Paga $400 mil a la semana: La agresiva llegada a Chile de DiDi, la china que compite a Uber

Piñera visitó las oficinas de DiDi en China el 25 de abril.

Piñera visitó las oficinas de DiDi en China el 25 de abril.

La aplicación comenzará a funcionar este semestre en Valparaíso, Viña del Mar, Concón, Quilpué y Villa Alemana, por lo que ya inició reclutamiento de conductores. A los primeros tres mil inscritos se les asegurará un sueldo de $400 mil a la semana.




La aplicación china DiDi, la principal competidora de Uber a nivel mundial, prepara este semestre la entrada en operaciones en Chile. Por ello, el lunes recién pasado comenzó a reclutar a socios conductores en ciudades como Valparaíso y Viña del Mar, las primeras comunas donde la plataforma comenzaría a realizar viajes.

La firma inició su desembarco en Chile en 2018 y en la antesala de sus actividades recibió el espaldarazo del propio presidente Sebastián Piñera la semana pasada en Beijing, quien durante su gira a ese país, se reunió con la CEO de la compañía, Jean Liu y la plana mayor de la firma.

DiDi tiene oficinas en Japón, Australia, Estados Unidos, México y próximamente en Colombia.

Mi Yang, director de expansión para América Latina de Didi, explica que en la empresa están "en un proceso de escucha y aprendizaje que nos permita entender el mercado chileno y, desde esa perspectiva, ofrecer los servicios que se requieren. Si bien los taxis son una dirección, no descartamos ir agregando en el tiempo otros más sofisticados, como vehículos eléctricos o transporte de mayor capacidad".

Por ahora, lo que está claro es que el servicio que ofrecerán será similar al de Uber o Cabify, donde conductores y pasajeros se contactan a través de la aplicación para realizar viajes. Se trata de una plataforma calificada como innovadora debido al rango de servicios que abarca en su país de origen: los traslados tradicionales, como también bicicletas y buses.

[caption id="attachment_640157" align="alignnone" width="900"]

Piñera en el centro de operaciones de DiDi.

Piñera en el centro de operaciones de DiDi.[/caption]

Desembarco agresivo

En lenguaje económico, la entrada de la compañía en Chile se podría calificar como "agresiva": hará un cobro del 10% del total de la tarifa a los choferes (el resto de las plataformas que operan en el país tienen una tasa de servicio de 25%). Además, se lanzará la promoción de que los primeros tres mil conductores tendrán una ganancia asegurada de $400.000 por semana.

La empresa reclutó en Chile al abogado Felipe Simonsohn como director de Asuntos Corporativos de la firma, ex jefe de gabinete de la subsecretaría de telecomunicaciones en el primer gobierno de Michelle Bachelet.

La agencia Azerta,  que tiene entre sus socios a Cristina Bitar y Felipe Edwards, está a cargo de las comunicaciones estratégicas de DiDi.

La aplicación ya puede ser descargada desde el lunes pasado por conductores en las comunas de Valparaíso, Viña del Mar, Concón, Quilpué y Villa Alemana. En la firma se explica que tienen un seguro de viaje, una línea de contacto por emergencias y un botón con funciones de seguridad en la plataforma, además de privacidad de los números para los inscritos. Los requisitos para inscribirse son tener licencia de conducir A o B, cédula de identidad, pólizas de seguro asociadas y certificado de antecedentes, entre otros.

"La decisión de instalarse en regiones es inteligente porque en esos lugares no están consolidadas las plataformas y se requiere buen transporte. Además, podrían competir por los usuarios de los colectivos", afirma Carlos Melo, académico de la U. San Sebastián.

Regulación en curso

La empresa se instala en Chile en momentos en que el proyecto de ley Uber, que pone nuevas reglas a las plataformas, comenzará a ser discutido en el Senado. La empresa ya se reunió con el Ministerio de Transportes en el marco de la discusión legislativa. Desde esta cartera explican que "el arribo de esta aplicación evidencia el interés de compañías por invertir en Chile y cómo se han ido diversificando las herramientas que presentan soluciones tecnológicas a los desafíos de la movilidad".

"Más competencia conlleva oportunidades de mejora que, esperamos, beneficien a los usuarios", agregan en Transportes.

Comenta