Se fue de vacaciones un mes y no esperó fallo de la Suprema: las esquirlas del anuncio de la jueza Book que reactivó diligencias por muerte de conscripto en Putre

Francisco Manríquez/Aton Chile

Sorprendidos quedaron los intervinientes de la causa abierta por la muerte del conscripto Franco Vargas ocurrida el 27 de abril pasado. Su deceso es indagado por la justicia militar y por la Fiscalía de Arica. Sin embargo, a petición del Ministerio Público castrense se trabó la competencia de los persecutores en espera de que el máximo tribunal decida qué jurisdicción deberá aclarar lo que ocurrió en la fatal marcha en la que también resultaron afectados otros soldados. El anuncio de pesquisas por parte de la presidenta de la Corte Marcial generó ruido, ya que la propia familia de la víctima ha declarado que no quiere que la justicia militar intervenga. De hecho, la madre del joven apuntó: "La jueza está beneficiando a las personas del regimiento".


A través de un comunicado, la presidenta de la Corte Marcial y ministra de la Corte de Apelaciones de Santiago, Jenny Book, anunció que “realizará nuevas diligencias en el marco de la investigación por la muerte del conscripto Franco Vargas, quien falleció el 27 de abril pasado mientras realizaba su servicio militar”.

La situación generó cierta extrañeza en los pasillos del Palacio de Tribunales, ya que justo esta semana se puso en tabla la vista, para la próxima semana, de la causa en que la sala penal de la Corte Suprema deberá decidir qué justicia tramitará la investigación por el deceso del joven de 19 años. Esto, luego de que el Ministerio Público militar trabara competencia y pidiera que la Fiscalía de Arica paralizara las pesquisas que estaba desarrollando en paralelo, ya que a juicio de los tribunales castrenses el caso debe ser indagado por ellos, ya que Vargas estaba bajo el alero de una misión militar al momento de los hechos.

Book ya había viajado a Arica para interiorizarse del caso, tras ser designada como ministra en visita extraordinaria de la Corte Marcial por el Tribunal Pleno de la Corte Suprema. El 8 de mayo, cuando estuvo en Putre, se reunió con la fiscal militar que llevaba la causa en donde -hasta ese momento- se habían desarrollado interrogatorios y la autopsia en el Servicio Médico Legal (SML). En esa instancia, además, confidenció que uno de los conscriptos que había sido afectado por un cuadro infeccioso, tras la misma marcha, había perdido una mano debido a los medicamentos para atacar los síntomas que padecía.

Pese a cuestionamientos surgidos por el anuncio, desde el Poder Judicial transmitieron que el mandato de la ministra en visita es inicialmente hasta el 9 de julio, por lo que no estaba impedida de realizar o solicitar diligencias. Misma razón, agregan las mismas fuentes, es la que funda que el ministro que la subrogó en funciones mientras estuvo de vacaciones-, Jorge Zepeda, también realizó diligencias y recibió oficios y antecedentes solicitados por la jueza.

Se fue de vacaciones en medio del caso

Luego de eso, Book hizo uso de su feriado legal (vacaciones) y retornó esta semana a sus labores, es decir estuvo casi un mes sin dar órdenes de investigación, tomar declaraciones, etc. De ahí en más no se supo de ella hasta este viernes, cuando se ha anunciado que “la magistrada se constituirá este lunes -17 de junio- en la Región de Arica y Parinacota para efectuar una reconstitución de escena de los hechos, diligencia que fue decretada, entre otras, el día 11 de mayo y que será adjuntada a la carpeta investigativa”.

Si bien la Fiscalía de Arica, dirigida por Mario Carrera, quedó impedida de desarrollar pesquisas hasta que resuelva el máximo tribunal la contienda de competencia, desde el Poder Judicial explicaron que la ministra Book no cuenta con impedimentos para seguir desarrollando su investigación bajo la jurisdicción militar.

“La designación de la ministra en visita extraordinaria fue realizada por el tribunal pleno de la Corte Suprema el 8 de mayo a petición del Ministerio de Defensa y de la Fiscalía Militar por la gravedad de los hechos y la premura de que se investigara lo sucedido rápidamente. Ella es ministra en visita con dedicación exclusiva en estos hechos, designada por el tribunal pleno para que siga investigando y eso sigue en pie. Ella debe seguir investigando hasta que se resuelva. La Corte Suprema no ha cesado su designación y continúa. La ONI fue dictada solo respecto de la fiscalía y juzgado de garantía. Ella mantiene la competencia”, señalaron desde el Departamento de Comunicaciones.

Una madre indignada

La determinación de la ministra Book fue un balde de agua fría para la madre de Franco, Romy Vargas, quien se enteró por la prensa que las diligencias se paralizaban. Ella creía, por la determinación de la Suprema, que todo estaba paralizado.

“Hay un punto en esto que me tiene supermal. No sé si ella está haciendo esto para demostrarnos que la Justicia Militar se va a quedar con la indagación o si está desacatando lo que la Corte dijo, porque entendíamos que se habían paralizado las investigaciones. Entonces no entendemos. ¿En un tipo de justicia pueden prohibir todo y en la otra no? Eso no tiene consecuencia. Ella ha dicho que ha estado tomando testimonio a los conscriptos, pero son solo a los que están allá, quienes obviamente van a declarar bien. No le ha tomado declaración a los niños que se dieron de baja y que presenciaron los hechos y que están sufriendo las consecuencias. Me parece muy mal el procedimiento que está siguiendo esta señora”, sostuvo Vargas en conversación con La Tercera.

Agregó, en el mismo sentido, que, a su juicio “la ministra debería tomar estas decisiones si la Corte Suprema aún no define la competencia, ¿O ella ya sabe cuál es la resolución? Esto me tiene supermal. Ella nunca se ha acercado a nosotros ni a los niños que están de baja, tampoco ha pedido la segunda autopsia. Me parece muy mal que anuncie esta reconstitución de escena siendo que no están todas las personas que deben estar como testigos, deben estar todos, no las personas que les convengan a ese regimiento, porque tenemos niños que siguen con secuelas graves. Ella está pasando a llevar todo esto, y me genera mucha angustia porque siento que nunca voy a tener justicia por lo de mi hijo”.

“Estamos analizando con el abogado si es que vamos a tomar medidas, porque yo insisto en que no debe ser la justicia militar la que siga este caso, porque ahí no hay condenas, no hay nada real. No nos parece correcto que ella esté haciendo estas diligencias porque claramente ella está beneficiando a las personas del regimiento”, complementó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.