Radiografía al partido del Presidente: el reordenamiento de Convergencia Social que busca ampliar la influencia de Gabriel Boric

A la espera de que el Servel apruebe una reforma estatutaria llevada a cabo en marzo, la colectividad se alista para sus comicios internos. Con la necesidad de afianzar que ahora son parte del oficialismo y el sostén político del Mandatario, la interna se ha ido reconfigurando para darle un mayor polo de influencia al Jefe de Estado en circunstancias donde su "lote" nunca ha contado con mayorías dentro del partido desde su fundación.




A inicios de abril, y en medio de la discusión por un retiro de fondos de pensiones “acotado” -fórmula propuesta por el gobierno que finalmente fue desechada por la Cámara de Diputados-, el mismo Presidente Gabriel Boric realizó gestiones para alinear a los partidos de Apruebo Dignidad. Así, recibió en su residencia de Barrio Yungay al timonel comunista, Guillermo Teillier y al jefe de bancada del Frente Amplio, Gonzalo Winter, con quien comparte militancia en Convergencia Social (CS) y la misma tendencia interna dentro de la tienda: “Desbordar lo posible”.

El diputado y primera mayoría en el distrito 10 -cercano a Boric desde que ambos compartían en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile- se ha perfilado como el principal interlocutor entre el Mandatario y su partido, en momentos donde la colectividad aún no escoge una nueva directiva desde la “suspensión de funciones” de la extimonel Alondra Arellano para dedicarse a su campaña como parlamentaria (donde no fue electa).

Como sea, una vez finalizada época electoral, Arellano no volvió a presidir CS luego de la resistencia que había generado en algunos sectores por una serie de “errores no forzados” -como califican dentro de la militancia- durante su período. El primero de ellos fue respecto al proceso de recolección de firmas para inscribir la candidatura de Boric a la primaria presidencial para competir con Daniel Jadue (PC). En la oportunidad, Arellano deslizó que era posible presentar un nuevo nombre para esos comicios o apoyar a otra candidatura si no se cumplía con la meta de 33.700 firmas.

Además, la expresidenta fue responsabilizada por el rechazo del Servicio Electoral (Servel) a 96 candidaturas a diputados de Apruebo Dignidad y de toda la lista de cores del Frente Amplio, situación que debió ser subsanada.

Luego dos presidentas subrogantes -Francisca Perales, hoy subsecretaria de Servicios Sociales; y Javiera Menay, quien posteriormente se integró al Ministerio de Salud-, la colectividad de Gabriel Boric hoy está encabezada por una dirección nacional interina, compuesta por los miembros de la directiva que aún se mantienen y no han asumido cargos en el gobierno, la bancada parlamentaria del período anterior y la secretaría ejecutiva de la tienda. En medio de la campaña de Boric, y luego la instalación del gobierno, se complejizaba realizar la elección antes.

Además, Convergencia Social está a la espera de que el Servel de luz verde a una modificación estatutaria realizada en marzo pasado -en la que se ampliaron los cupos de la mesa directiva de nueve a trece, además de asegurar criterios de paridad- y la falta de una dirección “estable” en CS se ha extendido más de lo proyectado. Los comicios deberían tener lugar durante junio o, a más tardar, en la quincena de julio.

La figura de una colectividad “descabezada” ha generado suspicacias dentro del mismo comité político ampliado de los lunes. En el resto de los partidos -principalmente desde las colectividades del Socialismo Democrático- apuntan a que es difícil “establecer confianzas” cuando a cada reunión asiste un representante distinto y, a veces, en duplas.

De las 11 reuniones en La Moneda que se cuentan hasta ahora, han asistido figuras como la expresidenta de partido y diputada Gael Yeomans; la excandidata a core y cercana al Mandatario, Ximena Peralta; y el diputado Diego Ibáñez. Este último es quien corre con mayor ventaja para asumir la presidencia de CS en los próximos comicios.

Próximas elecciones

La demorada reconfiguración del partido abre un espacio para que el Presidente Boric amplíe su influencia dentro de su colectividad. Desde la fundación, la tendencia que Boric (”Desbordar lo posible”) comparte junto al diputado Winter, la convencional Constanza Schönhaut y Ximena Peralta no ha sido mayoritaria. Eso quedó de manifiesto cuando el Mandatario consignó de forma personal el Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución en noviembre de 2019, lo que le valió que el tribunal supremo lo suspendiera y recibiera una amonestación en privado.

Para ese entonces, la tienda era encabezada por Yeomans (de “Reimpulsar la izquierda”), quien lideraba un sector mayoritario del partido correspondiente a exmilitantes de Izquierda Libertaria. Con la firma del acuerdo por parte de Boric, la renuncia de un grupo liderado por el alcalde Jorge Sharp -a propósito de ese mismo hecho- y la cuestionada presidencia de Arellano, ese “lote” ha retrocedido en su influencia partidaria. En paralelo, “De cordillera a mar” -liderado por Ibáñez, la ministra Antonia Orellana (Mujer), entre otros-, cercanos a la tendencia de Boric, han ido ganando mayor espacio en la interna.

En parte -explican dirigentes de la colectividad- tiene que ver la recolección de firmas, que hoy deja a Convergencia Social como la tienda más numerosa del Frente Amplio con 37 mil militantes. “Allí la figura de interés era Gabriel Boric”, dicen. Lo que está por verse es si ese mismo poder de convocatoria se verá reflejado en los comicios internos.

Así, la ventaja de Ibáñez podría llevar a que la lista para competir a la dirección nacional sea unitaria, incluso sumando al bloque “Trazo socialista” -liderado por el abogado Rodrigo Mallea- quienes se han posicionado como más críticos de la “moderación” del Presidente. Sin embargo, las conversaciones aún no están cerradas.

Representación en el gobierno

Dentro del gabinete, CS cuenta con una alta representación de autoridades, entre ellas, la ministra Orellana -fundadora de la colectividad- como parte del comité político. También están los ministros Nicolás Grau (Economía), Marcela Ríos (Justicia), Claudio Huepe (Energía) y Julieta Brodsky (Cultura), quienes están afiliados a Convergencia Social y las caras más nuevas -como Ríos, quien dio su patrocinio al partido para habilitar la primaria de Boric- se han ido integrando a las instancias abiertas por la dirección de la colectividad. Otra figura relevante dentro del círculo del Presidente es Matías Meza-Lopehandía, su jefe de gabinete, quien ha militado junto al Mandatario desde “Estudiantes Autónomos” en la Universidad de Chile.

En las votaciones complejas en la Cámara de Diputados, como los retiros de fondos previsionales y el estado de excepción, los 10 diputados que conforman la bancada de Convergencia Social e independientes han tomado postura favorable al gobierno.

Para el “quinto retiro”, si bien los diputados votaron alineada en contra, hubo amagos de descuadre. Uno de ellos protagonizado por la diputada Marcela Riquelme (independiente pro CS), quien anunció que votaría a favor del giro previsional, pero después se retractó.

Más recientemente, se avizora que, de renovarse el estado de excepción en la Macrozona Sur -una vez que se cumplan los 30 días, donde el Ejecutivo debe consultar al Congreso-, se dará un debate que podría terminar con algunos descuelgues si es que en la evaluación parlamentaria consideran que el plan Buen Vivir del gobierno no se ha tomado la agenda por sobre los temas de seguridad.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.