Revolución Demográfica: ¿Y qué pasó con los 38 mil militantes que no votaron?

23 de Abril de 2011 Partido válido por la decimotercera fecha del Campeonato Nacional de Apertura Copa Petrobras 2011 entre U. de Chile vs Palestino Estadio Nacional, el cual el local tuvo que jugar el encuentro sin publico por castigo de la ANFP Foto: MARIO DAVILA /AGENCIAUNO

Que en la elección interna de RD hayan votado sólo 3.502 de poco más de 42 mil militantes no sólo levantó críticas contra el colectivo; también interrogantes en busca de explicaciones. Entre ellas, dicen especialistas, figura un padrón abultado, con más firmas que militantes de hecho.


Tres mil quinientos dos. Tres mil quinientos dos seres humanos no alcanzan a llenar el Teatro Caupolicán, cuyo aforo máximo es de cinco mil almas. Sí podrían repletar – y unas tres o cuatro veces- el Teatro Oriente (hasta 900 butacas) o el Nescafé de Las Artes (983).

Probablemente sean más las bromas y memes que han circulado en la elección interna de Revolución Democrática que los votos válidos que convocó en comparación a los 42 mil militantes y fracción que tiene. Eso, más allá que su todavía presidente, Rodrigo Echecopar, recalcara hoy que -pese a todo-, el partido dobló su participación respecto a la última interna. Razón tiene, porque él ganó las internas de 2017 con 721 votos.

¿Son tan lapidarios los números de la baja participáción de RD? ¿A qué se debe? ¿Por qué se comporta así la masa militante registrada de uno de los partidos políticos “nuevos”? ¿Está exagerado, de alguna forma, el padrón?

Los números plantean evidencias e interrogantes. Por ejemplo, con la votación del fin de semana, ninguno de los diez diputados que tiene RD habría sido electo. De esa bancada, Natalia Castillo fue la menos votada, con 4.453 votos. Tampoco estaría en la Cámara la nueva presidenta del partido, Catalina Pérez, quien sacó 6.106.

Al menos cuatro podrían ser las razones que expliquen -afirman a La Tercera PM entendidos en estos fenómenos- esta convocatoria en la interna: un padrón de militantes que fue conformado más bien al calor de la primaria presidencial del 2017 y motivado por la candidatura de Beatriz Sánchez; una elección interna que, pese a algunos matices, no planteaba radicales diferencias en juego; haberla hecho en enero, en plenas vacaciones, entre otras.

¿Padrón sobrepoblado por las primarias?

“Militancia fantasma”, ha etiquetado  José Antonio Kast al padrón de RD vía Twitter. La crítica al partido por su baja participación apuntaba a que la mayoría de los militantes que se inscribieron en el último año lo hicieron de forma “instrumental”. Esto, para realizar la primaria legal del Frente Amplio en 2017 y que enfrentó a Beatriz Sánchez y Alberto Mayol.

“Cuando a la gente se le invitó a inscribirse en RD para presentar la candidatura presidencial, eso significa que la gran masa concurrió con un sentido de partido instrumental. Va llegar un cierto momento de sincerar cuáles van a ser realmente los militantes de RD. Porque un militante que no se interese por la elección de su presidente es porque su nivel de vínculo o adhesión con el partido es más débil que lo que uno podría entender por militancia”, detalla el analista político Ernesto Águila (PS).

Águila agrega que RD debe definir qué tipo de partido quiere ser. “Tiene que sincerar, de alguna forma, cuáles son los militantes reales y los que se inscribieron por razones instrumentales y en ese sentido tienen una tarea pendiente. Tienen que definir si serán como alguna vez lo fue el PPD que era un partido instrumental, o se ve a decantar como un partido programático o doctrinario que implican distintos tipos de militancia”, sostiene.

“Muchos en RD firmaron al calor de la primaria y de la meta de existencia del partido”, profundiza el analista ex PS Axel Callís, quien asevera que “prestar el nombre, apellido y RUT para que algo se inscriba no quiere decir que habrá un ejercicio de esa militancia. “Uno puede adherir pero no militar”.

¿Enero, mala fecha?

Otra causal que se suma es la fecha elegida para las elecciones, justo en el último fin de semana de enero. Antes, las segundas vueltas presidenciales se hacían en este mes, pero el calendario se adelantó para la última elección (2017), de manera de dejar todo rematado antes de fin de año.

“Hay un tema de época. Es muy mala idea hacer una elección en enero. En verano la gente está en otra respecto a la agenda política”, remarca Callís.

En todo caso, la interna anterior de RD, la del 2017, se efectuó en abril.

¿Poco competitiva?

También habría pesado en la baja participación una contienda, por así decirlo, poco encendida en materias de fondo y forma. Si bien Catalina Pérez y Javiera Parada se perfilaban en veredas estratégicas opuestas (en cuanto a inclinarse o no por pactar con la ex Nueva Mayoría), y aun cuando hubo duras críticas internas, eso no movilizó masas.

“No fue suficiente para movilizar”, sentencia Callís, quien detalla que “las personas tienen que notar que hay un proyecto diametralmente opuesto al otro. Aunque se exacerbaron diferencias, no las hubo radicales en esta interna”. En contraste, grafica, la interna UDI en que Jacqueline van Rysselberghe venció a Javier Macaya “había dos proyectos distintos y hasta dos generaciones distintas”.

¿Partido de nicho?

Uno de los temas que más se debatió en la campaña interna fue el que apuntaba el origen de los militantes de RD: ¿De dónde provienen? ¿Pertenecen a la elite? De hecho, la presidenta electa, Catalina Pérez, deslizó algunas críticas en ese sentido durante los meses de campaña y fue un tema que, evidentemente, incomodó en la militancia. “Hace mucho tiempo que RD es mucho más que esta lógica de lotes y de un puñado de liderazgos de Providencia”, dijo la diputada por Antofagasta, días antes de la elección.

“Lo que nos dice esta cifra es que RD es un partido muy de nicho, muy agrupado en cierto sector, que desde su creación no ha sido capaz de extenderse y ampliar, y convertir las elecciones en una oportunidad de movilización”, comentó Claudio Fuentes, politólogo de la UDP. “Estos partidos se caracterizan por ser elitistas, por ser pequeñas agrupaciones pero con capacidad de movilización electoral. Entonces es distinta la movilización interna de lo que sea hace en una elección. Estamos hablando de partidos de doble movilización”, agregó.

En todo caso, Echecopar hoy defendió un dato a favor de la movilización de RD. Fue en Radio Cooperativa, tras un emplazamiento del presidente de RD, Mario Desbordes, cuando recordó las cifras que entregó el Servel después de la primera y segunda vuelta de 2017 acerca de la participación de los militantes de partidos en esa elección.

El informe del Servel da cuenta de que de los 39.544 inscritos en el partido –a esa fecha- votaron 29.683 personas convirtiéndose así en el partido que más adeptos convocó en la primera vuelta presidencial y parlamentaria. El documento también desglosó que la mayor cantidad de militantes que votaron en esa elección, pertenecen al rango etario entre 20 y 34 años.

 

 

Seguir leyendo