una buena Constitución, que sea representativa, pero esas bases tienen que ser representadas por gente que tenga conocimientos, legales, jurídicos, constitucionales importantes. Si no se van a encontrar al frente con gente que sí los tiene, y cómo vas a enfrentar a un abogado constitucionalista experto con quien tenga una súper buena idea sobre feminismo. Es ridículo, patético. Salvo que esas personas se pongan a estudiar de cabeza, porque se van a ver enfrentados a un mundo que desconocen”.

Castro advierte sin embargo que “tampoco me parece al revés, que por el simple hecho de ser abogado o abogada o experto o experta constitucionalista, les de un derecho sobre las bases. Tampoco me basta, como tampoco me basta que sean feministas, o comunidad LGBT, o sean creadores, artistas. Creo que hay que conjugar los mundos y que sea representativa la nueva constitución. Pero la gente que venga de la cultura tiene que saber lo que está hablando”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.