Preso en Argentina Director de "Hecho en Casa Fest" por terrorismo: Policía habría confundido intervención urbana con artefacto explosivo

zegers

Los chilenos José Zegers (39) y su pareja, la arquitecta Maria Gabriela Medrano, participaron de un Festival de la Lengua en Córdoba donde expusieron un parlante que leía los derechos humanos en lenguaje inclusivo. La caja fue dejada en la habitación del hotel que ocupaban y confundida con un aparato explosivo. Ambos son acusados ahora de pertenecer a un grupo anarquista que planeaba un atentado.


El domingo pasado el chileno José Zegers (39), director creativo de Hecho en Casa Fest fue detenido junto a su pareja, la arquitecta Maria Gabriela Medrano (36) en un hotel del barrio de Palermo, en la ciudad de Buenos Aires, por detectives de civil de la Unidad Antiterrorismo de la Dirección de Investigaciones de la Policía de Córdoba.

Ello luego de que se les acusara de haber dejado en una habitación que ocuparon en un hotel de Córdoba parte de una bomba casera que según la policía local se trataba de dispositivo típico aunque sin la carga explosiva. Por el protocolo que rige estos casos, el hotel fue desalojado, se retiraron autos cercanos y la Brigada de Explosivos detonó el artefacto. Los medios locales consignaron que fuentes policiales apuntaban a que los profesionales "iban a atacar durante el Congreso de la Lengua. Buscan a otros sospechosos. El juez podría imputarlos en las próximas horas". Hasta ahí se estaba frente a una historia de terrorismo internacional.

Sin embargo, todo sería una absurda confusión.

La caja-bomba se trataría en realidad de un aparato destinado a repetir la declaración de los Derechos Humanos en lenguaje inclusivo que fue usado por los chilenos en un festival al que fueron invitados.

Carolina Ortega, periodista argentina y amiga de la pareja, lo explica así a La Tercera: "Esto es una locura. Ellos habían sido invitados en el marco del Congreso de la Lengua a la Universidad Nacional de Córdoba para hacer un taller sobre intervenciones urbanas. Ellos ya la semana pasada presentaron un dispositivo que lee los derechos humanos en lenguaje inclusivo y los citaron a que dieran un taller el sábado en el marco del Congreso. El domingo ellos venían a Buenos Aires y quedamos de reunirnos porque el lunes ya retornaban a Santiago. Nunca llegaron".

Tras ello, Ortega se preocupó y buscó contactarse con cercanos en Chile, quienes apuntaron a que tal vez les habían robado sus teléfonos móviles, lo que podría explicar la desaparición de esas horas. De todos modos, cuenta Ortega, acudió a la Comisaría de Árabe Siria y Gutiérrez de Buenos Aires para hacer una denuncia de paradero, pero allí le recomendaron esperar. "Hoy por la mañana, a Felipe le dejaron hacer un llamado y nos enteramos que están detenidos con cargos terroristas, acusados de integrar una célula anarquista que planeaba un atentado. Ellos dejaron en Córdoba una caja con batería para que alguien la retirara. La gente del hotel vio la caja, hizo la denuncia, detonaron el parlante y a ellos los trasladaron presos a Córdoba. Estoy anonadada. Esto con dos llamados y la búsqueda en google se solucionaba. Sabés que esto no es habitual en Argentina, pero en el último tiempo esto está raro. Ayer sin más sobreseyeron a dos hermanos de familia sirio-libanesa a quienes habían acusado de ser parte del Hezbollah porque tenían en su casa un rifle de museo de un bisabuelo. En esta locura de detenciones arbitrarias, ha pasado esto. Estoy entre enfurecida y sorprendida".

En Chile, Payo Söchting diseñador, ilustrador y muralista independiente perteneciente a Hecho en Casa Fest detalló que ya se han hecho contactos con la embajada: "Esto es una locura, ya estamos en contacto con la embajada, llamando a los abogados, no se entiende qué pasó".

"Esperamos que esto se pueda solucionar. Estamos súper preocupados. Ellos están separados, no están juntos, es feriado en Argentina, estamos en proceso de ver cómo se demuestra que esto es un absurdo. Estamos dándole todo el apoyo. Felipe no es un delincuente ni menos un terrorista. Esto fue una invitación en la participaron que se hizo y hasta se grabó, la caja quedó en el hotel y ahí vino la confusión, esta historia delirante", afirmó.

Comenta