“Se le regaló un triunfo al gobierno”: Las recriminaciones en la oposición por el proyecto de servicios básicos

FOTOS: PATRICIO FUENTES Y./ LA TERCERA

Después de rechazar el veto del gobierno, los senadores de oposición ayer pensaron que tendrían los 2/3 requeridos para reponer el proyecto original que impedía el corte de servicios básicos. Los diputados hoy cuestionaron que no apostaran por declarar inadmisible el veto del gobierno.




Después de semanas de derrotas consecutivas en el Parlamento, como la aprobación del retiro del 10% de los fondos previsionales que gatilló un cambio de gabinete en seis carteras, ayer el Gobierno se anotó un triunfo en el Senado con el proyecto de servicios básicos, que en su versión original establecía que las empresas proveedoras de servicios sanitarios, empresas de distribución eléctrica y de gas de red no podrían cortar el suministro por mora en el pago.

Si bien el veto enviado por el Ejecutivo ayer fue rechazado en el Senado por 28 votos a favor, 7 en contra y 5 abstenciones, la insistencia al proyecto original que impedía los cobros se rechazó al no alcanzar el quórum requerido de 2/3 de los senadores en ejercicio.

La iniciativa original se votó dos veces En la primera la oposición obtuvo 24 votos votos (se necesitaban 25) porque el senador Jaime Quintana (PPD) no logró conectarse telemáticamente. En la segunda tampoco alcanzó el quórum requerido, por tanto, la ley quedó con las observaciones del Gobierno.

Apenas se conoció el resultado de la votación, se originó una ola de recriminaciones en la oposición, particularmente de los diputados a los senadores por no apoyar la estrategia de la inadmisibilidad del veto presidencial.

“El Senado es responsable de lo que pasó ayer, ahora que no se vengan a lavar las manos. Nuestros senadores le regalaron en bandeja un triunfo al Ejecutivo”, dijo el diputado PS Jaime Naranjo.

Los dardos del parlamentario apuntan particularmente al presidente de su partido, Álvaro Elizalde, a quien intentó convencer de votar la admisibilidad de la iniciativa.

“Yo hablé dos veces con el senador Elizalde y también con la presidenta del Senado, Adriana Muñoz. Se les hizo entrega del informe de nuestros constitucionalistas que daban cuenta de que ese era el camino para evitar esta derrota”, insiste Naranjo.

Según la tesis de los diputados PS, que fue acogida por el resto de la oposición en la Cámara Baja, la Ley Orgánica del Congreso Nacional consagra un mecanismo para resolver si el ejercicio del veto presidencial se ajusta o no a la idea matriz del proyecto de ley.

En base a eso presentaron una declaración de inadmisibilidad en la que señalaron que:

El veto presentado por el Presidente de la República es inadmisible pues se opone de manera abierta a las ideas matrices de los proyectos de ley refundidos obrando en sentido absolutamente contrario a la voluntad democrática manifestada por los representantes, Diputados y Senadores, en la tramitación de esas iniciativas de ley”. En seguida, el texto enumera seis ideas matrices no acordes con el veto del Ejecutivo.

Los diputados de oposición se la jugaron en la Cámara por la estrategia de declarar inadmisible el veto del gobierno. Pero perdieron por un voto en la comisión de Economía debido a que el gobierno logró cuadrar al diputado Pedro Velásquez con el oficialismo.

La última opción para avanzar en ese camino era el Senado.

El jefe de bancada del PPD, Raúl Soto, integrante de la comisión de Economía de la Cámara hoy también lamentó el resultado de votación de ayer. “Era casi imposible alcanzar un quórum de 2/3 en el Senado, era más fácil que se lograra la inadmisibilidad. No entiendo por qué decidieron no hacerlo”, dijo.

Los senadores pensaron que estaban los votos

El jefe de asesores de los diputados PS, Gabriel de la Fuente, ayer por la mañana se comunicó con el presidente del PS para abordar las dificultades para alcanzar el quórum requerido para reponer el proyecto original que impide el corte de servicios básicos. Según un parlamentario socialista, en ese diálogo Elizalde aseguró que contarían con los votos requeridos.

El lunes en tanto, en la comisión de Economía el timonel socialista desestimó el camino de la admisibilidad del veto. “Hay todo un debate con el temas de las admisibilidades. Está claro que no es el caso... se suele confundir por algunos la admisibilidad y la constitucionalidad”, dijo en la sesión a la que asistieron los ministros Juan Carlos Jobet (Energía), Alfredo Moreno (OO.PP) y Gloria Hutt (Transportes).

La Tercera PM contactó a Elizalde, pero no obtuvo respuesta hasta el cierre de esta edición.

Un cercano a los senadores DC dice que la confianza que transmitió Elizalde a sus diputados era generalizada en la oposición, pues todas las bancadas creían que estarían los 2/3 para votar a favor el proyecto original. Esperaban, de hecho, que el senador RN, Francisco Chahuán apoyara la iniciativa, dado que fue autor de la moción para Internet gratuito que el gobierno eliminó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.