Terceras dosis: 10 pacientes inmunodeprimidos han sido autorizados por el Minsal para recibir refuerzo contra el Covid

Se trata de personas con enfermedades graves, como leucemia o linfomas, en quienes "se ha observado una respuesta inmune débil luego de una segunda dosis de vacuna contra el SARS-CoV-2", aseguran desde el Ministerio de Salud. Así, los refuerzos se han autorizado desde este mes y todos con la vacuna de Pfizer.




Un sumario sanitario, la renuncia de médicos y enfermeras, y una polémica de proporciones. Ese fue el saldo que dejó la inoculación con una tercera dosis del presidente del directorio de Clínica Las Condes, Alejandro Gil, quien, pese a contar con el esquema completo de Sinovac, concurrió el último sábado pasado hasta el vacunatorio de la misma clínica y exigió otra inyección. En esta ocasión, eso sí, con la vacuna contra el Covid-19 del laboratorio Pfizer-BioNTech.

Si bien las enfermeras presentes informaron a Gil que ya le habían administrado dos dosis de la vacuna Sinovac -por lo que no correspondía vacunar con Pfizer-, él les aseguró que su médico tratante, el cardiólogo Héctor Ducci, lo había enviado a vacunarse con ésta. ¿La razón? El mandamás del recinto asistencial se habría realizado un examen de anticuerpos que “registró un resultado inferior al mínimo para considerar la existencia de inmunidad”.

En medio de la discusión de si será necesario administrar una tercera dosis a la población general -y principalmente a quienes han sido inoculados con CoronaVac-, La Tercera PM solicitó al Ministerio de Salud si existen otros pacientes inmunizados con un esquema de tres dosis.

Hasta ahora, se tiene registro de diez personas. Y todos han recibido, como refuerzo, la vacuna de Pfizer.

“El Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI) ha autorizado la administración de una dosis adicional de vacuna contra SARS-CoV-2 a 10 pacientes a nivel nacional”, confirman desde Salud.

Sin embargo, la situación de estas personas, explican desde el PNI, es distinta a la situación argumentada por Gil: todos ellos son pacientes trasplantados o inmunodeprimidos.

“Salud y el PNI ha estado evaluando la pertinencia de la indicación de administrar una dosis de refuerzo, tras completar el esquema de vacunas contra el Covid-19 a pacientes con ciertas condiciones que determinan inmunosupresión. Según lo publicado por el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), las personas que viven con infección por VIH u otras afecciones que causan inmunosupresión, o las personas que reciben medicamentos o terapias inmunosupresores pueden tener un mayor riesgo de contraer Covid-19 grave”, explican.

Respuesta inmune más débil

Si bien desde el ministerio explican que no hay estudios para establecer la eficacia de las vacunas contra el Covid-19 en grupos específicos como pacientes inmunodeprimidos o trasplantados, todas las vacunas autorizadas -independiente de la plataforma inactivada (vector viral o ARN mensajero)- pueden administrarse de forma segura a las personas inmunodeprimidas.

En ese contexto “se ha observado una respuesta inmune débil luego de una segunda dosis de vacuna contra el SARS-CoV-2 en receptores de trasplantes de órganos sólidos, y casos graves de enfermedad en receptores de trasplantes que habían recibido dos dosis de vacuna”, abordan desde el PNI.

En Francia, indican desde el ministerio, esta información llevó a la Autoridad Nacional de Salud de Francia a recomendar el uso de una tercera dosis en pacientes de estas condiciones. Y un estudio en particular que tuvo como referencia Francia para autorizarlo, señala que la administración de una dosis extra de la vacuna BNT162b2 (Pfizer) en receptores de trasplante de órganos sólidos “mejoró significativamente la inmunogenicidad de la vacuna”.

Con esos antecedentes, el PNI ha dado curso a la autorización de una tercera dosis de las vacunas del Covid-19 solo para estos casos. Estas autorizaciones comenzaron en el último mes.

“Todos (los pacientes) cumplen con la condición de estar cursando con una enfermedad inmunosupresora, y que su médico tratante ha derivado una solicitud al nivel central. En muchos casos, además, ha sido necesario información complementaria. Los pacientes son portadores de inmunosupresión debido a leucemia, linfomas, mielomas, o son usuarios de terapia biológica o inmunosupresión prolongada”, detallan.

Autorización especial

El 2018 el PNI elaboró el documento “Recomendaciones para la vacunación pacientes con necesidades especiales”, el que identifica situaciones absolutamente excepcionales, tales como embarazo, recién nacidos prematuros, alteraciones congénitas, cuadros leucémicos, linfomas, cánceres generalizados, compromiso inmunológico, esplenectomía, etc.

Asimismo, este documento también tiene un formulario de solicitud de vacunación especial, donde el médico tratante puede sugerir un número de dosis mayor al esquema original. Allí se contemplan inyecciones contra la hepatitis, neumococo, polio, rotavirus o varicela.

En esos casos, se debe obtener la orden médica del facultativo tratante, completar este formulario y enviarlo al nivel central. “Si el paciente tiene una notificación de un Eventos Supuestamente Atribuibles a Vacunación e Inmunización (ESAVI), se debe adjuntar con lo anterior. El envío se debe realizar desde los establecimientos de salud públicos y privados a las referentes del Programa Nacional de Inmunizaciones de la Seremi de Salud de su región, quienes los remitirán al correo de vacunación especial”, se detalla en el protocolo.

Revisión caso a caso

La subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, confirma que “hay algunos estudios, en los que se basa el PNI, que llevaron a Francia a recomendar el uso de una tercera dosis en pacientes inmunodeprimidos. Uno de ellos mostró que una dosis extra en personas con trasplante de órganos solidos o antecedentes de inmunosupresión podrían mejorar la inmunidad. Todos los autorizados cumplen con la condición de estar cursando una enfermedad inmunosupresora y la condición es que hay un médico tratante, y tiene que haber, además, una autorización a nivel central”.

Daza agrega que las 10 autorizaciones se producen en un contexto de “cientos de solicitudes” y que “en algunos casos, incluso, ha sido necesario pedir información complementaria, pues llega la orden médica, que la persona tiene diagnóstico de cáncer o está con tratamiento inmunosupresor, y se le pide exámenes o antecedentes complementarios”.

El infectólogo de la Clínica U. de Los Andes y decano de medicina de la U. San Sebastián, Carlos Pérez, explica que para la población general, actualmente no hay estudios masivos para aplicar una tercera dosis. Sin embargo, sí hay un interés en desarrollarlos frente a la aparición de nuevas variantes del virus.

En el caso particular de esquemas diferenciados para cierto tipo de pacientes, explica que en el caso de las “vacunas especiales” que se autorizan vía formulario “se administran en general a personas inmunodeprimidas y con enfermedades crónicas”.

Y aunque el facultativo señala que es pronto para definir si las vacunas contra el Covid-19 son parte de estos esquemas especiales de inmunización, explica que el procedimiento estándar es el siguiente: “uno como médico tratante indica estas vacunas especiales, lo envía al vacunatorio, se hace solicitud al Minsal y se autoriza en particular para ese paciente. Yo tengo experiencia de haber cursado este formulario con otras vacunas para personas viviendo con VIH, indicando vacunas contra el neuomococo, por ejemplo”.

Pese a que ya existen 10 personas autorizadas con tres dosis, esta información no se ha hecho masiva entre la comunidad médica, explican distintos facultativos.

El académico en Salud Pública de la U. de Santiago, Claudio Castillo, da cuenta que “una de las fortalezas del Plan de Vacunación contra el Covid-19 en Chile ha sido la transparencia en la toma de decisiones, las vacunas son un bien de salud pública, que se financia con cargo fiscal y por lo tanto sería razonable contar con un pronunciamiento del Cavei, de público conocimiento, para tomar una definición, que puede tener respaldo científico, pero deja una sensación que no se hizo de cara a la ciudadanía”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.