Crítica gastronómica de Don Tinto: La Tarasca, en el camino



Por Álvaro Peralta Sáinz, cronista gastronómico

En pleno verano dan ganas de salir de Santiago aunque sea por el fin de semana y así el área de Santa Cruz y sus alrededores aparece como una buena alternativa. No muy lejos de la capital, con mucho turismo de viñas y cada vez más restaurantes nuevos. Justamente en nuestra última visita a la zona aprovechamos de conocer La Tarasca, que con poco más de un año funcionando en plena calle principal de Santa Cruz, pero algo alejados del centro, ya se ha hecho de cierta fama.

Instalados en su agradable terraza exterior partimos pidiendo un pisco sour ($4.500) y una copa de Sauvignon Blanc de Puertecillo Winery ($5.000). Lamentablemente el sour tuvo que irse de vuelta a la barra porque aunque se pidió seco venía como para un recién operado de vesícula. Lo arreglaron un poco, pero tampoco tanto. Para compartir pedimos La Fiambrera ($8.500), una entrada fría con finísimas láminas de pernil y lengua aliñadas con alioli y una emulsión de palta bien cítrica. Todo fresco, sabroso y suave; ideal para comenzar la velada. Mención aparte merece la panera con un exquisito pan de masa madre, acompañado de un “pomodoro” (sic) de la casa.

A continuación ordenamos unas Bombas de Choritos ($8.500) y unas Charchas en larga cocción sobre puré de porotos granados más champiñones ostra fritos ($12.000), los que se tomaron su tiempo en llegar a pesar que esa noche éramos muy pocos en el local. También pedimos una copa más de vino blanco y otra de blend tinto de la viña La Posada ($5.000).

Pero vamos con las bombas de choritos, simplemente espectaculares. Unas croquetas muy crujientes y perfectamente fritas, que en su interior llevaban varios choritos cremosos que de verdad explotaban en la boca con su sabor a mar. Un plato muy bien logrado. ¿Las charchas? Como final de cumbia, ahí nomás. Blanditas por su larga cocción pero algo sosas y sobre un puré de porotos granados que no estaba bien logrado, falto de cremosidad y sabor, lo que lo terminaba haciendo sentir muy pesado. Mención aparte para los champiñones ostras pasados por batido y fritos, muy buenos. Claramente, la fritura es algo a lo que ya le tomaron la mano en este lugar.

Se pidió una copa más de tinto para terminar las charchas y la cuenta. Tentaban los postres, pero no se podía más. Lindo lugar, dos platos muy ricos y uno que nos dejó algo cojos. Se nota que el chef de La Tarasca está buscando su camino, ojalá lo encuentre pronto, va bien. Interesante carta de vinos y -ojo- también tienen un menú degustación por $35.000 por persona. Usted decide.

CONSUMO TOTAL:

$53.500

DIRECCIÓN:

Rafael Casanova 572, teléfono 934095001, Santa Cruz.

HORARIO:

Miércoles a sábado 19 a 01 hrs. Domingo 13 a 17 hrs.

ESTACIONAMIENTO:

Tiene.

PÚBLICO:

Todo público.

EVALUACIÓN:

✮✮✮

Calificaciones:

✮✮✮✮✮ Sobresaliente / ✮✮✮✮ Excelente / ✮✮✮ Satisfactorio / ✮✮ Mucho que mejorar / ✮ Para no volver

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Entre las ruinas de un edificio de Jindires, los rescatistas encontraron a la bebé bajo escombros, todavía unida por el cordón umbilical de su madre fallecida.