Senador Juan Castro: “El grupo que salió vencedor con el Rechazo debió haber colocado la música y no el gobierno”

El legislador independiente RN fue uno de los articuladores de la mesa paralela, conformada para hacer un contrapeso al diálogo constituyente que lideran los presidentes del Senado y de la Cámara. No es partidario de una nueva Convención electa ni de un plebiscito de entrada. Hoy aboga por una comisión de expertos, validada por el Congreso, para redactar una nueva Constitución.


Algunas invitaciones para militar en partidos y bancadas dice que baraja el senador independiente Juan Castro, hoy integrante del comité de RN, colectividad donde militó en el pasado.

Si bien en los últimos meses se ha acercado al Partido de Gente (PDG), que ha tratado de sumarlo a sus filas, Castro aclara que “a mí no me interesa militar en ningún lado”.

Aún así, dice que está colaborando con esa colectividad para que pueda fichar más militantes en El Maule, zona a la que representa, tal como lo hizo en el pasado con Evópoli y el PRI.

Su acercamiento al PDG tuvo una primera manifestación pública en la presentación de una mesa paralela, que conformaron distintos legisladores disconformes con el diálogo constituyente que han liderado los presidentes del Senado, Álvaro Elizalde (PS), y de la Cámara, Raúl Soto (PPD).

Castro fue uno de los articuladores de este grupo alternativo al que se sumaron representantes de la DC, del Partido Republicano, algunos senadores independientes-RN, diputados del PDG y del movimiento Amarillos.

¿Esta reunión paralela se va a mantener de parte de ustedes o van a acoger la invitación del presidente del Senado a este encuentro más amplio el día jueves?

Estamos convencidos de que hay que seguir conversando en esta coordinación nueva, porque la mesa del Senado ha sido muy sectaria y creemos que esta es una discusión que se debe abrir y no solamente a los parlamentarios que no estamos de acuerdo, también a parte de la sociedad civil. Hay que preguntarle también a las bases de los partidos.

¿Pero entonces el día jueves no van a participar de la reunión amplia con los presidentes del Senado y la Cámara?

Seguramente algunos pueden participar ahí, pero nosotros vamos a seguir conversando, porque nos interesa conversar con académicos, especialistas y gente que tenga opiniones sobre este proceso constituyente nuevo. A mí me interesa y a muchos nos interesa que el país no ingrese otra vez a una incertidumbre como la que vivimos estos dos años.

¿Usted le ha planteado a personeros de la derecha que que dado el resultado del plebiscito, ustedes son los que tienen que poner las condicionen y no la izquierda?

Yo le dije al presidente de RN (el senador Francisco Chahuán), que después de haber ganado la opción Rechazo, no se podía juntar a todas las fuerzas, porque hay parlamentarios que representan a muy poca gente. No pueden estar sentados en igualdad de fuerzas.

¿La derecha debería poner mayores condiciones para un acuerdo?

Sin duda. A ver. La derecha no es la triunfadora del rechazo. Aquí debieron ponerse a disposición de escribir una nueva y buena Constitución el Partido Republicano, la UDI, Renovación, Los Amarillos, el Partido de la Gente, la Ximena (Rincón), Matías (Walker). Todas las personas que son representativas del Rechazo. Esas fuerzas debieron haber conversado aparte. Separadas de aquellas otras fuerzas que perdieron. Pero acá el gobierno hace la invitación y asume el presidente del Senado y el presidente de los diputados. Nadie los ha nombrado a ellos como representantes. El grupo que salió vencedor con el Rechazo debió haber colocado la música y no el gobierno. Aquí aparece el gobierno como ganador. El gobierno perdió y no puede tomar el liderazgo. Esa fue una crítica que nosotros hicimos al interior del comité de Renovación. Queremos que las cosas se hagan bien, pero están trabajando para cometer los mismos errores del proceso anterior. Eso es lo que la gente no quiere.

Por lo que entiendo, usted es partidario de una nueva Constitución. ¿Pero cuál sería su fórmula? Usted presentó un proyecto con un mecanismo de expertos validado por el Congreso. No mediante un nuevo órgano electo como la Convención.

Todos sabemos que los parlamentarios tenemos el mandato constituyente y las cosas las podemos hacer bien y para eso están los expertos. Aquí tampoco partimos de cero. Tenemos una Constitución buena, tenemos el proyecto de Michelle Bachelet y lo bueno que se puede rescatar del pasado proceso constituyente. Pero aquí hay gente que le interesa volver a elegir constituyentes y vamos a tener un grupo de gente ineficiente otra vez.

Entonces si se propone un órgano electo, que es el consenso al que ya se habría llegado en este grupo amplio, ¿usted va a votar en contra?

Yo votaría en contra. A la gente no le interesa un proceso eleccionario nuevo. El próximo año vamos a tener un año tremendamente complicado económicamente y la clase política se dedica a andar buscando elecciones, donde hay un gasto tremendo de recursos para el Estado. Entonces yo le pediría a estos amigos que están con esta mesa de trabajo, a los presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados, que deben tener responsabilidad con el Estado de Chile pues los recursos hay que cuidarlos.

¿Hay alguna alternativa que a usted lo pudiera convencer de votar a favor, por ejemplo, un plebiscito de entrada?

Esos son los temas que tenemos que conversar. Si hay un plebiscito de entrada, yo te aseguro que la gente no quiere. Y si no gana la nueva Constitución en un plebiscito de entrada, nos vamos a tener que quedar con la que estamos. Pero como la clase política no obedece los mandatos populares, van a tratar de continuar pasándose la voluntad popular por cualquier lado.

¿Por lo tanto ni siquiera el plebiscito de entrada lo convencería de votar a favor?

Lo que pasa es que habrá una cantidad de personas que va a rechazar en un plebiscito de entrada y si ganan, eso significa que no vas a poder hacer nada. Y hay un compromiso de todos de hacer una buena Constitución para borrar la que fue hecha en dictadura.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.