Otro encontrón Chahin v/s Elizalde y Muñoz: La pugna por primarias presidenciales a dos, tres o cuatro bandas

Con el triunfo de Rincón recién salido del horno, la DC sale a impugnar el pacto PS-PPD para llevar un solo nombre contra ellos a la primaria del 4 de julio, que es justo lo que buscan esos dos partidos. La Falange quiere evitar un "todos contra la DC" y esta vez no irán directo a primera vuelta; sus socios no desean diluir su votación compitiendo divididos. Que Chahin hoy calificara la idea de Heraldo Muñoz y Álvaro Elizalde de un error sacó chispas en los otros dos.




A ninguno de los dos les gusta la idea. Menos después de que su contraparte DC Fuad Chahin se los mandara a decir esta mañana, con su partido envalentonado luego que lograran 27 mil votantes en la primaria que anoche ganó Ximena Rincón. Ni al presidente PS Álvaro Elizalde (que este jueves proclamaría a Paula Narvaéz como su candidata) ni al PPD Heraldo Muñoz (que este domingo se mide contra Francisco Vidal y Jorge Tarud) les hizo gracia que el capitán falangista les dijera que es un “error” que esos dos partidos lleguen con un solo nombre a competirle en la primaria del 4 de julio, que es precisamente lo que ellos pretenden hacer.

Tanto pretenden, que en el PS y el PPD aseguran que ambos mandamases ya tienen un pacto -pero que, ojo, aún debe ser refrendado por los aparatos internos- para llevar un solo candidato. La idea es hacer una primaria después de las elecciones de convencionales y municipales (11 de abril). El deadline para inscribir nombres a la primaria presidencial es el 4 de mayo. Pero el líder DC no ve “espacio para otra primaria intermedia”.

Chahin quiere que los cuatro partidos lleguen cada uno con su carta -los radicales postulan a su jefe, Carlos Maldonado- y que todo se resuelva ahí. Esta mañana, a pocos días de que las eliminatorias presidenciales de Unión Constituyente reduzcan a cuatro los nombres de los interesados, se les viene encima una pugna por resolver porque ya hay dimes y diretes. Detrás están los cálculos de superviviencia electoral. En el eje PS PPD sacan la cuenta que con un solo nombre, que el PS espera sea Narváez, pueden ganar esa mano y sacar el ticket a la papeleta final de noviembre; una primaria a cuatro bandas diluiría la votación y le daría ventajas a Rincón. En la DC buscan evitar a toda costa el uno a uno porque temen que una primaria “todos contra la DC” los deja fuera.

El supuesto revuelve pesadillas en parte de la oposición porque nadie olvida que la última vez los falangistas se fueron por la libre a esa aventura llamada “camino propio” (Carolina Goic remató quinta entre ocho) de la que hoy reniegan y que Rincón dice que no repetirán. La DC, entonces, no tiene cómo amenazar con esa carta. Pero hoy es hoy y como palabras sacan más palabras, se apura este debate y se instala la duda de si la oposición de nuevo se verá empantanada políticamente.

“Ya hemos hablado con el PS y vamos a tener un solo candidato. Tiene que ser sancionado por las instancias respectivas, pero a nivel de las presidencias lo hemos concordado”, espeta Heraldo Muñoz, quien reafirma que “contrariando al presidente de la DC, pienso que es un acierto tener una sola candidatura del PPD y del PS para fortalecer el espacio del socialismo democrático, de la izquierda socialdemócrata”.

En el eje PS PPD insisten en que la DC está pidiendo algo que va contra la historia de la coalición, ya que los dos colectivos fueron bajo un solo nombre a las primarias del 1993 (perdieron con Ricardo Lagos ante Eduardo Frei), las de 1999 (ganaron con Lagos ante Andrés Zaldívar) y el 2013 (ganaron con Bachelet ante Claudio Orrego, Andrés Velasco y José Antonio Gómez).

“Eso tiene precedentes: en el pasado hemos ido juntos con el PS, y esto no tiene nada de sorprendente. Es absolutamente necesario para fortalecer este espacio que no se agota en los dos partidos, y que incluye a al PL, a quienes emigraron de RD; nos gustaría que se sumara el PR”, dice Muñoz, quien insiste en que ir en tándem no es un error como dice Chahin, “sino un acierto político”.

Es lo mismo que acusa Elizalde. Que “siempre el PS y el PPD han competido en las primarias presidenciales con un candidato común. ¿Por qué esta vez debería ser distinto? Cada partido debe soberanamente decidir a quién apoya en la gran primaria legal de mediados del próximo año. Es de toda lógica, tal como ha ocurrido desde el año 89, que el PPD y el PS apoyen a un candidato o candidata común”.

Y sigue: “Ahora, por primera vez en décadas, Fuad Chahin quiere prohibir que el PS y el PPD trabajen juntos. Nosotros respetamos las decisiones que la DC ha adoptado en el marco de su autonomía, por tanto, pedimos un trato recíproco”.

En la plana mayor del PS otras voces dicen que hay indignación por el ánimo con que los está emplazando Chahin, quien también dijo hoy que “en Unidad Constituyente tenemos que definir si queremos una primaria muy movilizadora para tener un buen resultado en primera vuelta, o cómo nos reunimos para derrotar a otro candidato del pacto”. Allá se quejan de que el líder falangista poco menos que les quiere imponer a Rincón o elegir él a sus abanderados. Y hasta le llevan la cuenta: aseguran para las municipales inscribió candidaturas que habían perdido primarias.

Los radicales de Maldonado corren por su cuenta

En la DC no se ve ánimo de ceder por ahora. “Los chilenos esperan genuinos gestos de unidad y solo una gran primaria conjunta el 4 de julio nos da plenas garantías de inclusión y respeto hacia la DC”, ataja el diputado Gabriel Silber, que anoche estuvo festejando el triunfo de Rincón, que ya dijo que “me gustaría que todos compitamos” y que “esto de atrincherarse para poder enfrentar de mejor manera, no sé si sea lo mejor”. Chahin, además, tiene una ficha puesta adentro de Convergencia Progresista, porque cuando dijo hoy en la mañana que es un error, subrayó que “estamos de acuerdo con el Partido Radical, que ha planteado exactamente lo mismo” (Cooperativa).

Lo mismo refrenda Maldonado (vaya, prácticamente hay solo ex ministros de Michelle Bachelet en este lance), quien anuncia no tener intenciones de bajarse: “Como PR vamos a estar en la primaria legal del 4 de julio. Es imprescindible que la ciudadanía defina el liderazgo de la centroizquierda, poner nuestras ideas a disposición de la ciudadanía y no de los partidos. La única manera en que la decisión sea realmente ciudadanía es una primaria legal, con recursos públicos, supervisión del Servel, difusión y una alta participación”.

Tiempo para resolver el entuerto hay todavía, aunque en el PS dicen que el problema es de Chahin y no de ellos. En la DC anticipan que irán sí o sí a las primarias que sea. En el partido hay dirigentes que hacen ver que es cosa de cobrarle palabra a Narváez -quien ha dicho que quiere primarias amplias-, o bien apostar a que ella y Narváez pacten por encima de los partidos; no creen que el PPD por sí mismo movilice demasiada gente. Lo que sí espanta a algunos parlamentarios son los guiños de la inminente carta PS al Frente Amplio.

Mientras, Rincón jugará sus fichas a desplegarse y confiar en que le saca ventaja en conocimiento a Narváez, pero en la misma DC comentaban esta mañana que no debería volver a tropezar ninguneando la figura de Bachelet.

“Es una pérdida mucho menor ir a la primaria que a la primera vuelta”

Con todo esto sobre la mesa, el académico de la Universidad de Talca Mauricio Morales cree que “tendría que llegarse un acuerdo general del pacto para que se produzca una competencia en igualdad de condiciones. Aún no sabemos qué hará el PRO y si MEO podría o no podría competir. El problema es que para llegar a este resultado se requiere de la concurrencia de todos o de casi todos los partidos, cosa que no será fácil”.

La otra opción, sigue, “es que simplemente Narváez no marque en las encuestas y que eso abra el apetito de todos los otros partidos que componen el pacto. El hecho de que haya existido unanimidad en el PS en torno a su candidatura, no asegura que esa candidatura comience a marcar en las encuestas. En otras palabras, mientras mayor incertidumbre exista en torno al ganador de esa primaria, menos probable será el todos contra la DC”.

Eso sí, cree “que la DC arriesga una cuarta derrota electoral si contamos las de Frei, Orrego y Goic. ” y que “no hay ninguna posibilidad que la DC pueda ganar una primaria contra el PS, el PPD y vamos a ver qué hacen los radicales; nada es descartable. Ese es el riesgo. La DC está obligada a competir en esa primaria o declinar su candidatura, pero en ningún caso ir a primera vuelta; el PS y el PPD le dejarían fuera del pacto parlamentario. Es una pérdida mucho menor ir a la primaria que a la primera vuelta”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.