¿Venezuela en la lista negra del terrorismo de EE.UU?

Venezuelan President Nicolas Maduro reacts during an event which was interrupted, in this still frame taken from video

REUTERS TV.

Según el diario The Washington Post, Donald Trump quiere elevar la ofensiva contra el gobierno de Maduro, incluyendo a Venezuela en el listado que también integran Corea del Norte, Irán, Siria y Sudán.


La administración de Donald Trump se prepara para sumar a Venezuela a la lista de patrocinadores del terrorismo. Así lo reveló el diario The Washington  Post, en lo que sería una importante escalada en la ofensiva de la Casa Blanca contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Dentro de los próximos días Estados Unidos podría materializar la petición realizada a fines de septiembre por el senador Marco Rubio y otros congresistas, quienes enviaron una carta al secretario de Estado, Mike Pompeo, instándolo a incluir a Venezuela en el listado, acusándolo de tener vínculos con Hezbolá y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Actualmente, la "lista negra terrorista" está compuesta por Corea del Norte, Irán, Siria y Sudán, todos acusados de brindar de manera reiterada "apoyo a los actos de terrorismo internacional". De concretarse, Venezuela sería el primer país de la región en sumarse a este "club".

Desde la llegada de Trump a la Casa Blanca, su gobierno ha impuesto una serie de sanciones contra la administración chavista: sobre el mismo Maduro, la primera dama Cilia Flores y su círculo más cercano. Tanto así, que tras la extraña muerte el pasado 8 de octubre del concejal, Fernando Albán, EE.UU. aseguró que vendrían nuevas acciones. Además, en reiteradas ocasiones el mandatario estadounidense planteó la posibilidad de una acción militar contra Caracas.

Con todo, según el Post, "los funcionarios de EE.UU. se negaron a decir si habían tomado una decisión final sobre la designación". Sin embargo, de acuerdo al periódico estadounidense, durante los últimos días desde el Departamento de Estado se habrían realizado una serie de consultas sobre el traslado de agencias como el Departamento de Salud y Servicios Humanos, los Centros para el Control de Enfermedades y Prevención, entre otros, con sede en Caracas.

En efectos prácticos, la medida limitaría la asistencia de EE.UU. a Venezuela en materia de transacciones financieras, impactando en una población que día a día debe lidiar con una hiperinflación que según el FMI terminará 2018 con un acumulado de 1.000.000%. A lo anterior se suma la escasez de alimentos y el fuerte deterioro del sistema de salud.

"Debe ser uno de los estatus más delicados en las relaciones con Estados Unidos", dijo a La Tercera PM el economista y analista venezolano, Miguel Velarde. Además, según el experto, la medida tendría "un gran impacto muy grande en el tema económico, y comercio, es decir, a todo nivel", concluyó.

Comenta