Sin salud, trabajo o educación: el difícil asentamiento de los ucranianos que llegaron a Chile

Más de dos millones de personas han salido de Ucrania, la mayoría mujeres y niños, por lo que se teme que situaciones como estas se conviertan en una constante.

Hasta hoy, ocho familias con raíces chilenas han sido repatriadas desde Europa, pero ninguna ha podido regularizar su situación. Quieren solicitar refugio, pero aseguran que la autoridad no les ha entregado soluciones ni información sobre cómo iniciar el proceso.




A Rodrigo Espinoza (42) y su familia ucraniana, las cincuenta horas de viaje –entre esperas, trámites diplomáticos y el propio vuelo desde Polonia a Chile- le pareció poco tiempo para escapar de la guerra. Hace cinco años se estableció en el país europeo, pero el inicio de la invasión rusa los hizo arrancar de madrugada de Kiev, para buscar la forma de retornar a Sudamérica con ayuda de Cancillería.

El 7 de marzo se convirtieron en la primera familia chileno-ucraniana en retornar por la vía diplomática desde Europa, por lo que junto a Oleksandra Korkh (39), su esposa, y Alina (18) y Solomia (2) confiaban que aquí podrían olvidarse un poco de los bombardeos y comenzar a trabajar por establecerse en el país. Pero llevan tres semanas en Cabrero, en la región del Biobío, donde vive su hermana, y aseguran estar completamente a la deriva.

Rodrigo Espinoza, junto a su esposa, Oleksandra Korkh (39), su esposa, y sus hijas Alina (18) y Solomia (2). Foto: archivo personal

“No sabemos qué hacer. Queremos solicitar refugio con mi familia, porque claramente venimos escapando de una guerra, pero hemos consultado a Migración, y nadie responde. Hemos recibido todo tipo de información, desde que debemos ir a la Delegación Presidencial Regional a que debemos ir a Santiago, pero cuando nos han atendido, nos dicen que debemos hacer el trámite por la vía remota, lo cual es imposible porque nos piden documentos apostillados y traducidos, los que no tenemos”, explica Espinoza.

Están vacunados contra el Covid-19, pero no saben cómo homologar las inoculaciones. Y por lo mismo, prácticamente no pueden salir de casa. “No podemos tomar un bus, porque no tenemos el pase de movilidad. Hace unas semanas quisimos entrar a un patio de comidas de un mall en Concepción, pero no nos querían dejar pasar porque no tenemos ese documento… Es muy difícil estar así y las autoridades no nos han entregado ninguna solución, ni nos han explicado qué es lo que debemos hacer”, relata.

En total, son ocho las familias chileno-ucranianas que están viviendo la misma situación tras su éxodo a Chile. Ninguna sabe qué hacer para solicitar refugio o regularizar su situación.

“Tantas trabas... Es frustrante”

La periodista Chriss Mc Millan (37) tuvo más suerte. Se estableció en junio de 2019 en Ucrania, tras viajar embarazada de mellizos junto a su esposo, Ievgen Sapkin (37). También vivían en Kiev, aunque no vivieron el horror de la guerra, pues llegaron en noviembre del año pasado a visitar a la familia de ella, con la idea de pasar todo el verano en Chile… Hasta que el conflicto estalló.

Ievgen Sapkin (37) y Criss Mc Millan (37), en Valparaíso. Foto: archivo personal

“Tenemos visa de turista, pero mis hijos aún están en el proceso de nacionalización, por lo que no tienen rut. Y cuando ya supimos que era imposible volver, comenzamos a agilizar los trámites de regularización, pero nos encontramos con que es imposible, porque nadie sabe cómo se realiza el trámite para pedir refugio”, asegura.

Dentro de sus trabajos, pasó por un período en la Municipalidad de La Reina, por lo que echó mano de sus contactos para contar con jardín infantil y una ficha de salud pública para su familia. Hasta han pensado en solicitar refugio en otro país: “Es una de las opciones que hemos conversado. Europa o Estados Unidos están recibiendo muy bien a los ucranianos, da pena que en tu propio país existan tantas trabas... Es frustrante. Y es evidente que es algo netamente de voluntad, porque yo, al menos, pude solucionar así los problemas más urgentes”, explica.

Un grupo de Whatsapp

“Ucranianos en Chile” es el nombre del grupo de WhatsApp donde se comunican todas las familias con raíces chilenas que escaparon al país. Entre todos, se entregan distintos consejos e informaciones sobre las diligencias que cada uno está realizando para agilizar el proceso de regularización, aunque ninguno aún lo ha conseguido.

Miguel Yaksic, ex director del Servicio Jesuita Migrante y actual asesor en temas migratorios en la Subsecretaría de Interior, explica escuetamente que “cualquier persona que viene a Chile puede solicitar el reconocimiento de la condición de refugiado de acuerdo al procedimiento previsto en la ley 20.430. Sin distinción. El gobierno se encuentra trabajando en un plan integral para promover una migración segura, ordenada y regular”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.