“Químico explosivo rompedor”: peritaje de Carabineros detecta TNT en casa de funcionario judicial indagado en La Araucanía

Armas incautadas por Carabineros en el allanamiento en la casa de Pirce.

El Laboratorio de Criminalística de la policía uniformada (Labocar) analizó una sustancia encontrada en el allanamiento que terminó con la detención de Juan Pablo Pirce (39), hijo de un exintendente en La Araucanía y colaborador de la ANI. Se determinó que la evidencia "es un compuesto químico rompedor, utilizado para la producción de productos explosivos y municiones, incluidas las mezclas explosivas. Es de uso industrial y profesional”. Además, el Poder Judicial informó a la fiscalía la labores del imputado en el Juzgado de Garantía de Traiguén, descartando que haya tenido acceso a causas reservadas.




“Soy funcionario del Poder Judicial, conozco mis derechos y no les doy permiso”. De esta manera, Juan Pablo Pirce (39) negó el ingreso de efectivos del OS-7 de Carabineros a su domicilio, la noche del 5 de abril, cuando los policías intentaban allanar su casa en Traiguén tras recibir una denuncia por cultivo ilegal de drogas. Finalmente, el sospechoso fue detenido y tras una autorización judicial, vía telefónica, se concretó el registro del inmueble. Hoy, el sujeto está en la mira del Ministerio Público por tenencia ilegal de armas y municiones, y su eventual vínculo en delitos de violencia rural en La Araucanía.

El nombre de Pirce no es uno más en la zona. Es hijo de Guillermo Pirce, exgobernador de Malleco entre 2016 y 2017, cargo donde estuvo un año, antes de asumir como intendente subrogante en La Araucanía. Previo a eso fue funcionario de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) en la región, entre 2015 y 2016.

Las pesquisas en torno a este caso apuntan en dos direcciones: determinar su eventual vínculo con delitos ocurridos en la Macrozona Sur y su rol como funcionario judicial, donde, según las sospechas de los investigadores, podría haber tenido acceso a causas reservadas y diligencias secretas de la fiscalía, autorizadas por el tribunal. Pirce ha trabajado por más de 10 años en el Juzgado de Garantía de Traiguén como jefe de sala.

Por lo mismo, el Ministerio Público, junto al OS-7 han llevado a cabo distintas diligencias para esclarecer ambas aristas. En ese sentido, en el caso de indagar su participación en delitos violentos, se avanza en pesquisar las armas incautadas en el domicilio de Pirce: un fusil, un rifle, dos pistolas, explosivos, un niple artesanal con clavos en su interior, un subfusil, 120 cartuchos 7.62 (munición de guerra) y más de 100 tipos de municiones de distinto calibre.

Entre las últimas pesquisas, el Laboratorio de Criminalística de Carabineros (Labocar) evacuó un informe en que detectó la presencia de explosivos TNT en uno de los contenedores que Pirce guardaba en su domicilio. “La evidencia entregada para análisis, consistente en un (01) vial de vidrio sellado con una sustancia sólida, color amarillo pálido, rotulado como M-5″, se consignó en el documento firmado por la químico forense de la policía uniformada, Gisela Ojeda.

El análisis del departamento especializado de Carabineros concluyó que “la sustancia color amarillo pálido, presente en el vial M-5 analizado, corresponde a dos metil 1,3,5 trinitrobenceno, cuya denominación química internacional es 2,4,6 trinitrotolueno, más conocido por las siglas TNT”. Y, antes de estampar su firma, la perito Ojeda advirtió: “Este es un compuesto químico explosivo rompedor, utilizado para la producción de productos explosivos y municiones, incluidas las mezclas explosivas. Es de uso industrial y profesional, según se indica en su respectiva ficha técnica”.

Con este resultado, lo que resta para la policía uniformada es lograr establecer en qué delitos en la Macrozona Sur se utilizó TNT. Con esa información se deberá ingresar la información a un banco de pruebas que mantiene el Ejército y así también determinar de dónde salió el explosivo hallado. En tanto, las armas requisadas en el domicilio de Pirce -las que fueron encontradas en un bolso lanzado desde la casa al patio- aún están siendo analizadas por el OS-7 y Labocar.

Algunas de las armas encontradas en el patio colindante al domicilio del imputado Pirce.

Poder Judicial a fiscalía: “No tenía acceso a las causas reservadas”

Respecto del rol de Pirce en el Poder Judicial, también se han decretado diligencias. Además de revisar su computador fiscal y su teléfono, la fiscalía también solicitó al juzgado de Letras y Garantía de Traiguén informar a qué tipo de información tenía acceso el imputado en el desempeño de sus funciones.

Fueron cinco preguntas que la fiscalía envió al tribunal, las que fueron contestadas por el presidente del juzgado, Jaime Manríquez. El Ministerio Público pidió informar sobre “los sistemas, aplicaciones y/o programas informáticos de carácter reservado del Poder Judicial a los cuales el imputado (...) tenía acceso en virtud de su calidad de funcionario público”.

Frente a esta consulta, el magistrado contestó: “El funcionario en su calidad de oficial de Sala Titular del tribunal tenía acceso a los sistemas: SIAGJ (Penal); SITCI (Civil); Monito Web (Registro Civil); Cuenta de Dominio Poder Judicial, Cursos Academia, Sistema de Autoconsulta de Personal ‘Mis Datos’, Cisco VPN, Sistema Requerimientos PJUD y cuenta de correo electrónico. Complementando esta información se debe señalar que el imputado con su cuenta SIAGJ no tenía acceso a las causas reservadas, y que cuando era necesario tramitar en alguna de ellas pedía los datos de acceso del administrador, quien tiene el perfil para tramitar dichas cuentas. El día de hoy, todas las cuentas del Sr. Pirce están bloqueadas o caducadas”.

Otra consulta relevante es sobre la participación del sospechoso en los grupos de mensajería del tribunal. “Informar si mantenía a su disposición un equipo telefónico de cargo fiscal para el ejercicio de sus funciones, marca, modelo, número y compañía telefónica. Además, informar si dicho número estaba asociado a la aplicación de WhatsApp para coordinaciones propias de su función y si éste se mantiene activo”, pidió el ente persecutor.

El presidente del tribunal de Traiguén respondió: “Efectivamente, poseía un teléfono celular, asignado por la administración para coordinación en terreno, marca Huawey, modelo Y5 Neo (...). Este teléfono tenía configurado WhatsApp para coordinación, el cual se mantuvo activo hasta el lunes 05/04/2021, día en que posterior a las 19.29 horas abandonó los grupos de coordinación en los que participaba (según lo refleja el grupo Videoconf Gtia Traiguén)”. A esa hora, la policía aún no podía entrar a la casa del imputado y esperaba que algún juez de la zona accediera a la diligencia, tras la inhabilitación de tres magistrados.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.