Sin actos de campaña masivos, con un lápiz propio y casetas sin cortinas: El protocolo sanitario del Servel para el plebiscito

Para el 26 de abril está fijado el referéndum constitucional.

Para el 25 de octubre está fijado el referéndum constitucional.

En 24 páginas, el Servicio Electoral consolidó su propuesta de protocolo sanitario para el 25 de octubre, el que está sujeto a las modificaciones y visto bueno del Minsal. Plantea detallados requisitos para todo el proceso, desde la producción del material electoral -votos, cajas y equipamiento- hasta el contenido de los kits sanitarios y cómo los vocales de mesa deberán tratar las cédulas de identidad de los votantes.




24 páginas tiene la propuesta de protocolo sanitario que el Servel realizó en conjunto con el Ministerio de Salud, la Organización Panamericana de Salud y otros organismos, y que espera las modificaciones y visto bueno en estos días del propio Minsal, a fin de entrar ya en tierra derecha para el plebiscito constitucional de octubre.

En el documento, el Servel aborda las medidas sanitaria para evitar la propagación del coronavirus que incluyen desde la producción del material electoral -la adquisición y distribución de votos, cajas y equipamiento- hasta el transporte del electorado hacia sus respectivos locales. Esto incluye la prohibición de actos de campaña multitudinarios.

No existe riesgo cero al realizar elecciones en tiempos de pandemia, debiendo las autoridades electorales, y en general el Estado, en estrecha colaboración, tomar las medidas más prudenciales para evitar oportunidades de amplificación de la propagación de la Covid-19”, se asevera en el documento. Todo el proceso, agrega, debe estar en continuo seguimiento de la autoridad sanitaria.

Kits sanitarios, llevar el propio lápiz

El Servel establece una serie de medidas sanitarias para distintas etapas del proceso. Para la producción del material electoral, plantea que las instalaciones que sean centro de operaciones deben contar con ambientes amplios y trabajo por turnos. Para el transporte de electores, agrega, “se debe considerar en conjunto con el Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones un plan que posibilite brindar higienización de buses, taxis y vagones de metro el día anterior al Plebiscito Nacional 2020, y durante la jornada. Del mismo modo, y para mantener una distancia física de dos metros, se recomienda evaluar un aumento en la capacidad y frecuencia de buses o metro”. También detalla instrucciones para el Centro de Prensa y de Divulgación de Resultados, el que “deberá ser desinfectado en todas sus instalaciones con anterioridad a la jornada del 25 de octubre”, junto con establecer un control de temperatura a quienes ingresen al lugar, además de la obligación de usar mascarilla, alcohol gel y distanciamiento físico.

En los locales, para el día de la votación, el protocolo detalla que los propios electores deberán acudir “con sus propios implementos de seguridad sanitaria (alcohol gel y mascarilla fundamentalmente). También el elector podrá llevar su propio lápiz grafito para expresar su preferencia en la correspondiente cédula de votación, así como su propio lápiz pasta azul para firmar el padrón de mesa”.

Para ello, se plantea que se deberá disponer de kits sanitarios para el día de la constitución de mesas, y para ser entregados al inicio de la jornada a los miembros de mesas receptoras de sufragios, “los que deberán disponer de insumos suficientes durante toda la jornada”, y para cada local de votación en caso de alguna contingencia. ¿En qué consisten los kits? Dos mascarillas por cada miembro de mesa, protectores faciales, alcohol en gel para miembros de mesa y electores, pulverizador y desinfectantes a base de alcohol o cloro para limpieza de superficies y cámara secreta, toallas húmedas antibacteriales, jabón para lavado de manos en los baños del local de votación, bolsa color rojo para residuos sanitarios y toallas de papel o servilletas.

Selección de locales de votación y casetas sin cortinas

El protocolo del Servel afirma que el organismo está trabajando en evaluar “la selección de aquellos (locales de votación) que cuenten con grandes áreas o superficies en las que se pueden instalar mesas más grandes que lo habitual, dada la necesidad de distancia social entre los miembros de la mismas, y más alejadas unas de otras. Esto podría implicar reducir el número de mesas por local de votación y consecuentemente, aumentar el número de recintos donde instalar mesas”. A pesar de lo anterior, especifica, “se debe trabajar con las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad para mantener ordenado el flujo de electores en el exterior de los locales de votación, así como también invitar a retirarse de estos a los electores tan pronto hayan votado”.

Los locales -detalla el documento- “deberán ser desinfectados al menos dos días antes del 25 de octubre”. Una cinta amarilla debe demarcar el espaciamiento que será requerido a los electores tanto en el exterior del local, al momento del ingreso, como al llegar a las mesas.

Quienes formen parte de las mesas de votación, se lee en el escrito, deberán estar al menos a un metro y medio de distancia entre sí. Ya que los vocales y presidente de mesa revisarán los materiales electorales, el kit sanitario y recibirán a muchas personas durante el día, “es importante que permanentemente hagan uso de alcohol en gel para cumplir con la higiene de manos”, aunque también se plantea el uso de guantes de látex.

El Servel apunta que “una dificultad para el proceso en el actual contexto son las cámaras secretas donde el elector marcará sus preferencias del Plebiscito Nacional 2020. Por tanto, se recomienda eliminar las cortinas de la cámara secreta y ubicarlas en una posición que garantice el secreto del voto”.

Los miembros de la mesa deberán designar a uno de ellos como responsable de verificar que las medidas y protocolos sanitarios se cumplan, desinfectar periódicamente las superficies, los lápices y la cámara secreta inmediatamente después de que hayan sido utilizados por una persona, y mantener distancia con los electores.

“Al recibir un elector, se recomienda a los miembros de la mesa receptora de sufragios no tocar la cédula de identidad de éste. Sólo si fuera necesario, se deberá desinfectar la cédula de identidad del elector con las toallas húmedas antibacteriales. Al momento de colocar sobre la mesa la cédula de identidad, el elector debe retroceder un metro y medio a la espera de que el miembro de mesa encuentre el registro en el padrón y proceda a entregarle las cédulas de votación para el Plebiscito. La cédula de identidad quedará a la vista del miembro de mesa correspondiente y luego de depositar el voto en la urna, el elector podrá retirar su documento”, dice.

Prohibición de actos de campaña masivos

El protocolo del Servel también detalla medidas sanitarias respecto de la campaña. En ese sentido, “reitera la prohibición de realizar actos masivos, sea de manera pública o privada, pues son incompatibles con una estrategia de distanciamiento físico y cuidado intensivo sanitario”.

El organismo afirma que los partidos y comandos deben destinar recursos para insumos sanitarios de quienes trabajen en la campaña y para material educativo e informativo en el mismo sentido.

“Se deben evitar eventos presenciales masivos y promover los canales virtuales, donde la ciudadanía de forma segura pueda escuchar ideas y debatir sobre las opciones sometidas a plebiscito. Para la realización de reuniones presenciales, se debe garantizar una distancia física de dos metros y que no se supere el aforo permitido por la autoridad sanitaria, y priorizando el uso de espacios abiertos. En caso de reuniones en espacios cerrados, se debe sanitizar el recinto, disponer alcohol gel para los asistentes, y el uso obligatorio de mascarilla”, detalla.

El protocolo establece que se pueden realizar campañas puerta a puerta “siempre que se desplace un número limitado de personas y que en ellas se respete la distancia física de dos metros, se utilice mascarilla e higienice periódicamente las manos”.

En su apartado sobre “Comunicación al electorado”, el documento hace ver que se debe “promover el uso responsable de la tecnología como un instrumento valioso de la democracia, ya que en contexto de pandemia pueden surgir mayor cantidad de noticias falsas”.

Todas estas medidas, agrega, deben ser oportuna y visiblemente informadas a todas las personas que participan del proceso, incluyendo para ello capacitaciones e instrucciones específicas sobre el tipo de carteles que deben haber en los locales de votación.

¿Qué pasa con los contagiados y grupo de riesgo?

En un punto aparte, el Servel plantea el punto sobre el “voto accesible”. Junto con enfatizar el “especial cuidado en asistir a las personas con dificultad visual o movilidad reducida para ejercer el sufragio”, subraya, respecto de los adultos mayores o grupos de riesgo, que “es importante evitar la exposición de éstos en las actividades y gestiones del Plebiscito Nacional 2020 (...) Con especial cuidado en estos grupos de electores, se recomienda la desinfección de mesas y cámara secreta previo y después de cada uso”.

“Se debe evaluar la recomendación de un horario para votantes mayores de 65 años durante el tramo inicial de las elecciones, lo que podría contribuir a disminuir las probabilidades de riesgo al contagio de esta población. Sin embargo, se debe considerar que el periodo de instalación de mesas -legalmente- puede durar hasta el mediodía”, destaca.

Respecto de quienes estén contagiados, el protocolo del Servel afirma que “en el uso de sus facultades legales vigentes, la autoridad sanitaria y/o el legislador deberán determinar la situación” de pacientes con Covid-19 positivo, de quienes estén con orden de cuarentena, de quienes estén con fiebre o con certificado médico para infección respiratoria aguda.

Comenta